CUÁNTO HE DESEADO COMER CON VOSOTROS ESTA PASCUA ANTES QUE PADESCA

Lucas  22:15.

(Sermón 84)

I:- LA COMISION QUE EL PADRE ENCOMENDO AL HIJO (Luc. 4:16-22).

A.    Te envío para vendar los corazones heridos, para consolar a los que lloran. Se para ellos un manantial de vida, amor y esperanza.

B.    Una magna misión en la que exigió del Hijo todo su tiempo y toda su entrega.

1.    Juan 4:31-34. Mi comida es que haga la voluntad de mi Padre.

2.    Juan 9:5. Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo.

 II:-EL MINISTERIO DEL SEÑOR JESÚS.

A.    “Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazareth, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque dios estaba con El”.  Hechos 10:38.

B.    LLEGÓ EL MOMENTO EN QUE EL HIJO DECLARO AL PADRE:

1.    Padre: He caminado silenciosamente por las calles, sin quejas, aceptando y comprendiendo a la gente,  he velado el sueño de las madres  y vertido aceite en las heridas. ¿Qué más debo hacer?... ¡NO BASTA, RESPONDIÓ  EL PADRE!

2.    Padre, rompí las cadenas de odio y desamor, de los pobres hice un linaje de alcurnia, los inválidos saltaron como cervatillos,  hice posible lo imposible por obra del amor.  ¡NO ES SUFICIENTE RESPONDÍO EL PADRE!

3.    Padre, dice Jesús: He visitado el alucinante valle donde habitan los leprosos de túnicas amarillas y cabezas rapadas, les di la mano, los abracé, los limpie. ¡NO BASTA!

4.    Señor Padre, dice Jesús: He despertado oleadas de ilusión en playas de los  abatidos,  entregue a los presidiarios las llaves de sus prisiones, a los desconsolados les entoné canciones de cuna,  y de las ruinas hice mansiones. ¡NO ES SUFICIENTE!

5.    SEÑOR: Caminé de aldea en aldea y de puerta en puerta recogiendo tristezas y desventuras, y las sepulte en lo mas hondo de los lagos.  Subí a las montañas para proclamar a los cuatro vientos los derechos de los pobres, convoqué a las primaveras para que cubriera de flores los naranjos de los huérfanos y viudas.

6.    ¡NO BASTA HIJO MÍO SE OYO AL PADRE! PADRE, ¿QUÉ MÁS ME FALTA?  ISAIAS  53: SI EL GRANDO DE TRIGO NO CAE Y MUERE NO PUEDE LLEVAR FRUTO, PERO SI MUERE LLEVA MUCHO FRUTO.

7.    Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado y no lo estimamos. Ciertamente llevó el nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por heridos de Dios y abatido.  Mas El herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre El, y por su llaga fuimos nosotros curados.  Todos nosotros nos descarriamos como ovejas.

 

   cisnerosme@yahoo.com.mx   http://henrycis.net