“PRINCIPIOS PARA EL CRECIMIENTO DE LA IGLESIA”

(Efesios 4:7-16)

 

(Sermón 20)

 

INTRODUCCION:

A.    Al igual que la salvación, el crecimiento de la iglesia es una cuestión de GRACIA. Esto fue lo que Pablo dijo: “Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo” (4:7).

B.    Existe la salvación por gracia (2:8), y existe la gracia que capacita, la cual Pablo mencionó en este versículo.

C.    La gracia que capacita es la llave del verdadero crecimiento de la iglesia. El crecimiento no ocurre sólo como resultado de nuestros planes o estrategias. Sucede por medio de la gracia  que Dios le da a todo cristiano—la gracia que dota a cada persona.

 

I:-PERSONAL CONSTITUIDO POR CRISTO PARA LA EDIFICACION DE LA IGLESIA.

A.    Apóstoles:

1. Antes de la existencia de la iglesia y como principio y fundamento de ella son los apóstoles. Ellos fueron los primeros añadidos a ella y fueron creados espiritualmente de una manera milagrosa y providencial, así como  las primeras plantas vinieron a existir en el reino vegetal milagrosamente; y los primeros seres vivientes en el reino animal; así en el reino ESPIRITUAL (la iglesia) los primeros miembros vinieron a pertenecer a ella milagrosamente. Los apóstoles fueron investidos de poder del Espíritu Santo y bautizados en el mismo poder. (Hechos 2) Fue cuando la iglesia tuvo su principio y después los que fueron bautizados en agua fueron agregados a ella (Hechos 2:41,47).

2.    La sucesión apostólica no fue planeada por Dios, esto lo podemos deducir por los requisitos que se debía llenar (hechos 1:21,22). Pronto pasaron aquellos que podían llenar estos requisitos. La única sucesión apostólica es la de Judas por Matías, pero cuando muere Jacobo (Hechos 12:1,2) Ya no se menciona ninguna sucesión.

3.    Mientras que exista la doctrina apostólica (Hechos 2:42) existirá el fundamento de los apóstoles (Efesios 2:20). El propósito de la existencia de los apóstoles fue para que ellos fueran el medio de la revelación de la doctrina del espíritu Santo. (Juan 16:13). Mientras los apóstoles existieron fueron “GUIADOS A TODA LA VERDAD”, y sus enseñanzas lo mismo que sus acciones han sido el ejemplo a imitar de aquellos que deseamos hacer la voluntad de Dios.

4.    Puesto que la doctrina de los apóstoles existe, su presencia carnal no es necesaria. Mientras exista la doctrina apostólica, existirá el fundamento para organizar la iglesia local en cualquier parte donde ella exista. Existiendo una doctrina que predicar, entonces se hace necesario la existencia de profetas.

 

B.    Profetas:

1.    No hay duda que la palabra profeta según la Biblia es equivalente a la de predicador. Pablo mismo la define así; “Mas el que profetiza, habla a los hombres para edificación y exhortación, y consolación” (1ª  Cor. 14:3). Los profetas son simplemente predicadores en el lenguaje de las santas Escrituras.

2.    Una vez que hay doctrina apostólica revelada por el espíritu santo se hace necesaria la acción de los que la divulguen. Así fue al principio. Tan pronto existió la  revelación los primeros predicadores fueron los apóstoles mismos, después, los que habían recibido la palabra de Dios (Hechos 4:8) Así fue como principiaron a existir congregaciones en todos los lugares, grupos de creyentes bautizados que continuaban “perseverando en la doctrina de los apóstoles, en el partimiento del pan y en las oraciones”

 

C.    Evangelistas:

1.    Al existir congregaciones, o núcleos de cristianos lo primero que existieron fueron los “Enviados”  por dichas congregaciones a predicar la palabra de Dios a otros lugares. Congregaciones apoyaban a estos evangelistas para que fueran a otras Ciudades y pueblos donde hacia falta predicar el Evangelio.

 

D.   Pastores:

1.    Una vez que las congregaciones alcanzaban  su madurez y que pasaba el tiempo suficiente para proporcionar la oportunidad de crecimiento de los varones de dicha congregación, entonces era posible la existencia de los pastores que en el lenguaje de la Biblia son sinónimos de Obispos, Presbíteros. Así como se originó esta clase especial de cristianos, hombres con deseos de servir mejor a Dios fueron designados como “Diáconos” Servidores. Todo esto de acuerdo a los requisitos especificados por la misma palabra de Dios (2ª Timoteo 3; Tito 1).

 

E.    Doctores- Maestros:

1.    La palabra “Doctores” simplemente significa los “Doctos” o informados, hermanos que a medida que pasaba el tiempo “crecían en el conocimiento de nuestro Señor y salvador Jesucristo” (2ª  Pedro 3:18).

2.    La existencia de los maestros, indicaba el paso de lo rudimentario a lo profundo de las enseñanzas divinas.

 

II:- PROPOSITO.

A.    Perfeccionar a los santos:

1.    Para perfeccionar a los santos, para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo. (Efesios 4:12). Según lo describe este versículo el propósito es triple y envuelve toda la obra que a la iglesia se le ha encomendado, es a Saber:

2.    La  perfección de los santos. O sea la edificación individual de los que componen el cuerpo de Cristo.

3.    La  obra del ministerio. En esta obra de ministrar se envuelven las otras dos actividades que restan del trabajo de la iglesia, y estas son: (1) El ministerio de la palabra o sea la evangelización de los inconversos (2) Ministrando las necesidades físicas, de los que pasan por situaciones de emergencia en la vida, aquí se puede incluir la ayuda a los necesitados materialmente de dentro y fuera de la iglesia.

4.    La  edificación del cuerpo de Cristo. Aquí se refiere al crecimiento armónico de todo el cuerpo, ese crecimiento es en número como en lo espiritual, toda congregación debe alcanzar este crecimiento.

 

III:- FINALIDAD.

A.    Para llegar a la unidad de la fe:

1.    La Unidad de la fe, no es lo mismo que la Unidad del Espíritu. La Unidad del Espíritu es don de Dios. Esta unidad la consigue el rescatado del pecado al recibir el Espíritu Santo. Para recibir la Unidad del  Espíritu es necesario obedecer el evangelio únicamente, y la Unidad la recibimos automáticamente. Es por esto que todo esfuerzo ecuménico fracasa. Hechos 5:32.

2.    La Unidad de la fe, es la Unidad doctrinal que sí necesitamos esforzarnos en alcanzar. Y esta se consigue por medio del funcionamiento adecuado del cuerpo de Cristo, funcionamiento que es posible al estar organizados debidamente, es decir de acuerdo al plan de Dios. La Unidad de la fe o doctrinal es el producto del crecimiento espiritual de todos los que componen las congregaciones de la iglesia de Cristo.

B.    Al conocimiento pleno del Hijo de Dios:

1.    El conocimiento de Cristo que generalmente se tiene es muy superficial. Pablo sugiere que profundicemos  hasta lo más infinito, en el conocimiento de nuestro señor Jesucristo. (Efesios 1:15-23; Efesios 3:14-21).

C.    Al barón perfecto a la mediad de la estatura y plenitud de Cristo.

1.    Esta es la meta gloriosa que tiene la iglesia de Cristo. Se puede alcanzar cuando la iglesia está funcionando adecuadamente.

2.    La función de la iglesia es “presentar a todo hombre perfecto delante de Dios (Col. 1:28).

3.    La meta es muy alta, es verdad, Pero es a esta altura que todo cristiano debe aspirar a llegar.

D.   Para que ya no seamos niños(en la fe):

1.    Otra meta de la iglesia es combatir el error. La falsa religión es uno de los poderosos aliados de Satanás, para destruir a los hombres sinceros (Apoc. 13:11-18, 2ª  Tes. 2:1-12).

2.    El error, la carnalidad, la negligencia, etc. Son las cosas que impiden el crecimiento de la iglesia.

 

IV:- AREAS EN NECESIDAD: (1ª  Cor. 11:30).

A.    Predicar a los inconversos (los no cristianos): (Mateo 28:18-20)

B.    Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones: (Sant. 1:27)

C.    Animar a los de poco ánimo.  (1ª  Tes. 5:11,14)

D.   Visitar a los enfermos(físicamente) y orar por ellos: (San. 5:14)

E.    Exhortar a los que andan desordenadamente  Tes. 3:6, 11).

F.     Enseñar a los niños ( infantes): (Deut. 4:9)

G.   Enseñar a los jóvenes:

H.   Enseñar a las esposas jóvenes: (Tito 2:3)

I.      Edificar  a los recién bautizados. (Mateo 28:20)

J.      Estimular a los hermanos a las buenas obras:  (Hebreos 10:24-25)

K.    Buscar a personas idóneas y prepararles para la predicación: (2ª  Timoteo 2:2)

 

CONCLUSION:

Sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que s la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. (Efesios 4:15-16).

 

cisnerosme@yahoo.com.mx  http://henrycis.net