¿SOY YO GUARDA DE MI HERMANO?

 

(Sermón 41)

 

INTRO:

A.    Quizá una de las preguntas más provocadoras y que nos hace pensar dentro de la Biblia es esta que hizo Caín:

  1. Caín mató a su hermano Abel porque Dios había aceptado la ofrenda de Abel y la suya no (Gén. 4:3-8).
  2. Cuando el Señor inquirió respecto de Abel, la respuesta de Caín fue: ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? (Génesis 4:9).

B.    Es una pregunta que debiéramos de hacernos hoy en día...

  1. ¿Somos guardas de nuestros hermanos?
  2. ¿Tenemos responsabilidades de cuidar y mirar los unos por los otros? Cundo nos volvemos al NT. Claramente miramos que esta es una responsabilidad para nosotros.

 

II:- NUESTRA RESPONSABILIDAD DE LOS UNOS PARA CON LOS OTROS.

  1. “Estamos para amarnos los unos a los otros”:

1.    Mandamiento dado por Jesús (Juan 13:34,35; 15:12,17).

2.    Como Pablo nos enseña. (Rom. 13:8; 1ª Tes 4:9).

3.    Como instruyó Pedro. (1ª Pedro 1:22).

4.    Como exigió Juan (1ª Juan 3:11,12,23; 4:7,11-12; 2ª Juan 5).  ¿Pero cómo vamos a expresar ese amor? Otros pasajes nos dan la respuesta:

     

  1. Como mostrar nuestro amor unos con otros...

1.    Recibiéndonos unos a otros. (Rom. 15:7).

2.    Edificándonos mutuamente (Rom. 14:19).

3.    Sirviéndonos unos a otros. (Gál. 5:13).

4.    Llevando la carga los unos de los otros (Gál. 6:1,2).

5.    Perdonándonos unos a otros. (Efesios 4:32).

6.    Someternos los unos a los otros. (Efesios 5:21).

7.    Exhortándonos unos a otros. (Hebreos 3:12-13).

8.    Estimulándonos a las buenas obras.  (Hebreos 10:24,25).

9.    Siendo hospitalarios los unos a los otros (1ª  Pedro 4:8-10). PERO, ¿que tan bien lo estamos haciendo?.

 

II:- EVALUANDO  NUESTRO PAPEL COMO GUARDA DE NUESTRO HERMANO.

A.    Cuando alguien viene a ser hermano...

1.    ¿Les recibimos dentro de la familia de Dios o les ignoramos? (Rom. 15:7).

2.    ¿Se les ha asimilado con propiedad en la vida familiar de la congregación?

3.    ¿Se quedan al margen? O talvez ni siquiera sabemos sus nombres, si es así podemos estar seguros que estamos fallando como guarda de nuestros hermanos en Cristo.

A.    ¿Les ayudamos a edificarse, o los hacemos a un lado? (Romanos 14:19)

B.    Se le dijo a Filemón que reconfortara los corazones de los hermanos, ¿Lo hacemos nosotros?

C.    ¿Les servimos en amor, o esperamos que ellos  nos sirvan? (Gál. 6:13)

D.   ¿Les mostramos hospitalidad? (1ª Pedro 4:8-10).

1.    Visitándoles en sus casas, invitándoles a la nuestra, aceptando la invitación de ellos, etc.

E.    Cuando algún hermano es sorprendido en alguna falta...

1.  ¿Les consideramos? (Hebreos 10:24,25). ¿Estamos al margen de quienes son ellos?  ¿Ignoramos sus problemas?   Si es así ¿Por qué? ¿Por qué no se congregan a menudo?.

2.    ¿Les exhortamos cuando han pecado? (Heb. 3:12-14).

3.    ¿Tenemos miedo de enfrentarlos o de que se vayan?  Si realmente les amamos y ellos son humildes no se irán. Y si lo hacen no huyen de ti sino de Dios.

 

F.     ¿Estamos dispuestos a llevar sus cargas?  (Gál. 6:1,2).

1.    Es para ayudarles a estar fuertes, ¿O no somos hermanos?

G.   ¿Somos prontos para perdonar cuando ellos se arrepienten? (Efesios 4:32).

1.    ¿Nos comunicamos lo suficiente para aceptarles con brazos abiertos y completar el perdón?

 

CONCLUSION:

1.    Como respondamos a las preguntas nos resolverá que tan bien o  que tan pobres estamos...

2.    Si hemos fallado como guardas de nuestros hermanos, necesitamos...

a).  Arrepentirnos de nuestra falta de atención, o inactividad o lo que sea que escondamos.

b). Confesar nuestras faltas a Dios.

3.    ¿Eres tú guarda de tu hermano?  ¿Te identificas con la congregación donde trabajas como miembro activo en el cuidado entre unos y otros?.

4.    Espero que este estudio estimule su pensamiento acerca de sus responsabilidades respecto a sus hermanos en Cristo.

 

cisnerosme@yahoo.com.mx http://henrycis.net