DIOS  MUÉSTRAME TU ROSTRO:

 (Sermón 64)

 

A.      ¿Qué será la vida de un hermano en cuya alma Dios ha desfallecido? Seguramente seguirá hablando de Dios pero será incapaz de hablar con Dios. Sus palabras serán palabras de bronce; harán ruido pero no llevarán nada, ni mensaje ni vida ni fuego. Los creyentes jamás distinguirán en su frente el "Fulgor de Dios" (Éxodo 34:28). Dirán; buscábamos un profeta y nos hemos encontrado con un profesional. Los hambrientos y sedientos que se acerquen a él, se van a encontrar con manantial agotado. No resucitará muertos, no sanará enfermos. Definitivamente no será un enviado.

 

B.      No tomará nada en serio, porque él no ha tomado en serio a Dios, en el fondo es un frívolo. Nada será importante para él, ni el pobre ni el enfermo ni el explotado ni el amigo. Sólo él será importante para sí mismo. Es más cómodo y menos comprometedor arreglárselas consigo mismo, y no con alguien que no sale al encuentro y pone al descubierto todo lo que tenemos, hacemos y somos.

 

C.      Cuando Dios es desplazado, la vida  es como una flor que se deshoja. Todo pierde sentido y se cumple aquella terrible descripción de "Nietzsche" en su libro "Así hablaba Zaratustra".

 

   ¿No habéis oído hablar de aquel loco que en pleno día encendió una linterna, corrió al mercado y clamaba continuamente: "Busco a Dios, Busco a Dios.  Y Como precisamente allí se hallaban reunidos muchos de los que no creían en Dios, fue recibido con grandes risotadas. Uno dijo: ¿Es que se ha perdido?. Otro respondía: Se ha extraviado como un niño. Otros ironizaban: ¿Está escondido? ¿Tiene miedo de nosotros?  ¿Se ha embarcado?  ¿Ha emigrado? Así se reían y se burlaban todos.

 

   El loco se metió en medio de ellos, y atravesándolos con su mirada clamaba: ¿Qué donde se ha ido Dios?  Yo os lo voy a decir. Lo hemos matado vosotros y yo. Todos nosotros somos sus asesinos. Está bien; pero pensemos: ¿Qué hemos hecho? ¿Qué hemos hecho al cortar las ligaduras que unían esta tierra con su sol?. Y nosotros, ahora, ¿Ha donde vamos? ¿No nos estamos despeñando continuamente hacia atrás, hacia delante, hacia un lado, en todas las direcciones? ¿Hay todavía arriba y abajo? ¿No vamos errando a través de una nada infinita? ¿No sentimos el soplo del vacío? ¿No sentimos un frío terrible? ¿No va haciéndose de noche continuamente, y cada vez más de noche? ¿No es cierto que necesitemos encender linternas en pleno día?.

 

   El loco calló y miró otra vez a sus oyentes. También ellos callaron y le miraban con extrañeza.

 

D.      Hemos dejado morir a Dios, pero nacen los monstruos: El Absurdo, la nausea, la Angustia, La Soledad, la Nada. Al suprimir a Dios de nuestras vidas nos hemos quedado sin el único interlocutor que realmente valía la pena; y la vida viene a ser como una pesadilla, como un relámpago absurdo entre dos eternidades  de oscuridad.

 

E.       Con frecuencia no puedo evitar el dar vuelta en mi mente al siguiente interrogante: ¿Cómo será en final de quienes han vivido como si Dios no existiera?.  En el momento cumbre de sus vidas. Cuando advierten que ya no hay esperanza, que sólo les restan unas semanas de vida, ¿a quién clamar? ¿A quién ofrendar ese holocausto? ¿Dónde sujetarse?  ¿A quién agarrarse?. No habrá asidero si no se tiene a Dios.

 

I:- LA RUTA DE LA FE:

A.    Definiendo la palabra fe: DEL GRIEGO "PISTIS". Significa: Primeramente, firme persuasión, una convicción basada en lo oído. Se usa siempre en el Nuevo Testamento como fe en Dios, Cristo, Espíritu Santo y Cosas Espirituales.

B.    PISTEUO= CREER: Los principales elementos en la fe en su relación con el Dios invisible:

a.    Una firme convicción, que produce un pleno reconocimiento de la revelación o verdad de Dios ( 2ª  Tes. 2:11,12)

b.    Una rendición personal a El  (Juan 1:12).

c.     Una conducta inspirada por esta rendición (2ª  Corintios 5:)

     NOTA: Tarde o temprano llegamos a comprender cuán difícil es la ruta o camino de la fe. Cada día vemos que el desaliento, la inconstancia y las crisis nos esperan en cualquier esquina. Por lo mismo Jesús dijo: "Esforzaos para entrar por la puerta estrecha" (Lucas 13:24).

 

C.    La prueba del desierto: Moisés es enviado por Dios para liberar y conducir al pueblo de Israel hacia la tierra de promisión.

1.    Salidos de Egipto, comienza la gran marcha de la fe. Pero en los primeros pasos, la crisis de la fe comienza: (Éxodo 14:11,12). Se prefiere la seguridad a la libertad.   En medio de la confusión, sólo Moisés mantiene viva la fe: No tengáis miedo, mañana Dios hará brillar su gloria (Éxodo 14:17). "Dios combatirá por nosotros y con nosotros".

2.    Ante estas palabras, la fe del pueblo se encendió de nuevo.  (Éxodo 14:31) "Cantan un himno de alabanza y reconocimiento a Jehová (Éxodo 15:1-23)- (Verso 13- especial). Pero, una vez más ellos necesitarían una señal para recuperar su fe (Juan 20:29).

3.    En el desierto: (Éxodo 16:3). Sucumbieron a la tentación de la nostalgia, y se pusieron a llorar mientras decían: ¡OH aquella rica carne! De Egipto. Moisés nuevamente anuncia al pueblo: Mañana nuevamente veréis la gloria de Dios. (Éxodo 16:5-9,13-16).

   

D.    La peregrinación siguió avanzando hacia "Cades Barnea bajo un sol de fuego, sobre un mar de ardiente arena: (Éxodo 17:3,4).

1.    ¿Está Dios con nosotros, sí o no? (Éxodo 17:7).

2.    La falta de fe en Israel había llegado a su nivel más bajo: Fue llamado aquel lugar: Masa (Porque protestaron contra Dios) y Meriba (Porque desafiaron a Dios).

3.    Pocos hombres de Dios se han librado de pruebas tremendas.

 

II:- NUESTRA MARCHA

A.    Pruebas en nuestros desiertos:

1.     Las amenazas que acechan a los peregrinos de hoy son las mismas que antaño: Desalientos por eclipses de Dios, la aparición de nuevos dioses que reclaman la adoración, el deseo de regresar al Mundo (a Egipto).

B.    A medida que la ciencia aumenta, muchos creen y enseñan que podemos ya prescindir de Dios. Dicen que la ciencia acabará por  explicarlo todo, y que en adelante, Dios será una "hipótesis innecesaria".

1.    Pero aún con toda la ciencia, el hombre se sigue preguntando: ¿Quién soy yo? ¿Cuál es la razón de mi existencia?  ¿De qué manantial provengo yo? ¿Hay un porvenir para mí? Y ¿Cuál es?

2.    Es verdad que hoy no se llevan campañas  llenas de argumentos de pasión contra Dios. Simplemente se prescinde de él, se le abandona como un objeto que ya no sirve.

C.    Hoy como en Masa y Meriba, siento que el pueblo de Dios se está estancando. Hoy, la fe  resulta para muchos una "palabra dura" (Juan 6:60) ¿Y quién la puede soportar?

1.    Hoy también, como entonces: "Desde entonces muchos de los suyos se retiraron, y ya no le siguieron más" (Juan 6:66).

     

D.   Hoy la filosofía, como hace tiempo es: "Disfrutar al máximo la vida; consumir el mayor número de bienes;  satisfacer los más mínimos gustos y caprichos". (1ª  Corintios 15:32).

 

III:- ¿CUÁNTOS DE LOS PEREGRINOS LLEGARAN A LA TIERRA PROMETIDA?

A.      ¿Cuántos abandonarán la dura marcha de la fe?:

1.     Hebreos 10:37-39.

2.    Cuando el Señor venga ?Hallará fe en la tierra? (Lucas 18:8)

3.    El Señor no retarda su promesa (2ª  Pedro 3:9).

4.    Aunque tarde al final hablará y se cumplirá (Habacuc 2:3).

5.    En verdad Dios nos ha llamado para alcanzar salvación en Cristo Jesús. (1ª  Tes. 5:9; 2ª  Tes. 2:14).

a.      ¿Tendremos que hacernos a la idea de que solamente un resto pequeño llegará a la fidelidad total a Dios?

b.      ¿Cuál es y dónde está el JORDAN?

B.      ¿Qué habremos de atravesar para entrar en la zona de la libertad?  Seguramente habrá momentos difíciles para cada cristiano, pero es el precio de la fe. La fe es como un río que avanza y avanza...

C.      EL RIO JORDAN:

1.     El río Jordán, para muchos es el río de sangre de Jesús a través del cual caminamos conquistando al enemigo como Israel a los que poblaban Palestina en aquellos tiempos.

2.     Para otros, el Jordán representa la muerte física a través de la cual todos tenemos que cruzar para llegar a la patria prometida.

 

D.     La fe de Abraham: (Génesis 17:1).  Esta fe es la que hizo caminar a Abraham. Dios fue la inspiración de su vida; fue también su fuerza y norma moral, fue sobre todo, su amigo. (Hebreos 11:1-3).

 

CONCLUSIÓN:

La Biblia nos presenta a Abraham como el padre de la fe. (Génesis 12:1-4; Hebreos 11:8). Pablo nos dice que Abraham creyó contra esperanza (creyó a lo que no era posible) (Romanos 4:18). (Génesis 18:12). Abraham tuvo sus crisis de fe (génesis 15:2-4). (Génesis 17:17). FE ES CREER QUE SE TENDRA Y SE RECIBIRA LO IMPOSIBLE...

 cisnerosme@yahoo.com.mx   http://henrycis.net