"UN REGALO PRINCIPAL"

(Hechos 3:1-10)

 

(Sermón 69)

 

INTRODUCCIÓN:

A.     La iglesia puede parecer insignificante pero puede dar algo al hombre que no puede ser dado de la mano del más rico sobre la tierra.

 

I:- EL TEMPLO EN JERUSALÉN:

A.      Una estructura hermosa. Perteneció a Herodes. Se llevó 46 años construirlo. Fue construido de unos enormes bloques de piedra caliza.

B.      Era majestuoso, situado en la cima del monte Moría. Destruido en el año 70, por la armada Romana, bajo Tito.

 

II:- EL HOMBRE PARALÍTICO

A.      Un caso extremadamente severo. Paralizados de ambos pies, necesitaba ser cargado.

B.      Enfermedad de larga permanencia. Nuca conoció la lujuria de brincar, caminar o tan siquiera ponerse en pie.

C.      De grandes agravantes. Pobre. No podía sostenerse así mismo.

D.      La manera en que fue sanado:

1.    Una voz de invitación: ¡MIRANOS!

2.    Una nota de expresión: ¡ORO Y PLATA NO TENGO!.

3.    Esto reprimió las esperanzas carnales y materiales.

4.    Una palabra de mandato: ¡LEVANTATE Y ANDA!

5.    Un acto de ayuda. ¡Pedro tomó la mano derecha de él!. "Y Aquel paralítico camino para asombro de él mismo y demás"

 

III:- EL MUNDO

A.     Puede ser muy hermoso. Es majestuoso en apariencia. Abunda en riquezas materiales. Los pecadores se sientan a sus puertas, pero:

1.    En el mundo hay miseria, mancos físicos y paralíticos espirituales que nunca han caminado en la vida cristiana (Juan 10:10).

2.    Muchos ricos en bienes materiales, pero muy pobres en salvación y riquezas espirituales. (Mateo 16:26)

3.    Muchos confían en el mundo, pero el mundo los defraudará porque será destruido (2ª  Pedro 3:10)

 

IV:- LA IGLESIA

A.    La iglesia fue magníficamente comparada con "la perla de gran precio" "el tesoro escondido" (Mat. 13:44-46; 16:18)

B.    Las riquezas materiales no son indispensables. Las riquezas espirituales deben ser el verdadero tesoro de todos.

1.    En Cristo tenemos todo lo que cualquier hombre necesita y desea. (Col. 1:19; Mat. 5:6; Fil. 2:16; Efesios 3:10)

2.    En Cristo los pecadores son sanados. (Apoc. 22:17)

C.    La iglesia debe recorrer las ciudades, pueblos, cada lugar llevando esperanza de salvación. Efes. 4:4; Col. 1:18; Efes. 5:23).

1.    Pedro y sus compañeros habían encontrado a Jesús y su búsqueda había llegado a su fin (Juan 6:68,69)

2.    El creyere y fuere bautizado será salvo (Marcos 16:16)

 

CONCLUSIÓN:

 El mundo no puede dar salvación a los pecadores. Ellos deben obtener la salvación sólo en Cristo. Esta salvación se da a conocer por medio de la predicación del evangelio (Rom. 1:16).  FIN.

 

 cisnerosme@yahoo.com.mx   http://henrycis.net