A DONDE YO VOY, VOSOTROS NO PODÉIS VENIR

(Juan 8:21) 

(Lección l-15)

Introducción:

  1. Jesús declara a sus oponentes que él se marcha; y que cuando se haya ido, se darán cuenta de lo que se han perdido, y le buscarán, pero será en vano.
  2. Esta es una enseñanza profética.

 

I:-TRES VERDADES QUE NO DEBEMOS OLVIDAR JAMÁS

A.    Hay ciertas oportunidades que se presentan una sola vez, y que no se repiten.

1.    A todas las personas se les presenta la oportunidad de aceptar a Jesús como Salvador y Señor de sus vidas; pero es posible que la rechacen  y la pierdan y no vuelva a presentárseles nunca más.

B.    En esta enseñanza de Jesús, está implícita la verdad de que:

1.    La vida y el tiempo son limitados.

2.    Tenemos un espacio de tiempo en el que  tenemos que hacer  nuestra decisión por Cristo.

3.    El tiempo de que disponemos es limitado, y ninguno sabemos cual es nuestro límite de vida aquí en este mundo.

4.    Por tanto, todos los razonamientos de que hagamos una decisión a favor,  es ahora.

C.    Al haber oportunidad de decidir, cada uno, personalmente; es por ello que habrá un juicio.

1.    Si yo no hubiera venido, dice Jesús: (Juan 15:22; 16:8-11)

2.    Seremos juzgados por aceptar o rechazar a Jesús el Hijo de Dios (Juan 3:18,19)

3.    Este pasaje nos pone cara a cara con la gloria de la oportunidad, y el tiempo limitado de que disponemos para aprovecharla.

II:- YO ME VOY, DICE JESÚS. YO SOY DE ARRIBA

  1. Cuando Jesús habla de marcharse, habla de regresar al Padre, y a su Gloria.
  2. Es allí donde sus oponentes no le podrían seguir.
    1. Por su obstinada  desobediencia, y por rehusar aceptarle, se habían excluido así mismos de Dios ( Hechos 13:46,48)
  3. Moriréis en vuestros pecados.
    1. Esta es una frase profética (Ezeq. 3:10; 18:18), e implicaba dos cosas:

a)    La palabra para pecado es "hamartia", que etimológicamente pertenecía al lenguaje de la caza y quería decir literalmente "errar el tiro", no dar en el blanco. La persona que se niega aceptar a Jesús como Salvador y Señor ha errado el blanco en la vida. Muere con una vida frustrada y, por tanto muere incapacitada para entrar a una vida superior con Dios.

a)    La esencia del pecado es que nos separa de Dios. Cuando Adán, en la vieja historia, cometió el primer pecado muere en enemistad con Dios; la que acepta a Cristo empieza a andar con Dios, y la muerte simplemente le abre la puerta para caminar más cerca de Dios. Rechazar a Cristo es ser un extraño para Dios; aceptarle es llegar a ser amigo de Dios; y en esa amistad se destierra para siempre el miedo a la muerte.

III:- VOSOTROS SOIS DE ABAJO, DE ESTE MUNDO

A.    Sus oponentes pertenecen a la tierra, y El al Cielo; ellos son del mundo, y él no es del mundo.

1.    La palabra en griego para mundo es: "Kosmos".  Kosmos, es lo contrario al cielo. Jesús vino del cielo al mundo (Juan 1:9) Fue enviado por Dios al mundo (Juan 3:17). El no es del mundo, sus oponentes sí lo son (Juan 8:23)

2.    El Kosmos, es la vida cambiante y pasajera que vivimos ahora; es todo lo que es humano, en oposición a lo divino.

3.    Pero el Cosmos, no está separado de Dios. Es creación de Dios (Juan 1:10) Dios le ama (Juan 3:16)

B.    Pero el mundo se ha vuelto contra  su creador:

1.    No le conoció ni le recibió (Juan 1:10). No puede recibir el espíritu de la verdad (Juan 14:17).

2.    El mundo no conoce a Dios (Juan 17:25)

3.    Hay una hostilidad hacia Dios y su pueblo.

4.    El mundo odia a Cristo y a sus seguidores (Juan 15:18-19)

5.    De su hostilidad los seguidores de Cristo no pueden esperar otra cosa que problemas y tribulaciones (Juan 16:33)

C.    Este mundo se ha descarriado, Cristo ha venido a ofrecerle el remedio. Trae perdón, limpieza, fuerza y gracia para  vivir como es debido y para hacer el mundo como debe ser.

1.    Pero una persona puede rechazar una cura.  El médico puede que le diga al paciente que hay un tratamiento que le puede devolver la salud; puede que le diga, que de hecho, si no acepta el tratamiento, la muerte es inevitable.

a)    Eso es precisamente lo que está diciendo Jesús.

b)    "SI NO QUERÉIS CREER QUE YO SOY". Moriréis en vuestros pecados.

2.    Sabemos cual es la enfermedad que aqueja  y destruye al mundo. "EL PECADO". Sabemos la cura eficaz que se nos ofrece gratuitamente. CRISTO EL HIJO DE DIOS.

a)    La seriedad del pecado.  Un ejemplo para ilustrar: Un ciudadano x, entra por asalto a una casa de familia, abusa de la esposa e hijas. Hace gran destrucción. El juez dice,  bueno... quizá tenía sus motivos. Le daremos una semana de cárcel. La sociedad diría y, con justa razón. La ley no ha hecho justicia, el debía morir.

b)    Otro caso extremo: Un hombre viola ley de tránsito. Se pasa un alto, es llevado a juicio. El juez dicta pena de muerte. La sociedad vuelve a indignarse. No era para tanto.  En ambos casos el juez no fue justo ni hábil para dictar veredicto justo.

c)     Nosotros, los seres humanos, nunca terminaremos de comprender a cabalidad la seriedad de pecar contra Dios. Si Dios escogió una muerte tan terrible para su Hijo Jesús, es porque  el pecar es gravísimo delante de Dios.

 

    IV:- LA VERDAD OS HARÁ LIBRES

A.    "Entonces Jesús dijo a los Judíos que habían creído en él... (Juan 8:30-31)

B.    Lo que implica ser discípulo de Cristo:

1.    El discipulado empieza por creer. Su comienzo es el momento en que  una persona acepta como verdadero lo que Jesús dice; todo lo que nos dice acerca del amor de Dios, del horror del pecado y sus consecuencias, del verdadero sentido de la vida.

2.    El discipulado quiere decir el mantenerse constantemente en la palabra de Jesús, y eso implica cuatro cosas:

(1) Implica escuchar constantemente la palabra de Jesús. El cristiano es una persona que está escuchando la voz de Jesús toda la vida, y que no hará ninguna decisión hasta no haber oído lo que tiene que decir.

(2) Implica aprender constantemente de Jesús. La palabra "discípulo" significa literalmente "un aprendiz". El cristiano tiene que estar aprendiendo más y más de Jesús toda la vida.

(3) Implica penetrar constantemente en la verdad que se encuentra en las palabras de Jesús. Nadie puede decir que entiende todo el significado de las palabras de Jesús con haber leído u oído una sola vez.

(4) Implica obedecer constantemente la palabra de Jesús. No la estudiamos simplemente por interés académico, o para degustarle intelectualmente, sino para descubrir lo que Dios espera de nosotros.

3.    El discipulado conduce al conocimiento de la verdad. El aprender de Jesús, es aprender la verdad. Pero, ¿qué es la verdad?

(1) La verdad es Cristo el Hijo de Dios. Su palabra. Específicamente su evangelio. (Romanos 1:16,17)

4.    El discipulado conduce a la libertad: "La verdad os hará libres". En su servicio está la verdadera libertad. El discipulado nos trae cuatro libertades:

(1) Nos trae la libertad del miedo, el que es discípulo de Cristo ya no va solo por la vida, sino siempre en compañía de Jesús, y eso destierra el temor.

(2) Nos trae la libertad del ego, del yo. Para muchas personas su gran problema, son ellos mismos. ¡No puedo cambiar! ¡No me gusta como soy!  Etc.  Jesús cambia nuestras vidas

(3) Nos trae libertad de otras personas. Muchos viven dominados por el miedo de lo que pueden pensar o decir otras personas. El discípulo ha dejado de preocuparse  de lo que puedan decir otras gentes.

(4) Nos trae la libertad del pecado. El pecado es el gran amo para millones de gentes. "Si el Hijo os libertare". (Juan 8:33-36)

CONCLUSIÓN:

A.      "A donde Yo voy, vosotros no podéis venir".  ¡Qué terrible! Cuando se comprende la tremenda consecuencia que implica morir en pecado (Romanos 6:23)

B.      Jesús dijo a Pedro: "No me puedes seguir ahora, mas me seguirás después".  Palabra consoladora en gran manera (Juan 13:36)

C.      ¿Qué hará usted?.  Venga ahora. No se descarte así mismo  indigno de la vida eterna. ¡Venga, hoy es el día de salvación!  (2ª  Corintios  5:19-21; 6:1,2)

 

cisnerosme@yahoo.com.mx  http://henrycis.net