Discípulos- La Entrega

 

(Lección: 2)

 

(Luc.14:25-33)

 

Introducción:

A.   Lucas 14:25-33. Es uno de varios pasajes que fuerzan, obligan a entender la importancia de la entrega total a su Maestro.

B.    El Pacto que Jehová hizo con Abraham y sus hijos espirituales (nosotros). Dios se entregó totalmente a Abraham y sus hijos espirituales. En la cruz, Dios se dio totalmente, plenamente, entregó todo (Heb. 11:35) Por ello se espera del discípulo una entrega igualmente plena, total.

C.   Nosotros, no hemos pagado un precio tan alto como ocurrió con los primeros cristianos. Pero la entrega tiene que ser igual, es decir, debemos estar listos para cuando sea necesario ir a la cárcel o morir por nuestro Maestro.

 

D.   El bautismo es la primera expresión de esa entrega ( Col. 2:12)

 

E.    En esta entrega, Jesucristo es el JEFE, PASTOR, RABÍ. El discípulo sigue la disciplina o doctrina de su Rabí. Hablar de discípulo, es hablar de una entrega total, pero ¿Hasta donde? Totalmente. Cuando llegue la prueba, ¿estaremos de pie? Cuando se acerque el enemigo ¿Vamos a correr o pelearemos?  Cuando la muerte toque a nuestra puerta ¿Estaremos firmes y listos?

1.     El que no esté entregado totalmente,  no permanecerá.

2.     El falso discípulo huirá tan pronto vea el peligro.

 

I:- LASOS QUE DUELEN (LUC. 14:26)

A.   Sobre relaciones familiares, padre y madre. Hijos e hijas han perdido a sus papás por seguir a Cristo. Es verdad, ellos nos instruyeron bien o mal, como a ellos les parecía, pero hicieron lo mejor que pudieron con lo que tenían.

 

B.    Debemos respetar y guardar lo que nos enseñaron (Prov. 6:20). Se sacrificaron para darnos escuela. Nos abrigaron. Nos dieron el primer amor, cariño. Los sentimientos más íntimos. Mamá nos alimentó con su pecho, nos dio el calor de su cuerpo (1ª  Tes. 2:7). Papá nos dio la protección como un león (Salmo 103:13)  Les debemos mucho, menos una cosa:

1.     El alma. El hombre interior. Esto le pertenece a nuestro único Señor y Maestro, Cristo Jesús.

2.     Hay veces que nuestros padres terrenales no entienden esto.

3.     Hay veces que nosotros no entendemos esto.

 

C.   Todos tenemos un papá, pero hay un Padre Celestial (Heb. 12:9,10) a quien debemos obedecer absolutamente por encima de todas las cosas.

1.     Al ser discípulos de Cristo, amamos más a la familia, y no menos como algunos piensan (Efes. 5:25; Lucas 16:26)

2.     Jesús nos enseña a amar, a vivir, a sentir, a cuidar, a honrar; pero hay un orden que debe ser respetado:

a)     Primeramente el reino de Dios (Mateo 6:33)

b)    Dios no nos desamparará (Salmo 37:25-28)

c)     Debemos salir del mundo (2ª  Cor. 6:17-18) ¿Quiénes son ellos? (Génesis 12:1; Josué 24:2-3)

 

D.   Muchos dicen, sí pero temo perder a mis padres (Salmo 27:9-10)

1.     Dios nos dice: “Yo seré tu Padre” (Salmo 45:10,11)

2.     Los hermanos de Jesús no le aceptaban (Mateo 12:46-50) Lo habían abandonado. Jesús apunta hacia su familia espiritual. Jesús mirando hacia sus discípulos dijo: “Ellos son mi madre y hermanos.

3.     ¿Estamos entregados? Ser discípulos de Cristo, es tenerle a él primero.

 

II:- MI VIDA DARÉ POR TI. UNA PLENA ENTREGA

A.   Juan 13:37.  En este momento, realmente Pedro era sincero, era el sentir de su corazón. Aquella noche estaba dispuesto a pelear y morir por su Maestro. Jesús le reprendió e hizo que metiera su espada. Entonces Pedro no supo que hacer.

 

B.    Pablo declaró en Mileto: Mi vida no importa, lo que importa es agradar a mi Maestro, acabar su obra que me ha encomendado (Hechos 20:22-25)

 

C.   Tu vida, no es tuya, es del Señor (Gál. 2:21)

1.     ¿Estamos dispuesto a dar nuestra vida? (1ª  Juan 3:16) Cristo lo hizo por cada uno de nosotros. ¿Lo haremos?

2.     En Hebreos 11, hay una gran nube de testigos que no aceptaron el rescate por sus vidas, es decir pudieron salvar sus vidas por separarse de Jehová, no lo aceptaron. Ofrendaron a Dios con sus propios cuerpos, prefirieron morir que fallar a su Señor.

3.     La lista puede continuar por todo el Nuevo Testamento (Hechos 4:19), y por todo el correr de los anales del cristianismo fiel. Miles y miles de hombres y mujeres han muerto por seguir al Maestro.

a)     Nosotros también, a diario somos puestos a prueba. Por amigos, por cosas, situaciones.

b)    Cristo debe ser mas importante que cualquier cosa, debe tener nuestra preferencia en todo.

c)     Por encima de nuestra propia vida.

 

   

  CONCLUSIÓN:

A.    Tu familia, tu esposa(o), abuelos, padres, hermanos, primos. Todos. Tu propia vida. Los placeres que deseas. Tus metas. Están atrás de Cristo.

B.    Yo quiero ser millonario, dirá alguno, pero no dejaré a Cristo. Es difícil.

C.    Puedes tener tantas cosas. Pero primero es tu Rabí. De lo contrario Jesús te dirá:

1.     ¡No puedes ser mi discípulo!

2.     Si queremos tener a Cristo como nuestro Maestro, nuestro Rabí, debemos tener mucho cuidado, el diablo desea que seamos sus discípulos. Es astuto, conoce nuestras debilidades. Jesús nos ha dado armas para vencer al Diablo.

D.    Hay solo dos maestros:

1.     El diablo. El te puede enseñar a mentir, robar, matar, adulterar, embriagarte con vino. Todo un mundo de cosas malas. Pero el final de este camino es condenación eterna.

2.     Está Jesucristo. El te ama, te enseña a amar, a trabajar con tus manos, a dar. Todo un mundo de cosas buenas y sublimes. Habrá sacrificio, disciplina, renuncia, pero finalmente comprenderás que valió la pena sentarse en el aula de Cristo y recibir sus enseñanza.

   E.  Ven el Maestro te llama...