1ª Pedro:

Padeced con dignidad

 

 

EL TÍTULO

   La primera epístola de Pedro lleva el nombre del autor: «Pedro, apóstol de Jesucristo» (1:1). El consenso de los autores primitivos era en el sentido de que el autor de esta epístola era el apóstol Pedro. Pedro significa «roca» o «piedra».

 

LOS ANTECEDENTES

   Esta es otra «epístola general». Las demás epístolas generales son 2ª  Pedro, 1ª 2ª, 3ª  de Juan y Judas.

 

   Pedro es uno de los personajes bíblicos más conocidos. Podemos identificamos con su obvia «humanidad». Según la tradición, Pedro fue crucificado con la cabeza para abajo cerca del 65—67 d. C., durante la persecución desatada por Nerón en el 64 d. C.

 

   Las epístolas de Pedro pueden haberse escrito como un cumplimiento parcial del encargo que hizo Jesús al apóstol en el sentido de fortalecer y apacentar la iglesia (Lucas 22:32; Juan 21:15-17). La primera epístola se dirige «a los expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia» (1:1), cinco provincias romanas que estaban en la parte norte de Asia Menor; ellas abarcaban la mayor parte de lo que hoy es Turquía. La frase «expatriados de la dispersión» tiene un sabor judío, pero los cristianos también habían sido esparcidos (Hechos 8:1ss.). Con la palabra «expatriados», Pedro les recuerda a los cristianos que este mundo no es el hogar de ellos (2:11). La redacción del libro indica que Pedro tiene presente un público primordialmente gentil (2:10; 4:3; etc.).

 

   En 5:12, Pedro resume su primera epístola: «... os he escrito brevemente, amonestándoos, y testificando que ésta es la verdadera gracia de Dios, en la cual estáis». Es obvio que en los pensamientos de Pedro están presentes el padecimiento, la persecución y las pruebas; en este libro menciona unas dieciséis veces la palabra padecimiento. En 5:12, dice: Les he escrito para hacerles saber que es por la gracia de Dios que ustedes pueden mantenerse firmes en medio de las pruebas. El libro enfatiza el padecimiento de Jesús como ejemplo para Sus seguidores (2:21-25; 3:18ss.; 4:1, 13; etc.).

 

   Si el padecimiento que se menciona es el que inició Nerón, después del incendio del 64 d. C., el libro tuvo que escribirse entre ese tiempo y el momento de la muerte de Pedro; la fecha de la escritura es probablemente entre el 64 y el 67 d. C.

   Uno de los aspectos más cuestionables acerca del libro es el lugar donde se escribió. Pedro indica que él está en «Babilonia» cuando escribe (5:13). Muchos creen que esta es una forma críptica de referirse a Roma: Una fuerte tradición primitiva indica que Pedro pasó sus últimos años en Roma; no era extraño que a Roma se le llamara «Babilonia» (Apocalipsis 17:18). Otros niegan esto, diciendo que no había razón para que Pedro se anduviera con misterios acerca del lugar donde se encontraba; insisten en que Pedro se encontraba probablemente en la Babilonia original

sobre el Éufrates, durante sus muchos viajes (Hechos 12:17). No hay manera de resolver la polémica, pero aun si Pedro pasó tiempo en Roma, ello no valida la afirmación en el sentido de que «Pedro fue el primer papa». En jera Pedro, el apóstol se identifica, no como «el papa» sobre toda la iglesia, sino como «anciano» (5:1; uno de varios hombres) que trabajaba con una congregación local («la grey de Dios que está entre vosotros», verso 2).

 

COMPENDIO

 

 SALUTACIÓN (1:1-2).

 

1: LA VERDADERA GRACIA DE DIOS (1:3—2:10).

A.    Testimonio: La gran salvación (1:3-12).

B.   Exhortación general (1:13-2:10).

 

II. LA VERDADERA GRACIA DE DIOS NOS AYUDA A ESTAR FIRMES (2:11—3:12).

A.    Estar firmes en varias relaciones (2:11-3.7):

1.    Relaciones con los incrédulos (2:11-12).

2.    Relaciones con el estado (2:13-17).

3.    Relaciones con los amos (2:18-25).

4.    Relaciones en el matrimonio (3:1-7).

B.   Exhortación general (3:8-12).

 

III. LA VERDADERA GRACIA DE DIOS NOS AYUDA A ESTAR FIRMES EN MEDIO DE LAS PRUEBAS (3:13—5:11).

A.    Testimonio: Cómo entender las pruebas (3:13-4.19).

1.    La necesidad de soportar las pruebas (3:13-22).

2.    Cómo vivir mientras se soportan las pruebas (4:1-11).

3.    El propósito de las pruebas (4:12-19).

C.   Exhortación general (5:1-11).

 

CONCLUSIÓN Y BENDICIÓN (5:12-14).

 

LECCIONES DE 1ª  PEDRO

   El «evangelio de la salud y la prosperidad» es popular hoy. “Sólo hágase cristiano”, se nos dice, «y sus problemas desaparecerán». En contraste con esto, Jesús y los apóstoles fueron francos acerca de los problemas que acarrearía ser seguidor del Señor (Mateo 5:11; Hechos 14:22; 2ª  Timoteo 3:12). El mensaje de jera Pedro no es que Dios quita todos los problemas de Sus hijos, sino más bien que a través de Su gracia, podemos soportar estos y por medio de ellos en realidad llegamos a ser mejores.

 

   Cuando una persona ha vivido una vida mundana (vea 4:3) y llega a ser cristiano, a ella a veces le extraña y le decepciona que sus amigos mundanos no se entusiasman por su decisión (considere 4:4).

Como cristianos que somos, necesitamos aprender a sufrir con dignidad. Es especialmente cuando no merecemos el padecimiento, que debemos comportamos como los seguidores de Jesús, que no se vengaron, sino que confiaron en Su Padre.

 

—Hijas de Sara (lera Pedro 3:1—7)—

 

   Si Abraham es el padre de los fieles (Génesis 17:5; Romanos 4:11), Sara es la madre de los fieles (Génesis 17:6; Isaías 51:2). Ella viajó con Abraham desde Urde los Caldeos hasta la tierra de la promesa y más allá. Cuando a Abraham se le aparecieron ángeles, ella llegó a ser la primera mujer bíblica en brindar hospitalidad. Cuando por fin nació Isaac, esto fue resultado de la fe de Sara en la misma medida que lo fue de la fe de Abraham (Hebreos 11:11).

 

   Se usa a Sara para ilustrar ciertos principios del matrimonio (3:5-6). Note la frase «de la cual vosotras habéis venido a ser hijas». Esta lección tomada de 1era Pedro 3:1-7 es un homenaje para todas las hijas de Sara y un desafío para todas las mujeres a llegar a ser tales ejemplos de fe.

 

I. LAS HIJAS DE SARA SON SUMISAS POR SU PROPIA VOLUNTAD (3:1-2, 4-6).

A.    «Asimismo» (verso 1) se refiere al ejemplo de Jesús (2:21-25), que fue sumiso por Su propia voluntad, a la voluntad de Dios.

1.    La sumisión no tiene nada que ver con la inferioridad.

a.     Jesús no era inferior a Dios (Filipenses 2:5).

b.     Pedro recalca que el esposo y la esposa son «[coherederos] de la gracia de la vida» (verso 7). Ninguno es más importante que el otro.

2.    ¡Tiene que ver con respetar la voluntad de Dios! (Note 2:15.) Al igual que Jesús, necesitamos someternos al plan de Dios; El sabe qué es lo mejor.

B.   Debido a que el tema general de Pedro de esta epístola es el de la persecución, él presenta a una esposa cristiana casada con un esposo que no es cristiano. El principio de la sumisión se aplica a todos los matrimonios (Génesis 3:16; Efesios 5:22-24; Colosenses 3:18; Tito 2:5).

1.    «... estad sujetas» es una frase que proviene de un término militar que significa «poner bajo rango» (note 1ª  Corintios 11:3).

2.    «... sin palabra» insinúa la idea de «sin fastidiar». La palabra «conducta» se refiere a la «forma de vida». ¡Es un gran poder el que encierra una influencia piadosa!

3.    Esta sumisión no es simplemente externa, sino que refleja un espíritu sumiso.

a.     Respeto auténtico (verso 2; NASB; en la KW se lee «temor»); (vea Efesios 5:33).

b.     «... un espíritu afable y apacible» (verso 4).

C.   La ilustración de Sara (verso 5b, 6a).

1.    La expresión «señor» es un término de respeto (vea Génesis 18:12). «... llamándole» es el participio presente, que indica acción continua.

2.    Esto no significa que ella no tuviera su propio criterio, ni que nunca expresara sus opiniones o deseos (note Génesis 21:10). Lo que sí significa es que ella estaba dispuesta a que Abraham fuera el cabeza de la familia de ellos.

 

II. LAS HIJAS DE SARA TIENEN UNA DIGNIDAD DISCRETA Y SERENA (3:2-5).

A.    La expresión «conversación casta» (verso 2; KJV) indica «vidas puras» (vea Tito 2:4-5). Una ilustración es evitar modas extravagantes (verso 3).

1.    Vea la lista de «accesorios de belleza» que se da en Isaías 3:16-25. Las tres categorías de Pedro siguen con nosotros hoy: peinados, joyas y atuendo.

2.    Las hijas de Sara no se caracterizan por una adicción a la moda (Romanos 12:2), sino por la modestia y la dignidad (note la Timoteo 2:9-10).

B.   Las hijas de Sara no necesitan estar completamente despreocupadas de la apariencia (versos 3-5).

1.    El nombre de Sarai se le cambió por el de «Sara», que significa “princesa” (Génesis 17:15s.). Ella era aparentemente una princesa en cuanto a la belleza (Génesis 12:14) y en cuanto al porte.

2.    Ellas no dependen de lo artificial para dar realce a su apariencia; es el carácter de ellas lo que da realce a su apariencia. Ellas andan y hablan con dignidad.

a.     La palabra «adornos» es traducción de la palabra griega de la cual proviene «cosméticos».

b.     Las hijas de Sara se embellecen con cosméticos «internos» que uno no puede comprar.

 

III. LAS HIJAS DE SARA TIENEN UNA BELLEZA INTERNA E IMPERECEDERA (3:3-6).

A.    La clave está en el énfasis de la vida de uno; el versículo 3 no es una prohibición, ¡de lo contrario las mujeres no podrían llevar un vestido puesto!

1.    Un énfasis en el ser interno (verso 4) y en agradar a Dios: «delante de Dios» (verso 4), «que esperaban en Dios» (verso 5).

2.    El énfasis de la vida de Sara era «hacer el bien» (verso 6).

B.   Cuando nuestras prioridades son espirituales antes que físicas, hay por lo menos dos resultados:

1.    Podemos hacer frente a lo que venga, «sin temer ninguna amenaza» (verso 6), esto es, «no aterrorizados» (note Proverbios 3:25). Cuando la persecución llega (aun de parte de un cónyuge que no es cristiano), ¡Dios estará con nosotros!

2.    La belleza interna no tiene nada que ver con tersura ni suavidad de la piel; ¡el tiempo no puede borrar la belleza interna sino que más bien le da realce! (Note versos 35)

 

IV. LAS HIJAS DE SARA SON AMOROSAMENTE RESPETADAS (3:7).

A.    La senda de los esposos y de las esposas es la misma («igualmente», verso 7). El respeto debe ser mutuo.

1.    «Trátenlas con respeto» (NIV). La palabra que se traduce por «honor», es aún más fuerte que esto. En 2:7 se traduce por «precioso». ¡Hágale saber que ella es preciosa!

2.    «Vaso más frágil» se refiere a la fuerza física, no al valor. Un vaso frágil es más valioso que un balde herrumbrado.

B.   Sara era respetada y amada, y también lo son sus hijas (Proverbios 18:22; 31:28).

1.    Al igual que las hijas de ella que vinieron después, Sara fue «una heredera» con Abraham «de la gracia de la vida», y lo fue físicamente en el nacimiento de Isaac (Salmos 127:3), y espiritualmente al seguir el camino de Dios (1:4).

2.    Abraham la amó y la respetó.

a.     Respetó los deseos de ella en relación con Agar (Génesis 16:6; 21:10, 12).

b.     Depositó confianza en ella para que cuidara su vasta hacienda.

c.      La lloró cuando murió (Génesis 23:2).