“ENFERMEDAD INTERIOR”

 

Sermón 22

 

INTRODUCCION:

A.    Nadie está plenamente sano en su mundo interior, todos hemos acumulado odios, resentimientos, temores, angustias, complejos.

B.    La palabra corazón en el lenguaje Bíblico abarca todo el mundo de las emociones, muchas de las cuales están enfermas.

C.    Odio. Es lo que queda en nosotros y se va acumulando cada vez que no hemos recibido el amor que esperábamos, especialmente de nuestros padres al ser rechazados, ultrajados, despreciados o ignorados. ¿Quién puede afirmar que no ha sido herido en el campo del amor? ¿Quién ha recibido todo el amor que necesita?.

D.   Miedo. ¿ Y qué decir del miedo?. Si al nacer sólo sentimos miedo de caernos y a los ruidos fuertes, poco a poco fuimos acumulando temor al castigo, al fracaso, a la soledad, miedo a morir, etc.

E.    Gran parte del ministerio de Jesús lo dedicó a sanar a los hombres del pecado, del odio, del miedo, y de los demás males que mantenían a la gente enferma. (Isa. 61:1; Lucas 4:21).

1.    Si borrásemos del evangelio la “sanidad interior” que efectuó el amor de Jesús en muchas vidas, suprimiríamos muchas páginas, y de las más admirables.

 

I:- JEUS SANA EL ODIO.

A.    El odio es la peor enfermedad del hombre.

B.    Cuando Jesús nació en Belén de Judea, encontró un mundo dominado por la violencia, el resentimiento, la guerra y la esclavitud.

1.    Por esto vino a ofrecer su PAZ. Juan 14:27.

2.    Esta palabra bendita fue el canto de los ángeles en esa noche maravillosa del nacimiento de Jesús. (Lucas 2:14).

3.    A lo largo de su ministerio el salvador prodigó éste regalo de su Paz y sanó a muchos corazones heridos por el odio.

 

II:- JESUS SANA EL ODIO RACIAL.

A.    En su tiempo, como ahora, existe el odio racial. “Judíos y samaritanos” no se trataban. (Juan 4:9).

1.    El odio separa y divide.

2.    Jesús no odiaba a los samaritanos; los amaba, como amaba a sus hermanos los judíos. Por eso no reacciona con agresividad, ni dureza contra esa mujer despectiva, al contrario le ofrece el agua del espíritu. (Juan 4.10).

a.    “Jesús hizo esto porque estaba interiormente sano”.

b.    A lo largo de un diálogo llenó de amor divino a la mujer, le sana del odio, y ella termina dejando su cántaro a los pies de Jesús y corre a la ciudad a contar lo que le han dicho. ¡Vengan!... Juan 4:28-29.39-40.

c.     Muchos años después un hombre de Dios escribiría diciendo que Jesús fue capaz de derribar esa pared intermedia de separación. (Efesios 2:14-18). “Aboliendo las enemistades”.

B.    El mundo actual está destrozado por odios personales, nacionales y raciales. Todos los esfuerzos institucionales o personales no podrán curar este mal.

1.    Solamente Jesús es capaz de hacerlo. ¡Sólo él puede realizar la paz interior en el hombre!.

 

III:- JESUS SANO EL CORAZON DESTROZADO DE PEDRO.

A.    Si hubo un corazón roto y destrozado por el dolor fue el de Pedro después de su triple negación en aquella noche.

B.    Pedro amaba a Jesús sinceramente. No era un farsante al decir a Jesús: No te negaré, mi vida daré por ti. (Mateo 26:33-35,74).

C.    Afortunadamente estaba frente a  Jesús, que no se arrepiente de amarnos y que es la bondad infinita.

D.   El estaba listo para perdonar a su apóstol infiel, y más aún, a sanarlo interiormente. (Lucas 22:61-62).

E.    Jesús empezó a sanar a Pedro con su mirada llena de perdón, de amor y de aliento. Las lágrimas copiosas provocadas por esta mirada salvadora empezaron a sanar ese corazón manchado. Años después Pedro diría: “Bendito el Padre de nuestro señor Jesucristo...”   Pedro 1:3-4.

 

IV:- JESUS SANA EL DESANIMO DE LOS DE CAMINO A EMAUS.

A.      Cleofas y su compañero abandonaron Jerusalén el domingo por la mañana para regresar a su aldea de Emaus. 

B.      Estaban tristes. (Lucas 24:17-21). Ellos también recibieron el alivio en sus corazones. (Lucas 24:32-34).

C.      Jesús les llenó de tanta alegría que sus corazones ardieran, he hizo que en ese mismo instante volvieran a Jerusalén.

 

V:- JESUS SANA EL MIEDO.

A.    Una de las principales preocupaciones del Señor Jesús fue la de quitar el miedo, y lo hizo trayendo su paz al corazón de muchos.

B.    Eso mismo hace ahora con quienes creen en su presencia y en su acción amorosa, y le piden el don de su paz.

C.    Los apóstoles estuvieron llenos de temor durante el ministerio terrenal de Jesús. El Señor hizo mucho por ellos para quitar el temor de sus corazones. Marcos 4:35-41; Juan 14:1-4; 16:20,33; marcos 14:50).

 

CONCLUSION:

A.    Jesús resucitado es la gran fuente de paz y de valor para los que creen en El. Juan 20:19-23.

B.    ¿Quién puede librar de la muerte y del miedo como Cristo? ¿Quién puede perdonar como él?. ¿Quién puede pacificar y convertir al pecador como él?.

C.    Para comprender algo de la grandeza de Jesús es necesario contemplarle a través de la fe y del espíritu Santo que Dios ha hecho morar en los discípulos de Jesús.

 

 cisnerosme@yahoo.com.mx  httP://henrycis.net