LOS LÍDERES DE LA REFRMA PROTESTANTE

 

«Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra» (2ª  Timoteo 3:16-l7).

 

 

   Como cristianos que somos, estamos en deuda con hombres como Martín Lutero y Ulrico Zwinglio, que dieron algunos de los primeros pasos significativos que llevarían a la restauración del cristianismo neotestamentario. Estos, corriendo grandes riesgos, establecieron elevados conceptos de autoridad bíblica, sobre los cuales edificarían más adelante otros hombres, entre los cuales se incluyen Juan Calvino, William Tyndale y Juan Knox.

 

JUAN CALVINO

   Poco después de la muerte de Zwinglio, Juan Calvino se destacó como líder de la Reforma en Suiza. Los seguidores de Zwinglio se unieron con los de Calvino, dando como resultado la aparición de las Iglesias Reformadas de Suiza.

 

   Calvino (1509—1564) nació y se educó en Francia, pero más adelante se trasladó a Suiza, donde vino a ser la nueva voz de la Reforma. Calvino enseñó las doctrinas del «pecado original» y de la predestinación (la idea de que cierto número de personas están destinadas de antemano para ir al cielo, o al infierno). Entre las demás de sus principales enseñanzas se incluían la idea de que Cristo murió solamente por los predestinados para ir al cielo, la idea de que el Espíritu Santo opera directamente (para salvar a la persona aun en contra de la voluntad de esta), y la idea de que es imposible para los redimidos caer de la gracia. También, se opuso a la utilización de música instrumental en la adoración.

 

   Las doctrinas de Calvino fueron llevadas por Juan Knox a Escocia. Esto dio como resultado el establecimiento de la Iglesia Presbiteriana en esa nación.

 

   Para 1541, Calvino tenía tantos seguidores en Ginebra, que el Concejo de la ciudad le entregó el gobierno; se convirtió prácticamente en el dictador de la ciudad. Tenía un sistema de espionaje muy eficaz. Los dirigentes religiosos condenaban como excomulgados a todos los que se negaran a seguir la teología calvinista, y la división secular del gobierno llevaba a cabo sus órdenes.

 

   Bajo este sistema de gobierno, durante el período de 1542 a 1546, hubo en Ginebra cincuenta y siete ejecuciones y setenta y seis desapariciones por «herejía». Hubo leyes que prohibían decir palabrotas, al punto que se exigía a los dueños de posadas informar de todas las ofensas en tal sentido. Las posadas debían tener una Biblia a mano, y no permitir dados, cartas o juegos de azar. Se proscribieron las canciones indecentes, y a nadie se le permitía estar fuera después de las 9:00 pm., excepto los espías. Oficialmente, Calvino no ostentaba puesto alguno, excepto el de miembro del concejo de la ciudad, que lo componían doce hombres. Pero era el ministro de la iglesia y el señor de la ciudad.

 

   Al considerar la teología de Calvino a la luz de las Escrituras, encontramos que sus enseñanzas adolecían de muchos y serios errores. Al considerar tales enseñanzas desde el punto de vista de los esfuerzos por restaurar la iglesia del Nuevo Testamento, es lamentable que influyera en tanta gente para aceptar doctrinas que eran contrarias a la enseñanza neo testamentaria. Aunque llevó a la gente a considerar la necesidad de una reforma de la iglesia, hubo muchos que jamás superaron la teología de Juan Calvino.

 

WILLIAM TYNDALE

   Otro gran reformador de principios del siglo XVI fue William Tyndale (h. 1494—1536). Su obra se puso a la vanguardia del movimiento que acabaría con el dominio de Roma sobre Inglaterra. Tyndale nació en Worcester alrededor de 1494. El mayor anhelo de su vida era dotar a la gente común de la Biblia en el mismo idioma que hablaban. En una ocasión dijo a un maestro religioso de su época: «Si Dios me concede muchos años de vida, haré de un campesino que ara alguien que conozca más de la Escritura que usted».

 

   Tyndale hizo todo lo posible por quitar el yugo romano de la cerviz del pueblo, mediante la traducción de la Biblia al inglés. Era un hombre educado, pues recibió el Master of Arts de la Oxford University en 1515, además de que estudió en Cambridge, donde se interesó en la lectura del Nuevo Testamento en griego. Se propuso traducir el Nuevo Testamento al inglés para corregir las deficiencias y la ignorancia del clero católico romano. El obispo de Londres rehusó ayudarle en tal empresa, por lo que Tyndale salió de Inglaterra en 1525 y fue a Wittemburg, Alemania, donde conoció a Martín Lutero.

 

   Tyndale fue expulsado de Colonia cuando ya se había impreso una parte de su traducción. Huyó a Worms, donde publicó, en 1525, su primera edición del Nuevo Testamento (sin su nombre). Esta fue ampliamente distribuida en Inglaterra antes que las autoridades católicas la descubrieran y la quemaran. Al ser un hombre perseguido, Tyndale debía cambiar constantemente de domicilio. En 1534 publicó una edición revisada del Nuevo Testamento, utilizando un estilo muy elevado, que más adelante constituiría la base para la versión King James de 1611.

 

   En 1535, Tyndale fue traicionado por un hombre que se hizo pasar por amigo y lo invitó a su casa para cenar. Al llegar Tyndale, el anfitrión le hizo arrestar. El 6 de Octubre de 1536 fue estrangulado en la hoguera y luego su cuerpo fue quemado hasta quedar reducido a cenizas. Cuando estaba en la hoguera, clamó a gran voz y con ardoroso fervor, diciendo: «Señor, abre los ojos del rey de Inglaterra».3 Se le recuerda como el primero que tradujo el Nuevo Testamento al inglés a partir del texto griego de Erasmo.

 

JUAN KNOX5

   Juan Knox (h. 1514—1572) nació en Haddington, Escocia. Sus antecedentes son inciertos, pero no hay duda de que fue ordenado sacerdote de la iglesia Católica. Se le menciona primeramente como amigo de George Wishart, protestante que encabezó una revuelta contra las fuerzas papales en Escocia, tan solo para ser capturado y quemado en la hoguera. Knox también fue hecho prisionero, y durante los siguientes diecinueve meses sufrió la cruel suerte de los galeotes. Después que fue liberado, se dirigió a Inglaterra, donde se le nombró como uno de los capellanes reales de Eduardo VI; sin embargo, cuando la Reina María Tudor ascendió al trono, se vio obligado a huir hacia Alemania. Más adelante se trasladó a Ginebra, Suiza, donde se convirtió en ferviente discípulo y amigo de Juan Calvino. Allí trabajó en la versión suiza de la Biblia en inglés, la cual más tarde sería de sumo aprecio para los puritanos ingleses.

 

   En 1559, Knox regresa a Escocia para convertirse en el gran reformador de este país, y fundador de la iglesia Presbiteriana de Escocia. Sus doctrinas fueron influenciadas en gran manera por Juan Calvino. Esta iglesia se convirtió en la religión oficial de Escocia en 1560. La muerte de Knox, el 14 de Noviembre de 1572, marcó el fin de una intensa carrera que no solamente influenció la religión, sino también el carácter de la nación, y lo hizo en mayor medida que ningún otro hombre de la historia de Escocia.

 

FUENTES USDAS:

Ibíd., 88.

Esta parte de la lección es un extracto de V. Glenn McCoy, Return to the Oid Paths: A History of the Restoration Movement (Volver a las sendas antiguas: Historia del Movimiento de Restauración) (Yorba Linda, Calif.: McCoy Publications, 1998), 31—34. Usado con permiso.

El segmento sobre Juan Knox es una reimpresión de Don Shackelford, A Survey of Church History (Reseño de historia de la iglesia) (s. 1.: Gospel Teachers Publications. 1962), 43.

6 Williston Walker, A History of the Christian Church (Historia de la iglesia cristiana) (New York: Charles Scribner’s Sons, 1970), 373.