Movimiento que surgieron como resultado de la reforma

( Parte 2)

 

 

«Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones...» (1ª  Corintios 1:10).

 

   En este estudio, ya vimos la influencia que ejerció el movimiento anabaptista en Europa y cómo de este surgió el establecimiento de varios grupos religiosos. A continuación se reseñan tres grupos principales.

 

Los puritanos

   Los primeros «puritanos» deseaban quedarse en la Iglesia Anglicana, pero con la condición de reformarla para que fuera más santa. En 1569, el dirigente puritano Tomás Cartwright (1535—1603) abogó por la constitución de ancianos en cada congregación, por la elección de los ministros por su propia gente, por la abolición de puestos tales como el de arzobispo y el de arcediano y por la reducción del clero. Hay quienes llaman «puritanos presbiterianos» a los que se asociaban con Cartwright, pero estos estaban en contra de separarse de la Iglesia Anglicana. (Más adelante se dará más información sobre la Iglesia Presbiteriana.)

 

Los separatistas

   Los «separatistas» llevaron a cabo una reforma más a fondo al separarse de la Iglesia Anglicana. El primer dirigente reconocido de este grupo fue Robert Browne (h. 1550—1 633), un puritano presbiteriano que había sido influenciado por Cartwright. El adoptó principios separatistas y estableció una congregación independiente en Norwick, Inglaterra, en 1581. Fue encarcelado varias veces como resultado de sus prédicas. Para evitar la persecución, Browne y sus seguidores huyeron a los Países Bajos. Cuando Browne volvió posteriormente a la Iglesia Anglicana, el separatismo se debilitó, pero pronto reapareció.

 

La Iglesia Bautista

   Históricamente, la Iglesia Bautista no existió sino hasta después del movimiento anabaptista del siglo dieciséis, del cual procede su nombre.

 

   Un movimiento separatista de consecuencias trascendentales de largo alcance tuvo sus comienzos a principios del reinado de Jacobo 1, cuando John Smyth [1570—1612j, un antiguo clérigo de la clase dirigente, adoptó principios separatistas y llegó a ser «pastor» de una congregación reunida [...] En Amsterdam, Smyth [. . .] según su propio estudio del Nuevo Testamento, llegó a convencerse de que el método apostólico de admitir miembros a la comunión de la iglesia era por el bautismo al profesar arrepentimiento para con Dios y la fe en Cristo. En 1608 o 1609, él, por lo tanto, se bautizó por verter agua sobre sí mismo, y luego bautizó a los demás que formaban parte de su iglesia, dando origen a la primera Iglesia Bautista Inglesa, aunque en suelo holandés.1

Tomás Helwys ( 1550— 1616) volvió a Londres y fundó lo que se reconoce como la primera Iglesia Bautista en Inglaterra. Este grupo rechazó el calvinismo, pero una rama de la Iglesia Bautista, que aceptaba el calvinismo, comenzó en Londres en 1633.

 

   En 1639, la primera iglesia bautista de los Estados Unidos fue establecida en Providence, Rhode Island, por Roger Williams ( 1603—83). Cuando los bautistas emigraron de Europa a los Estados Unidos, ellos tuvieron desacuerdos entre sí y formaron más de veinte ramas importantes de esa denominación,2 las cuales estaban dispersas por las colonias.

 

Referencias:

Louis y Bess White Cochran, Captives of the Word (Cautivos de la Palabra) (Joplin, Mo.: College Press Publishing Co., 1987), 408—9.

F. W. Mattox, The Eternal Kingdom, A History of the Church of Christ (El reino eterno, una historia de la iglesia de Cris to)(Delight, Ark.: Gospel Light Publishing Co., 1955), 265.

Esta es la segunda de las tres partes de una lección reimpresa de V. Glenn McCoy, Return to the Old Paths, A History of the Restoration Movement (Volver a las sendas antiguas, una historia del movimiento de restauración) (Yorba Linda, Calif.: McCoy Publications, 1998), 40—43. Adaptada y usada con permiso.