“SETENTA VECES SIETE”

(Mateo 18:21-35)

(Sermón 28)

 

Introducción:

A.  Hay poder en el perdón. Entre las cosas que Jesús espera de su pueblo, está el que ellos tengan un corazón perdonador. Esto se mira claramente en el pasaje bajo consideración.

 

I:- EL PERDÓN ENSEÑADO

A.    (Mateo 18:21-22) ¿Cuántas veces?. No tenemos idea del porqué Pedro uso la cantidad de “siete”.

1.    Los rabinos de ese entonces enseñaban que los hombres debían perdonar hasta tres veces.

2.    Pedro, quizá uso el siete por la enseñanza de Jesús en (Lucas 17:4)

B.    La respuesta de Cristo (Mateo 18:22) “No digo siete, sino aún hasta setenta veces siete”

1.    ¡En otras palabras, ¡hasta 490 veces al día!. Jesús usó un número excesivo  para enseñar dos lecciones importantes sobre el perdón:

a)    Debemos habituarnos al acto de perdonar. Cuando al fin lográramos perdonar a un hermano 490 veces en el día, seguramente que seríamos ya maestros en perdonar.

b)    Quitar de nuestra mente la idea de llevar un registro de quién nos ha ofendido, y cuántas veces le hemos perdonado. ¡Esta es la quinceava vez que te perdono!. Sólo me quedan 475 y después ya no tendré que perdonarte. (1ª  Cor. 13:5)

C.    Lo que Jesús dijo a Pedro, no era una enseñanza aislada. El perdón formaba parte vital del plan de Jesús para la iglesia. (Mateo 6:14-15; Lucas 6:37)

 

II:- EL PERDÓN ILUSTRADO

  1. (Mateo 18:23-35)
  2. La parábola (18:23-24)

1.    El Rey, haciendo cuentas con sus siervos encontró que uno había malversado diez mil talentos

2.    No conocemos el valor exacto de un talento. Un talento, no era una pieza de dinero, sino una cierta cantidad pesada de metal precioso.

3.    Diez mil talentos era una cantidad astronómica. Quizá ¿10,000,000?. El dinero se había esfumado, la cantidad adeudada era imposible pagar. Cuando el rey que la deuda era imposible de pagar, ordenó vender a su mujer e hijos, y todo lo que tenía para que se le pagara la deuda, esto era lo usual en aquella época.

a)    El siervo clamó misericordia (v. 26)

b)    El señor de aquel siervo fue movido a misericordia y le perdonó la deuda (v. 27) ¡Una hermosa lección!.

  1. Pero saliendo aquél siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía 100 denarios (v. 28ª)
    1. Un denario era el salario de un día de trabajo de un obrero común de aquel tiempo.
    2. Le ahogaba, diciendo, págame lo que me debes (v. 28b). Su consiervo postrándose a su pies le rogaba diciendo, ten paciencia yo te lo pagaré todo. No fue capaz de usar de misericordia o perdón para su consiervo, le mandó echar en la cárcel.
    3. Viendo sus consiervos, se entristecieron mucho, y fueron a contar todo a su rey.
  2. Le llama a cuentas nuevamente (V. 32-34) Siervo malvado...
    1. Le entregó a los verdugos hasta que le pagara todo lo que le debía.
    2. Debió suplicar nuevamente a su amo, pero ya no fue escuchado por su señor. Los verdugos daban el castigo al estafador. Como el siervo malo no tenía como pagar la deuda, la implicación es que sería torturado por siempre
  3. Así también, declaró Jesús, (v. 35) hará el Padre con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.
  4. Aplicaciones:
    1. Nuestra opción es perdonar o perder. Perder la oportunidad de ser objeto de perdón de parte de Dios (Sant. 2:13)
    2. El hombre que debía 10,000 talentos nos representa a cada uno de nosotros. En lo espiritual, tenemos una deuda que jamás podremos pagar (Romanos 3:23; 6:23)
    3. Hay quienes creen que le pueden pagar al Señor lo que le adeudan por medio de vivir vidas buenas, haciendo buenas obras. La deuda nuestra no puede ser pagada jamás, jamás.
    4. Mas la lección importante de esta parábola es, perdonar a los demás para poder ser perdonados por Dios. (Efes. 4:31,32; Col. 3:13)

 

III:- EL PERDÓN DISCUTIDO

A.    Lo que significa el acto de perdonar.

B.    ¿Cuál será el acto de perdonar?. Se nos aconseja, “perdona y olvida”, y sabemos que esto es difícil. (Jer. 31:34; Heb. 8:12; 10:17)  Esto no es enteramente cierto, es decir, Dios recuerda todo, no oliva nada. ¿Qué quiere decir olvidar?

1.    Lo que Dios quiere decir es que, no usará más esos  pecados perdonados en  contra de ellos.  Sus pecados ya no afectarán su posición en lo que a mi respecta, ni influenciará mi actitud hacia ellos.

2.    El perdón ocurre en dos fases:

a)    El perdón puede ser inmediato (Romanos 12:18-21)

b)    Perdón a largo plazo.  Olvidar no es nada sencillo. Después de perdonar, puede que todavía nos sintamos con falta de ganas de saludar al tal, desearles mal, etc.

c)     ¿Qué hacer?. Orar para que Dios nos de la capacidad de olvidar. Trabajar en nuestro mundo interior. Sabremos que el proceso de perdonar ha sido completado cuando podamos recordar los incidentes sin dolor.

C.    Lo que el perdón hará a favor nuestro:

1.    Hace más bien al que perdona que al que es perdonado. Si no perdonamos, la amargura se acumula en nuestros corazones (hebreos 12:15)

2.    El perdón nos libera. No dejemos que la animosidad devore nuestra alma, llenando nuestra mente durante el día con actitudes de venganza, y con seguridad que no podremos dormir por la noche, indicio de que el problema se está adueñando de nosotros.

 

CONCLUSIÓN:

  1. Hagamos lo más práctico posible esta lección:
  2. ¿A  quién querrá Dios que perdone usted?
  3. ¿Aún guarda sentimiento de mala voluntad contra esa persona?
  4. ¿Lo ha perdonado en su corazón?
  5. ¿Ha olvidado, o sigue guardando esos sentimientos de rencor y venganza? Entonces debe seguir trabajando para quitar eso de su corazón.
  6. Recuerde. Usted ha sido perdonado en su deuda de 10,000 talentos. Lo menos es que usted debe perdonar esos 100 denarios.

 

cisnerosme@yahoo.com.mx  httP://henrycis.net