“LOS HIJOS DE LA FE”

(5)

TEXTO: Jesús dijo: Porque me has visto, Tomás creíste;  Bienaventurados lo que no vieron, y creyeron. Juan  20:29.

LECTURA: Lucas 24:11,17,25.

Introducción:

1.   Masah y Meriba. Éxodo 17:1-7. Cuadro que describe nítidamente lo voluble que es el hombre. Israel miró grandes señales como para que no dudaran jamás. Hoy,  qué bonito día, mañana sentimos deseos de morir, hoy amamos y mañana odiamos.

2.   Hermanos míos esto no debe ser así. Sant. 3:10-12.

3.   Un nuevo amanecer: Pero  llegará el día de nuestra muerte. En ese día acabará la peregrinación, llegará la liberación, y contemplaremos eternamente el Rostro resplandeciente del Padre.

4.   La fe La fe morirá, como un viejo candil cuya luz ya no necesitamos. Morirá la esperanza, como una nave poderosa que nos trajo navegando a través de olas, noches y tormentas, hasta el puerto prometido. Solo queda el amor, la vida eterna, la patria celestial, ahora resta vivir para siempre. ¡OH Padre!!  “Feliz tú que creíste” Luc. 1:4

I:- LA FE

A.   Fe es confiar, es creer, es permitir, adherirse, entregarse. En una palabra creer es amar.

B.   Hombres de fe:

1.    Hebreos 11: Es uno de los  capítulos más impresionantes de la fe. Aparece una galería de figuras inmortales que desfilan delante de nuestros ojos asombrados.

2.    Hombres indestructibles que poseen una fuerza capaz de enfrentarse a situaciones sobre humanas con tal de no apartarse de su Dios.

3.    Aparecen los patriarcas durmiendo en tiendas de campaña sobre la arena. Por la fe viven errantes por un desierto ardiente y hostil, tienen que habitar siempre en tierras extrañas, donde sus moradores los miran con recelo.   Hebreos 11:8-13.

C.   Por la fe otros se enfrentaron a las fieras, estrangularon Leones, silenciaron la violencia devoradora de las llamas de fuego y, no se cómo consiguieron esfumarse cuando la espada del enemigo estaba ya sobre sus gargantas. Por la fe cobraron vigor en su debilidad, y un puñado de hombres armados de fe, pusieron en humillante fuga a ejércitos  poderosos en orden de batalla. Hebreos 11:33-335.

D.   Por la fe no claudicaron de su Dios, RECIBIERON EN PAZ Y SIN RESISTIR LA MUERTE VIOLENTA. Por la fe unos aceptaron las injurias, otro soportaron sin quejarse azotes, por la fe prefirieron las cadenas de una prisión a la  libertad de las calles. Por no separarse de su Dios recibieron una lluvia de piedras sin protestar.

E.   Por la fe algunos acabaron sus vidas partidas por la mitad con una sierra, y otros mas pasados a espada. Por no claudicar de su Dios.  Errantes y fugitivos, subiendo montañas, recorriendo desiertos, se vistieron con pieles de ovejas y cabras, figurando figuras alucinantes, para des orientar a los perseguidores, se escondieron en grutas y cavernas, perseguidos, hambrientos, oprimidos y torturados. (Hebreos 11:35-39)

F.    Todo este inolvidable espectáculo es debido a su fe. Pero no la fe como un planteamiento intelectual o moral. Hicieron todo esto por no separarse de su Dios Vivo y Verdadero.

11:- LOS MISTERIOS DE DIOS

A.   ¿Por qué da a unos y a otros no?  ¿Porqué ahora sí y no antes? ¿Porqué en éste grado y no en otro? Dios no tiene respuestas.

B.   A veces tenemos la impresión de que el padre nos abandona.

1.    Josué. 1.1-10.

2.    Israel.  Isa. 41: 10,13

III:- NO HE VENDI A TRAER PAZ, SINO ESPADA.

A.   Mateo 10:34. Jesús declaró.

B.   Lucas 22:38.  Los apóstoles dijeron.

C.   Pedro sacó la espada e hirió a Malco. Mateo 26:51,52.

D.   Los Gobernantes creían. Hechos 5:34-39.

IV:- LA REVOLUCIÓN DE JESUCRISTO

A.   Derribar las murallas del egoísmo, crear un corazón nuevo, trocar los motivos y criterios del hombre, trabajar para los demás con el mismo interés como si trabajara para mí mismo, despreocuparse de sí mismo para preocuparse por los demás, adquirir la capacidad de perdonar, comprender. Todo esto es tarea de los hijos de la fe. Esto es la gran revolución de Jesucristo.

B.   El mundo:

1.   En el mundo habrá siempre dificultades.

2.   La gente se pregunta: ¿De qué vale invocar a Dios, cuando el verdadero dios que manda es el dinero?. ¿Sirve de algo que seamos cristianos, cuando las armas que rigen y brillan son la explotación del hombre por el hombre, la dominación del hombre sobre el hombre y la competición despiadada por el triunfo económico?.

3.   ¿Para qué sirve una revolución social si los hombres siguen odiándose, incuban ambiciones feroces y sustituyen valores morales por momentos de placer carnal?

4.   Las revoluciones son hasta fáciles de realizar, pero ¿Qué han logrado?.

C.   El mundo cree que:

1.    Que el último que da el golpe es el campeón.

2.    ¿Con quién compararé a un campeón, se pregunta Jesús?... Campeón responde Cristo, es el que, después de recibir un golpe en el maxilar derecho, queda tan entero y dueño de sí mismo que puede presentar el maxilar izquierdo. Este  es el más fuerte!!... Esto es revolución!!,.

D.  Todo intento del hombre sin Jesucristo será en vano. No entienden que el problema está en el corazón mismo de cada individuo.

1.    Mateo 5:8.

2.    Mateo 6:21.

3.    Mateo 12:35.

4.    Santiago 4:4

 

V:- EL PADRE ENCOMENDO A   JESUCRISTO:      

A.   Transformar el mundo y conducir a la humanidad libe rada y divinizada, en un gran movimiento de retorno a la casa del Padre:

1.   Juan 14:2,3.

2.   Lucas 15: 17-19.

B.   Es  necesario que los hijos de la fe se coloquen en la  perspectiva de Jesucristo:

1.   Mateo 10:34.

2.   Lucas  22:38.

3.   Mateo 26:51,52.

·         En la medida en que los hombres y mujeres se parezcan más a Jesús, el reino será cada vez más libertad y amor, hasta que el egoísmo sea suprimido del corazón humano.

4.   Debemos colocarnos en la perspectiva de la fe. Es suficiente con que a lo largo de nuestra existencia terrena, hayamos colocado un ladrillo en la construcción del reino de la libertad y amor,. El ladrillo quedará ahí inmovible por siempre jamás.

5.   Cuando hallamos muerto quedará sobre notros el olvido humano, pero habremos dado un impulso a Jesucristo en el crecimiento de su reino, y nuestro nombre quedará escrito para siempre en el número de los elegidos.

C.   Es necesario no impacientarse buscando resultados inmediatos.

D.  Es necesario organizar la marcha libertadora hacia el interior del hombre. Juan   8:31,32,36; Rom.6:18;Gál. 5:1.

E.   Nosotros somos los hijos de la fe y la esperanza, y la esperanza es el alma del combate.

1.   Nosotros formamos una cadena inmortal, cuyo primer y último eslabón es aquel (Cristo) mismo que venció el egoísmo y la muerte.

2.   Los fracasos  nunca  desalientan a los hijos de fe. Después del primero, quinto, vigésimo o enésimo fracaso, la esperanza repite siempre lo mismo: NO IMPORTA, MAÑANA SERÁ MEJOR. LA ESPERANZA NO DEBE MORIR NÚNCA!

3.   Los hijos del mundo dicen: En el mundo manda el dinero y el odio, el mundo se burla del amor, dicen que el odio es de los fuertes y el amor de los débiles, dicen también que es preferible hacerse temer que hacerse amar, dicen que para triunfar es preferible perder la dignidad o cualquier otra cosa. ¡NO ES POSIBLE CAMBIAR AL MUNDO!

4.   Responden los hijos de la fe: A ustedes les parece que todo está perdido porque sólo creen en lo que se ve. Levanten sus ojos y miren allá lejos donde está la fuente de la esperanza: Jesucristo  Resucitado de entre los muertos, vencedor del egoísmo y del pecado. ¡EL ES NUESTRA ÚNICA     ESPERANZA!  Zac. 13:1; Hechos 4:11,12.

5.   La esperanza del mundo muere porque se apoyan en los resultados de los proyectos humanos. La fuente de la esperanza no está en las estadísticas y éxitos humanos.

CONCLUSIÓN: 

A.   Se han olvidado de la cruz y del grano de trigo. Juan 12:224. ¿No saben que de la muerte del Señor nace la esperanza?.

B.   Apoc. 19.11-17. “El que lo montaba se llama Fiel y Verdadero...  Rey de Reyes, y Señor de Señores!

C.   Más allá del cielo azul. Apoc. 21.1-7. Aprendamos a regocijarnos por lo que tenemos por delante. Juan 16:20-22.

D.  SEÑOR, también nosotros hemos partido el pan de la amistad y de la unión fraternal. Ayúdanos a comprender que para vivir hace falta morir!!  Y que es necesario que a trabes de muchas tribulaciones entremos en el  reino. Hechos 14:22.