SUPERANDO LOS PROBLEMAS DEL CORAZON

 

(Sermón 40)

 

INTRODUCCION:

A.    En lo profundo del pecho de cada uno de nosotros se encuentra un músculo hueco, del tamaño aproximado de un puño: 14X9X7 centímetros. En los hombres pesa cerca de un tercio de Kilo; en las mujeres, cerca de un cuarto. Está permanentemente ocupado. Está bombeando cerca de cinco litros de sangre por todo el cuerpo todo el tiempo. Bombea más de 100,000 veces por día, ya sea que la persona esté despierta o dormida. Está conectado a cerca de 160,000 kilómetros de tubería – Llevando nutrimentos y oxigeno por todo el cuerpo y removiendo los residuos para mantenerse cuerpo vivo y alerta. Estamos, por supuesto, hablando del corazón.

B.    Así como el corazón físico es el centro de la salud física, así también el corazón espiritual es el centro de la salud espiritual. El corazón espiritual es invisible. El corazón espiritual del hombre es la constante preocupación de Dios, porque, como marche el corazón así es el andar del individuo con Dios.

 

I:- UNA DEFINICION DEL CORAZON ESPIRITUAL.

A.    ¿Qué tan importante es el corazón para Dios? En un libro de concordancia usted puede encontrar  más de 1000 referencias sobre la palabra corazón. (1ª  Samuel 16:7). “Jehová mira el corazón”. Lo invisible, lo intangible, la esencia misma de lo que somos. Es allí donde se puede ver lo que amamos y odiamos, nuestro interés o falta de interés en él, si somos o no somos genuinos.

B.    A los corazones saludables se les llama de diferentes maneras: Corazón de integridad, corazones puros, de compasión, corazones que alaban, que son alegres, que hacen el bien, corazones de sabiduría, etc.  A los corazones enfermos se les designa como endurecidos, obstinados, divididos, engañosos y orgullosos, idólatras, corazones ciegos, etc.

C.    En el Hebreo: “lebad”. Por corazón entendemos: No solamente los sentimientos, afectos y deseos, sino que también la voluntad, las intenciones, los principios, los pensamientos y el intelecto. De hecho abarca la totalidad del ser interior, no es nunca a la cabeza a la que se le considera la sede de la inteligencia, es siempre al corazón al que se le considera como tal. A la vez que se considera como la fuente de todo pensamiento y sentimiento, al corazón también se le describe como el receptor de todas las influencias, tanto las que provienen del mundo exterior como la que proviene de Dios mismo.

D.   La contra parte del NT. Es “Cardia”, palabra de la cual obtenemos los términos “Cardiólogo”  “Paro cardiaco”, y “Cardiograma”. De la palabra “Cardia” esto es lo que dice el Erudito Kittel: Que el corazón es el centro de la vida interior del hombre y la fuente o sede de las fuerzas y funciones del alma y del espíritu, es algo que se comprueba de muchas y diferentes maneras en el NT:

 

1.    En el corazón los sentimientos y las emociones, los deseos y las pasiones. El gozo.

2.    El corazón es la sede de la comprensión, la fuente de la reflexión.

3.    El corazón es la salud de la voluntad, la fuente de las resoluciones.

4.    Así la palabra “Kardia” incluye el significado de todo lo que tiene que ver con la totalidad del ser interior del hombre en contraste con su fuero externo. Así, el corazón es sobre todo el mismo centro, dentro del hombre, al cual Dios se vuelve, en el cual la vida religiosa se arraiga, el cual determina la conducta moral.

E.    En la misma dirección que su corazón marcha, en esa misma dirección va su deseo del Señor, de su voluntad, y del propósito de Dios para su vida. Cuando el corazón físico es afectado, todo el cuerpo es afectado. Así también, cuando el corazón espiritual se endurece, se obstina y se enferma, ello afecta la totalidad del andar de uno con Dios.

  1. Ni siquiera un médico puede notar cuando algo anda mal con el corazón espiritual. No obstante, aunque ninguno de nosotros puede jamás mirar el corazón de otra persona, Dios no ha dado un instrumento por medio del cual podemos mirar dentro de nuestros propios corazones: el libro llamado Biblia. Esto es lo que leemos: (Hebreos 4:12).
  2. Cuando la Biblia expone la condición enferma de nuestros corazones, necesitamos estar percatados de la negación. Muchos que tienen ataques al corazón comienzan negándolo: ¡No puede ser! ¡Estoy soñando!, etc. El mundo busca seducir el corazón para apartarlo de Dios y para endurecer nuestros corazones en lo que respecta a la voluntad de Dios. Muchos niegan, no aceptan estarse alejando de Dios.

 

II:- UN DIAGNOSTICO DEL CORAZÓN ESPIRITUAL.

A.    Isaías 28-33. Podemos usar este pasaje para hacer un cardiograma bíblico. Aunque no podamos discernir la condición de su corazón, le podemos mostrar el instrumento que le ayudará a llevar acabo el análisis. Sea honesto consigo mismo.

1.    ¡Hay de la corona de soberbia de los ebrios de  Efraín (28:1)

2.    ¡Hay de Ariel, ciudad donde habitó David! (Ariel es probablemente Jerusalén) (29:1).

3.    ¡Hay de los hijos que se apartan! , dice Jehová. (30:1).

4.    ¡Hay de los que descienden a Egipto por ayuda! (31:1).

5.    ¡Hay de ti que saqueas...cuando acabes de saquear, serás saqueada!(33:1)

B.    Tenemos aquí una serie de condenas de juicio final. Isaías estaba presionando a Israel y diciendo: “El desastre está a punto de ocurrir” ¡Despierta!

1.    El corazón no está en el servicio a Dios (Isa. 29:13; 1:15) Vuestro temor no es más que un mandamiento de hombre que les ha sido enseñado. Esto se refiere a muchos que vienen por venir, cantan por cantar, etc. Pero no de corazón, como para el Señor. Israel experimentaba las formas externas sin involucrar sus corazones en lo que estaban haciendo.

2.    Pecados secretos: (29:15) Hacer lo que sabían no debían hacer, porque creían que nadie podía verlos. Hay de los que se esconden de Jehová... Muchos creen que engañan a Dios cuando pecan en secreto, pero no es así. ¡Dios lo ve todo; ¡Dios lo sabe todo!.

3.    Razonamiento confuso (29:16). El tercer síntoma era un resultado lógico de los anteriores. El alfarero es el hacedor, y el barro se convierte en lo que  el hacedor decide que se convierta. No obstante cuando el corazón se endurece, ellos piensan que Dios no tiene derecho de controlar sus vidas.

C.    Mateo 15.  Cientos de años después de que Isaías escribiera Isa. 29. Las palabras eran todavía apropiadas para describir a aquellos cuya apariencia y palabras eran piadosas, pero que sus corazones no estaban bien: Los escribas y fariseos, los críticos más acérrimos de Jesús.

1.    (15:1,2). He aquí un clásico ejemplo de mirar de mirar lo que está delante de los ojos, en lugar de mirar al corazón. Esto fue lo que Jesús respondió: Mat.15:3-6

2.    La palabra griega que se traduce como “invalidado” viene de la forma verbal de la cual se traduce “Autoridad” (kuros). La palabra tiene una letra alfa al comienzo de ella, la cual es similar a nuestro prefijo “a”, cuya función es negar la palabra a la que le antecede. Por lo tanto, lo que Jesús estaba diciendo era esto: “Ustedes han hecho no autoritativa la palabra de Dios por medio de su tradición”.

3.    “Hipócritas” Continuó diciéndoles Jesús, Como regla no podemos llamar hipócritas a nadie porque no estamos seguros que lo sean; pero Jesús miraba el corazón de las personas y él realmente conocía el estado del corazón de tales personas.

4.    “Oíd y entended” (v-10-11). Nuestras palabras revelan lo que hay en nuestros corazones. (Lucas 6:45)

5.    Si la gente no asiste a las reuniones de adoración fielmente, es probable que no sea un problema tanto de asistir o no, sino un problema del corazón. En las ofrendas, si no estamos dando con esfuerzo, es probable que no sea un problema de escasez económica, sino del corazón.

 

CONCLUSION:

A.    No hay manera que yo pueda mirar dentro de su corazón, y no hay manera de que usted pueda mirar dentro de mi corazón. Al final de cuentas llega a ser una cuestión entre cada uno y Dios. ¿En qué condición está mi corazón? ¡Examinémonos personalmente!

  1. ¿Se ha convertido la adoración en algo más que una formalidad para mí?
  2. ¿Es la oración una serie de palabras vacías para mí, simple honra de labios?
  3. ¿Parece Dios distante y extraño, des preocupado por mis necesidades?
  4. ¿Me he preocupado tanto de lo externo que he descuidado a la fuente de todo?
  5. ¿He exaltado mi voluntad por encima de la voluntad de Dios y de su palabra?
  6. ¿Está siendo tolerada la maldad en mi corazón y en mi vida, talvez hasta siendo cultivada?

 

B.  Piense una vez más en su corazón. Toda la vida física está encerrada en ese pequeño músculo. Ahora imagínese al corazón bíblico, la fuente de su vida espiritual, enfermándose. La muerte espiritual es inminente, a menos que usted haga algo al respecto con la ayuda de Dios.

Dios puede tomar su corazón endurecido, enfermo y darle masaje para volverlo a la vida. La sangre de Cristo le puede limpiar su corazón y hacerlo puro nuevamente. No obstante esto, esto comienza con una rendición. ¿Se rendirá usted a Dios?  Si usted no ha sido bautizado en Cristo, ¿Por qué no hacerlo hoy (Mar.16:16; Hech. 2:38)?  Si usted necesita ser restaurado al Señor, ahora es el momento (Hechos 8:22-23; Santiago 5:16).

 cisnerosme@yahoo.com.mx  http://henrycis.net