Sana doctrina
Tomo III
EL SÁBADO (Lección 10)

Los estudiantes deben hacer un repaso del Vol. I., pp. 70-83; y del Vol. II., p. 54-67.

Las reclamaciones persistentes de los sabatistas y la frecuente referencia al sábado de parte de otros, muestran una gran confusión entre la gente que asiste a los servicios de algunas iglesias. Por esta razón es tiempo oportuno de discutir este tema.

LA PRIMERA MENCIÓN AL SÁBADO. No hay ley en el libro de Génesis respecto al sábado, ni indicación alguna de que fuera observado por los primeros dos mil quinientos años de la historia del mundo. La primera mención que vemos al sábado es concerniente al acto de dar el maná (Ex. 16:22-30). Con motivo de la preparación del sábado les fue mandado recoger comida doble el día sexto, porque el sábado fue "el santo sábado, el reposo de Jehová". Toda la circunstancia muestra que la gente desconocía tal institución. Unos treinta días después, fue incorporada la ley del sábado en los Diez Mandamientos, hablados desde el Monte de Sinaí, y escritos en tablas de piedra, (Ex. 20).

DADO SOLAMENTE AL ISRAEL ANTIGUO. "Y Jehová dijo a Moisés: Escribe tú estas palabras; porque conforme a estas palabras he hecho pacto contigo y con Israel. Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos" (Ex. 34:27,28).

NO DADO A LOS PADRES. "Llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra. Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb. No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos" (Deut. 5:1-3). En seguida de esta declaración, Moisés les recitó los Diez Mandamientos, que incluían al del sábado, y les anunció que este pacto fue hecho no con sus padres sino que con todos los presentes de aquel día.

¿CUÁNDO FUE DADO EL SÁBADO? Las referencias anteriores muestran el tiempo cuando fue dada la observancia del sábado; sin embargo, como prueba adicional, leamos otra vez: "Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos, y les ordenaste el día de reposo {Aquí equivale a [sábado]} santo" (Neh, 9:13,14). En este pasaje se afirma que les notificó su sábado en el Monte de Sinaí.

SEÑAL ENTRE DIOS E ISRAEL. "Guardarán, pues, el día de reposo {Aquí equivale a [sábado]} los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel" (Ex. 31:16,17; véase Ezeq. 20:10-12).

POR QUÉ FUE DADO EL SÁBADO A ISRAEL. "Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo. {Aquí equivale a [sábado]}" (Deut. 5:15). La razón dada en este pasaje de por qué debían de guardar el sábado no podría aplicarse a otro pueblo. Nunca fueron esclavos los gentiles en la tierra de Egipto.

NO DADO A LOS GENTILES. "Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?" (Deut. 4:8). Ciertamente toda "esta ley" incluye al sábado (véase Rom. 2:14).

LA LEY DE MOISÉS-LA LEY DE DIOS

Los sabatistas reclaman que los Diez Mandamientos constituyen la "ley de Dios", distinguiéndose de los estatutos, juicios, ceremonias, etc., que fueron publicados por Moisés, y contienden que toda la ley, excepto los Diez Mandamientos, ha sido quitada. De hecho, esta reclamación es sin fundamento, y ellos la hacen para defender su reclamación no bíblica de que los cristianos deben de guardar el sábado.

LA LEY DE MOISÉS ES LA LEY DE JEHOVÁ. "Y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel" (Neh. 8:1). "Y leyó Esdras en el libro de la ley de Dios cada día" (Neh. 8:18). "Y puestos de pie en su lugar, leyeron el libro de la ley de Jehová su Dios la cuarta parte del día" (Neh. 9:3). Los capítulos ocho y nueve de Nehemías describen un esfuerzo prolongado de parte de Nehemías y de sus socios de enseñar al pueblo. El pueblo le dijo a Esdras que trajera "el libro de la ley de Moisés" (8:1). El trajo "la ley" delante de la congregación (8:2). Leyó en el libro, y prestó atención el pueblo "al libro de la ley" (8:3), "las palabras de la ley" (8:13). Cada día leyó en "el libro de la ley de Dios" (8:18), "el libro de la ley de Jehová" (9:3). Toda persona puede ver que estos términos se usan alternativamente; que se refieren al mismo libro o ley. Por lo tanto, no hicieron distinción los autores inspirados entre "ley de Moisés" y "la ley de Jehová". Aun lo escrito por Josué fue escrito en "el libro de la ley de Dios" (Jos. 24:26). Ciertamente no escribió él en las tablas de piedra, ni añadió cosa alguna a los Diez Mandamientos, lo que los sabatistas llaman "la ley de Dios". Tal distinción existe solamente en la mente predispuesta de los sabatistas. Lucas, en un párrafo breve, usa estos términos alternativamente: "Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor (como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor) ...Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley... Después de haber cumplido con todo lo prescrito en la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret" (Lucas 2:22-39).

LOS GRANDES MANDAMIENTOS. Reclaman los sabatistas que los Diez Mandamientos constituyen la ley de Dios, y que esta ley nunca fue abolida; pero que todos los demás mandamientos del Antiguo Testamento fueron abolidos. Un intérprete de la ley le preguntó a Jesús: "Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas" (Mat. 22:35--40). Estos mandamientos se hallan en Deut. 6:5. No son parte de los Diez Mandamientos, la cosa que los sabatistas llaman la ley de Dios. Así es que a causa de su falsa posición hacen que los grandes mandamientos sean parte de la ley de Moisés. El hecho es que estos dos mandamientos son la suma, la esencia, de la ley. Todos los demás requisitos de la ley, inclusos los Diez Mandamientos, son mandatos que nacen de estos dos mandamientos fundamentales. Toda ley o mandamiento designado para regular nuestras acciones en cosas especialmente pertenecientes a Dios, está incluido en el mandamiento de amar a Dios con todo lo que uno es y tiene; y toda ley, o mandamiento, que persigue gobernarnos en nuestras relaciones con nuestro prójimo halla sus raíces en el mandamiento de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Por lo tanto, el sabatista quitaría el fundamento sobre el cual descansan las demás leyes, incluso la de los Diez Mandamientos, y retendría a los Diez Mandamientos sin fundamento.

LA LEY

Los sabatistas contienden que las palabras "la ley" siempre se refieren a los Diez Mandamientos. No siempre es así, como lo demuestran las siguientes referencias: 1 Cor. 14:34; Mat. 12:5; 22:36; Hechos 23:3; 5:34. Otras muchas se pueden citar.

LEY MORAL Y LEY CEREMONIAL. Los sabatistas contienden que los Diez Mandamientos constituyen la ley moral, y que la ley de Moisés es la ceremonial; que la ceremonial ha sido abolida, pero que la ley de Dios, la moral, o sea los Diez Mandamientos, todavía está en vigor. Conside-remos algunos de los mandamientos en "la ley de Moisés", "ley ceremonial", a ver si son ceremonias. "Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto. A ninguna viuda ni huérfano afligiréis" (Ex. 22:21,22). ¿Son ceremonias estos mandamientos? "Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo. Si vieres el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda? Antes bien le ayudarás a levantarlo" (Ex. 23:4,5). "No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová" (Lev. 19:16). "No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno" (Deut. 16:19). ¿Son meramente ceremonias estos mandamientos? Estúdiense los Diez Mandamientos, y véase si tienen razón los sabatistas en reclamar que constituyen una perfecta ley moral. ¿Prohiben los Diez Mandamientos mentir, excepto contra su prójimo? ¿Prohiben codiciar, excepto codiciar las cosas de su prójimo? Las palabras habladas por Moisés son la ley de Jehová, como también los Diez Mandamientos lo son, y el que sabía la ley de Jehová para el Israel antiguo, tenía que leer toda la ley dada en esa dispensación. Los Diez Mandamientos, excepto el quinto, son un sistema de ley negativa. Con la excepción del quinto, no requieren que uno ayude a otro en nada, no importa la condición en que esté.

 

LOS DIEZ MANDAMIENTOS
Y EL PACTO

Al llegar los Israelitas al monte de Sinaí, Dios les dio los Diez Mandamientos, y se llaman en particular el pacto. "Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos" (Ex. 34:28). "Y él os anunció su pacto, el cual os mandó poner por obra; los diez mandamientos, y los escribió en dos tablas de piedra" (Deut. 4:13). "Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que Jehová hizo con vosotros, estuve entonces en el monte cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua; y me dio Jehová las dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios ...Sucedió al fin de los cuarenta días y cuarenta noches, que Jehová me dio las dos tablas de piedra, las tablas del pacto" (Deut. 9:9-11). Obsérvese: (1) Los Diez Mandamientos se llaman el pacto. (2) Dios hizo este pacto con ellos en Horeb.

EL NUEVO PACTO HECHO. "He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto" (Jer. 31:31,32). Los sabatistas hacen distinción entre la ley de Dios y la de Moisés. La ley de Dios es, pues, el pacto de Dios, que él hizo con Israel. Al hacer esta distinción los sabatistas, arruinan de una vez para siempre su súplica por la perpetuidad de la ley de Dios, el pacto hecho por Dios; porque en la cita anterior Jehová hace contraste entre el pacto que haría en el futuro y el que había hecho con Israel, y muestra que el nuevo tomaría el lugar del que fue hecho con Israel. Léanse los capítulos ocho, nueve, y diez de Hebreos, y véase que Dios ha hecho el nuevo pacto. Este pacto nuevo es distinto al viejo.

PERPETUO-GENERACIONES-SIEMPRE. "Guardarán, pues, el día de reposo {Aquí equivale a [sábado]} los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel" (Ex. 31:16,17). Los sabatistas reclaman que el sábado todavía está en vigor, puesto que los judíos todavía tienen generaciones y que lo perpetuo y para siempre nunca termina. Tal posición demanda que lo siguiente esté en vigor: 1. La pascua. "Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis" (Ex. 12:14). 2. El incienso perpetuo. "Y al encender Aarón las lámparas a la caída de la tarde, lo quemará; incienso perpetuo es delante de Jehová, durante vuestras generaciones" (Ex. 30:8-Versión Moderna). 3. El holocausto perpetuo. "Este será el holocausto perpetuo durante vuestras generaciones" (Ex. 29:42-Versión Moderna). 4. Los flecos. "Habla a los hijos de Israel y diles que se hagan flecos en los bordes de sus vestidos, durante sus generaciones" (Núm. 15:38--Versión Moderna). ¿Hacen estas cosas los sabatistas? Los mismos términos que describen su duración describen la duración de la observancia del sábado. Los hechos son que el pueblo rompió el pacto (Isa. 24:5), y entonces Dios deshizo su pacto que había hecho con ellos (Zac. 11:10,11).

LA LEY DEL SÁBADO

El decálogo, que según los sabatistas rige eternamente a todas las naciones, contiene el mandamiento puro de acordarse del sábado. Los Diez Mandamientos no contienen pena por la violación de la observancia del sábado. Una ley sin castigo no es ley, porque no tiene fuerza. Los sabatistas buscan en la ley que llaman ellos la de Moisés para hallar el castigo por la violación de la observancia del sábado, y declaran y declaran que esta ley ha sido abolida; además, tienen a Dios dando la ley eterna y a Moisés dando la que le da fuerza. Además de eso, fuera de lo que llaman la ley ceremonial, no pueden hallar castigo para la transgresión de la observancia de sábado. Esto también hace que lo mayor descanse sobre lo menor. Pues, ¿Qué se requirió en día del sábado? El descanso. ¿Cuál fue la naturaleza del descanso requerido? Nada de trabajo de parte de ellos, de sus niños, de sus siervos o de sus bestias (Ex. 20:9,10).

NO PREPARAR COMIDA. "Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, {Aquí equivale a [sábado]} el reposo consagrado a Jehová; lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana" (Ex. 16:23).

ESTARSE EN SU LUGAR. "Mirad que Jehová os dio el día de reposo, {Aquí equivale a [sábado]} y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día" (Ex. 16:29).

LOS PANES DE LA PROPOSICIÓN. El pan de la proposición había de ser preparado de nuevo cada día de sábado (1 Crón. 9:32; Lev. 24:8,9).

SACRIFICIO DE DOS CORDEROS. Dos corderos fueron sacrificados cada día, y en el día del sábado otros dos adicionales (Núm. 28:1-10). Esta fue la ley para cada sábado. Si hay que observar el sábado hoy, es de necesidad "cada sábado" y dos corderos adicionales tienen que ser sacrificados y el pan de la proposición tiene que ser hecho. Estas cosas pertenecían a cada sábado. Si el sábado ha de ser observado continuamente, también tienen que seguir observándose estos servicios; si estos servicios ya terminaron, terminó también la observancia del sábado.

NO ENCENDER FUEGO. "No encenderéis fuego en ninguna de vuestras moradas en el día de reposo" (Ex. 35:3).

CASTIGO. "Cualquiera que en él hiciere trabajo alguno, morirá" (Ex. 35:2). Un ejemplo de la ejecución de la pena de muerte se halla en Núm. 15:32--36.

LA CIRCUNCISIÓN EN DÍA DEL SÁBADO. La ley requería la circuncisión de todo varón a la edad de ocho días. Ésta, dicen los sabatistas, era una ley ceremonial. La ley requería el descanso en día del sábado, y requería la circuncisión del varón en el día octavo de su nacimiento. Si un niño cumplía ocho días en día del sábado (como sucedía con algunos), una de estas leyes tenía que ser infringida. ¿Cuál? "Por cierto, Moisés os dio la circuncisión (no porque sea de Moisés, sino de los padres ); y en el día de reposo circuncidáis al hombre. Si recibe el hombre la circuncisión en el día de reposo, para que la ley de Moisés no sea quebrantada, ¿os enojáis conmigo porque en el día de reposo sané completamente a un hombre?" (Juan 7:22,23). Así es que la ley del sábado se quebrantó para observar la ley de Moisés.

UNA OVEJA EN UN HOYO. Jesús dijo a los judíos: "¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante?" (Mat. 12:11). En este caso vemos la violación de la ley del sábado por hacer hechos de misericordia hacia un animal.

NO PARA ABROGAR LA LEY. "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir" (Mat. 5:17). Posiblemente aclara esto el pasaje según Lucas: "Pero más fácil es que pasen el cielo y la tierra, que se frustre una tilde de la ley" (Luc. 16:17). No dijo Cristo que estaría en vigor la ley hasta que pasara el cielo y la tierra, sino hasta que fuera cumplida. No hablaba de la duración de la ley, sino de la certeza de su cumplimiento. ¿Cumplió Cristo la ley? (Véase Lucas 24:44). Cuando fue cumplida, la ley expiró según delimitación divina.

NO PODÍA VIVIFICAR. "Porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley" (Gál. 3:21).

NO OBLIGABA A LOS CRISTIANOS. "Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley" (Rom. 3:19). "¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera." (Rom. 6:15)

Los cristianos nunca recibieron el mandamiento de observar el sábado, ni el pecado de violar el sábado se le cargó jamás a alguien de la nueva dispensación.
* * *
Temas para investigación y discusión:

1. Discútase Moisés como legislador.
2. Los acontecimientos en el Monte de Sinaí. 3. Los requisitos de enseñar la ley en el Antiguo Testamento.
4. Los resultados de observancia universal de la ley del sábado.
5. Contraste entre la infracción de los Pactos Viejo y Nuevo (Heb. 10:28,29).
* * *
Preguntas:

1. ¿Qué es un sabatista?
2. ¿Cómo se usa la palabra "sábado" generalmente?
3. ¿Cuánto tiempo se interpuso entre la creación y la institución del sábado?
4. ¿A quiénes fue dado el sábado? Cítese. 5. ¿Quiénes eran los "padres" a quienes no fue dado el sábado?
6. ¿Cuándo fue dado el sábado? Cítese.
7. ¿Dónde fue notificado el sábado? Cítese.
8. Pruébese que el sábado era señal.
9. ¿Entre quiénes era señal el sábado?
10. ¿Por qué fue dado el sábado a Israel? Cítese Deut. 5:15,11. Pruébese que el sábado no fue dado a los gentiles.
12. ¿Qué distinción hacen los sabatistas entre leyes del Antiguo Testamento?
13. ¿Por qué hacen tal distinción?
14. ¿Hicieron tal distinción hombres inspirados?
15. Pruébese que la ley de Moisés y la ley de Dios son la misma ley.
16. Pruébese que "el libro de la ley de Moisés" y "el libro de la ley de Dios" son el mismo.
17. ¿En qué escribió Josué? Cítese.
18. Cítese lo que llama Cristo los dos grandes mandamientos.
19. ¿En qué parte del Antiguo Testamento se hallan estos mandamientos?
20. ¿Se hallan los grandes mandamientos en la parte que llaman los sabatistas la ley de Dios?
21. ¿Quién es hecho el dador de los grandes mandamientos por los sabatistas?
22. ¿Qué descansa sobre estos mandamientos?
23. Preséntese evidencia de que "la ley" no siempre significa los Diez Mandamientos.
24. "A qué llaman los sabatistas la ley moral?
25. "Son los Diez Mandamientos una perfecta ley moral? ¿Por qué?
26. Dénse algunos mandamientos en la ley de Moisés que no son ceremoniales.
27. ¿Cuántos de los Diez Mandamientos son positivos? Nómbrense.
28. ¿Cuál de los Diez Mandamientos requiere a uno que ayude a su prójimo?
29. Dése el pasaje y cite dónde dice que los Diez Mandamientos son el pacto.
30. ¿Cuánto tiempo estuvo Moisés en el Monte de Sinaí?
31. ¿Dónde hizo Dios este pacto con Israel?
32. Si hay diferencia, ¿Cuál es la diferencia entre Horeb y Sinaí?
33. ¿Cuánto tiempo se interpuso entre la salida de Egipto y el arribo a Sinaí?
34. Cítese la profecía concerniente al Nuevo Pacto. ¿Dónde se halla?
35. "De cuál pacto tomó el lugar el Nuevo Pacto?
36. Nómbrense algunas cosas que habían de ser perpetuas aparte del sábado.
37. ¿Cuándo quebrantó el pacto el pueblo? Cítese el pasaje.
38. ¿Cuándo quebrantó Dios el pacto? Cítese el pasaje.
39. ¿En cuál ley se halla la pena por violar el sábado?
40. ¿Cuál fue la naturaleza del descanso en día del sábado?
41. ¿Qué les fue prohibido hacer en día del sábado?
42. ¿Cuáles sacrificios pertenecían a cada sábado? Dése el pasaje y cítese.
43. ¿Hay sábado que observar hoy? Si sí, ¿Cuál sacrificio pertenece a él? Cítese.
44. ¿Cuál es el castigo por la violación del sábado?
45. ¿Cuál ley fue violada cuando circuncidaron en día del sábado? Cítese.
46. ¿Es más importante la vida de un animal que la observancia de la ley del sábado?
47. ¿Dijo Cristo que no pasaría la ley? Cítese el pasaje.
48. ¿Cuándo fue cumplida la ley?
49. Demuéstrese que la vida no era por la ley. Cítese el pasaje.
50. Pruébese que los cristianos no están bajo la ley. Cítese el pasaje.

* * *