Lección #2

EL CONTENIDO DE LA BIBLIA

   La lección anterior nos mostró que la Biblia es la palabra inspirada de Dios. Esta lección introduce al lector al contenido general de la Biblia. Nos señala: (1) su división literaria y (2) su división en períodos de tiempo.

 

LA DIVISION LITERARIA

   La Biblia, aunque compuesta de varios libros, es un solo libro. El libro que nosotros llamamos la Biblia es realmente una biblioteca de sesenta y seis libros, escritos por aproximadamente cuarenta hombres diferentes. Sin embargo, en realidad estos sesenta y seis libros son uno solo. Pero, nos preguntamos: ¿por qué? Porque el contenido de la Biblia fue inspirado por una sola persona, Dios, y el libro tiene un solo tema céntrico, que es: "salvación para el hombre pecador".

La Biblia tiene dos divisiones literarias principales. Ellas son: (1) El Antiguo Testamento y (2) El Nuevo Testamento. La palabra "testamento" significa un pacto o un convenio. Los dos testamentos de la Biblia tienen como propósito el explicar la historia de la relación entre Dios y el hombre.

 

EL ANTIGUO TESTAMENTO

   El Antiguo Testamento consta de treinta y nueve libros y contiene el pacto o voluntad de Dios para con la nación judía (Deut. 5:1-3). Estos libros se dividen en cinco divisiones mayores: ley (5), historia (12), poesía (5), profetas mayores (5) y profetas menores (12).

 

Ahora vamos a repasar cada división.

 

LEY

   Los cinco primeros libros de la Biblia se llaman los "libros de la ley", porque contienen la ley de Dios dada a Moisés para el pueblo judío (Deut. 5:1-3). A veces estos cinco libros son llamados la ley de Moisés"; otras se les llaman "la ley de Jehová" (Josué 23-6-8; 2 Crón. 31:3). Génesis, que significa "principio", relata la creación del mundo y también el principio de la nación judía, por medio de la cual nacería Jesucristo. Éxodo cuenta de la salida de los israelitas de la esclavitud egipcia, y también nos refiere como ellos recibieron la ley de Dios por medio de su guía, Moisés. Levítico contiene la ley de Dios para los levitas, la tribu de Israel de la cual eran elegidos los sacerdotes. Números presenta la historia de Israel mientras ellos andaban errantes por cuarenta años en el desierto, y nos informa del censo que se hizo del pueblo. Deuteronomio, cuyo nombre significa "segunda proclamación de la ley", se compone de los últimos discursos de Moisés, en los cuales él repite la ley y exhorta al pueblo para que la obedezcan.

 

HISTORIA

   Estos doce libros relatan 900 años de la historia del pueblo judío. El libro de Josué nos dice cómo Josué, después de la muerte de Moisés, dirigió a Israel para conquistar las naciones de Canaán (Palestina) y poseer la tierra prometida. Jueces y Rut nos relatan como Dios gobernó a los israelitas por medio de jueces. 1 y 2 Samuel, 1 y 2 Reyes, y 1 y 2 Crónicas enseñan la historia del pueblo judío desde el tiempo en que ellos se constituyeron en un reino, hasta el tiempo en el cual este reino fue dividido, cayendo finalmente en el cautiverio asirio y babilónico. Los libros de Esdras, Nehemías y Ester nos cuentan de la vida de los judíos mientras estaban en el exilio en Babilonia. Asimismo, nos dicen cómo ellos más tarde regresaron a Palestina y reedificaron Jerusalén y el templo de Dios.

 

POESIA

   Los cinco libros de poesía judía son en primer lugar libros de devoción y sabiduría. En ellos se encuentran varias profecías acerca de Cristo. Job es la descripción del sufrimiento de un hombre fiel a Dios, que vivió en los días de Abraham. Salmos es un himnario y libro devocional de la antigua nación judía. Proverbios, Eclesiastés, y Cantar de los Cantares de Salomón contienen la sabiduría, dichos y aventuras de Salomón, tercer rey de Judá.

 

PROFECIA

   Durante los años desde más o menos 900 hasta 350 antes de Cristo los profetas del Antiguo Testamento amonestaron a los judíos para que se arrepintieran de su pecado. También pronosticaron eventos importantes, especialmente de la venida de Jesús y de su reino. Las frases "profetas mayores" y "profetas menores", que aparecen en el diagrama de los libros del Antiguo Testamento, no se refieren a la importancia de los libros, sino a su tamaño relativo. Los profetas "mayores" simplemente escribieron más que los profetas "menores".

 

EL NUEVO TESTAMENTO

   El Nuevo Testamento es el título de la segunda división principal de la Biblia. Sus veinte y siete libros contienen el Nuevo Pacto que Dios hizo por medio de Cristo con todo hombre (Mat. 28:18-20). El contenido del Nuevo Testamento trata primordialmente de la venida de Cristo para salvar al hombre pecador, del establecimiento de su iglesia y de la revelación de su divina voluntad a la humanidad. Estos libros también se dividen en cinco divisiones mayores:

 

LAS DIVISIONES DEL NUEVO TESTAMENTO

   Al igual que el viejo, el Nuevo Testamento también tiene cinco divisiones: los evangelios (4), la historia de la iglesia (1), las epístolas de Pablo (13), epístolas generales (8) y Profecía (1).

 

VIDA DE CRISTO

   Los cuatro libros de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, comúnmente llamados evangelios, relatan la vida de Cristo; nos cuentan de su nacimiento, enseñanza, ministerio, juicio, crucifixión, sepultura y resurrección. También presentan las instrucciones que Jesús dio a sus apóstoles respecto a su futuro trabajo. Estos libros fueron escritos principalmente "para que creáis que Jesús es el Cristo, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre" (Juan 20:30, 31).

 

HISTORIA DE LA IGLESIA PRIMITIVA

   El libro llamado Hechos de los Apóstoles habla del establecimiento, organización y desarrollo de la iglesia que Cristo prometió edificar (Mat. 16:18). El libro de Hechos en particular muestra el medio por el cual la gente fue salvada y añadida a la iglesia del Señor.

 

EPISTOLAS DE PABLO

   Estas trece epístolas o cartas fueron escritas por el apóstol Pablo a varios individuos y congregaciones de la iglesia. Contienen instrucciones sobre la organización, trabajo, doctrina y vida en la iglesia.

 

EPISTOLAS GENERALES

   Otros autores, incluyendo a Pedro, Juan, Santiago y Judas escribieron otras siete cartas a varias congregaciones de la iglesia. Contienen enseñanzas de igual carácter que las de las epístolas de Pablo.

 

PROFECIA

   El apóstol Juan escribió el libro de Apocalipsis, que presenta varias visiones de acontecimientos que habrían de ocurrir en el futuro. Este libro, eminentemente simbólico, contiene numerosas figuras que requieren un estudio muy cuidadoso.

 

DIVISIONES EN PERIODOS

   Habiendo estudiado las divisiones literarias de la Biblia, observe ahora las tres épocas principales de su historia: (1) La Era Patriarcal, (2) La Era Judaica o Mosaica y (3) La Era Cristiana. Cada época se nombra por aquellos a los cuales Dios reveló su voluntad.

 

LA ERA PATRIARCAL

   En esta era, que comenzó con la creación, Dios se reveló a Sí Mismo a los padres de familia, conocidos como patriarcas. Debido a esto, la época se conoce como la "Era Patriarcal". El primer libro de la Biblia, Génesis, presenta esta era. (Para un breve resumen de esta era y la Mosaica, lea el capitulo siete de Hechos).

En la Era Patriarcal están incluidos eventos tan importantes como la creación del mundo (Gén. 1), la destrucción del mundo por el diluvio (Gén. 6), la introducción de varios idiomas en la tierra (Gén. 11) y muchos más. Estos eventos acentúan la importancia de una obediencia exacta de los mandamientos de Dios. Los obedientes fueron ricamente bendecidos. Los desobedientes fueron severamente castigados. Durante la Era Patriarcal, la humanidad se volvió inicua en extremo. Sin embargo, Dios dio un vislumbre pasajero de un Salvador, quien más tarde vencerla a Satanás y al pecado (Gén. 3:15).

   Después, Dios hizo una promesa triple a un hombre pío Abraham, de que sus descendientes había de (1) hacerse una gran nación, (2) recibir una tierra y (3) bendecir todas las naciones de la tierra (Gén. 12:1-3; 22:17, 18)." El hijo de Abraham, llamado, Isaac, tuvo un hijo llamado Jacob o Israel. Israel tuvo doce hijos, cuyos descendientes formaron las doce tribus de Israel. Así comenzó la nación judía, también llamada "los hijos de Israel" y "los israelitas".

   El hambre forzó al pueblo israelita a trasladarse hacia Egipto (Gén. 45, 46), donde paulatinamente los egipcios los convirtieron en esclavos (Éxodo 1:7-11). Al fin, Dios eligió a Moisés para libertarlos y guiarlos a la tierra de Canaán (Éxodo 3:1-10), donde llegaron a ser una gran nación, en cumplimiento de las primeras dos partes de la promesa de Dios dada a Abraham (Josué 21:43-45).

La tercera parte de la promesa, de que todas las naciones de la tierra serían benditas por medio de la familia de Abraham, fue cumplida cuando Cristo vino al mundo. Jesucristo, un descendiente de Abraham, murió por toda la humanidad, haciendo posible la salvación para cada persona de toda nación (Gál. 3:13, 14, 16, 19, 24-29).

 

LA ERA JUDAICA 0 MOSAICA

   La Era Judaica cubre un período de aproximadamente 1.500 años, desde el tiempo de Moisés hasta la muerte de Jesús en la cruz. Con la excepción del libro de Génesis, esta era incluye todos los libros del Antiguo Testamento y también la vida de Cristo, que se narra en la primera parte del Nuevo Testamento. El Antiguo Pacto está en particular dirigido al pueblo judío (Deut. 4:8; 5:1-3), y es por eso que esta era se llama la Era Judaica.

   Después que Moisés libertó al pueblo israelita de la esclavitud egipcia, Dios le dio su ley en el Monte Sinaí (Éxodo 20-31). Esta ley sirvió para gobernar al pueblo tanto religiosa como políticamente. El fundamento de esta ley, los "Diez Mandamientos", fue grabado en dos piedras (Deut. 5:1-22). Los Diez Mandamientos y las demás leyes morales, ceremoniales y civiles formaron un solo pacto o ley (Lev. 24:22; Josué 1:7, 8). Los judíos fueron castigados severamente cuando desobedecían cualquier parte de la ley. La muerte era la sentencia por los pecados tales como: el adulterio (Deut. 22:22-24), no guardar el día de reposo (Núm. 15-32-36) y alterar la ley de Dios tocante a la adoración (Lev. 10:1 , 2) La ley sirvió para preparar a la gente para la venida de Cristo (Gál. 3:24, 25).

   Después de haber estado gobernados por 450 años por los jueces, los judíos rogaron por un rey, y al fin Dios les dio lo que pidieron. Bajo los reyes Saúl, David y Salomón, el pueblo de Israel avanzó en poder, riqueza y gloria. La nación recibió todas estas bendiciones porque ellos eran fieles a Dios (1 Rey. 3, 4).

   Las diez tribus al norte eran llamadas "Israel", y las tribus al sur eran llamadas "Judá". Dios permitió que Israel y Judá fueran llevadas al cautiverio varias veces a causa de su desobediencia de los mandatos divinos (2 Rey. 17; 24:10-17; 2 Crón. 36:17-21). Al fin, las diez tribus de Israel fueron tan esparcidas por el mundo que llegaron a perder su identidad como nación. Solamente Judá mantuvo su identidad. Y ¿por qué? Porque Dios había prometido a David que uno de sus descendientes permanecería en su trono para siempre. Cristo, el Mesías, vino por el linaje de Judá, y en particular por David (Hech. 13.22, 23), para reinar eternamente.

   La obra de los profetas aumentó conforme se acercaba el tiempo de la venida del Salvador. Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel y otros profetas amonestaron al pueblo para que fuera fiel a Dios, y profetizaban la venida de Cristo. Muchas de estas profecías fueron mencionadas en la primera lección de este estudio.

Antes del fin de la Era Judaica, Jeremías profetizó que en los últimos días Dios reemplazaría el Antiguo Pacto con un Nuevo Pacto, mejor y distinto (Jer. 31:31-34). La venida del Mesías y el nuevo pacto son temas sobresalientes en todas las profecías. Verdaderamente, toda la Era Judaica fue una constante preparación para la nueva y mejor era que vendría.

 

LA ERA CRISTIANA

   Cuando vino el cumplimiento del tiempo Dios comenzó la nueva era enviando a su hijo, Jesucristo (Gál. 4:4, 5; Efe. 1:9, 10). Estudiaremos en lecciones venideras más acerca de la obra de Jesús y cómo cumplió el propósito de Dios. Por el momento basta notar que, por su enseñanza, su vida, su muerte, su resurrección y su ascensión a la diestra del Padre Celestial, Cristo se hizo "el mediador del nuevo pacto" y comenzó la nueva era profetizada por Jeremías (Heb. 8:6-13; 9:15).

 

EL FIN DEL ANTIGUO TESTAMENTO

   En realidad, la Era Judaica y la Era Cristiana se unen en la vida de Cristo. El es el fin de una y el principio de la otra. Jesús nació judío y vivió bajo o la ley de Moisés (Gál. 4:4, 5), pero El vino a introducir un nuevo pacto (Heb. 9:15).

   Dios nunca pensó hacer del antiguo pacto una ley permanente. Si hubiera sido así, Jeremías no hubiera profetizado un nuevo pacto (Heb. 8:6-9). El primero era solamente una "sombra de las buenas cosas venideras (Heb. 10:1), y un ayo para traernos a Cristo" (Gál. 3:24) . "Pero venida la fe ya no estamos bajo ayo" (Gál. 3:25) y por eso, ya no estamos bajo la ley del Antiguo Testamento.

   Cristo tenía que morir para instituir su Nuevo Testamento o Pacto, tal como hoy en día uno tiene que morir antes de que su última voluntad o testamento esté legalmente en efecto (Heb. 9:15-17). Pero la muerte de Cristo no solamente instituyó su Nuevo   Testamento, sino que también quitó el Antiguo Testamento, o sea, la ley de Moisés. Cuando Cristo murió, El anuló y abolió la "ley de los mandamientos expresados en ordenanzas" y "la quitó de en medio, clavándola en la Cruz" (Efe. 2:14, 15; Col. 2:14).

   Por esto, los cristianos no están obligados a guardar el sábado, es decir, el séptimo día, como día de reposo (Éxodo 20:10). Tampoco celebran las lunas nuevas, los días de fiesta y otras observaciones de la ley antigua (Col. 2:16). Pablo dice que los que enseñan la necesidad de guardar una parte de la ley están obligados a guardar toda la ley, y que haciendo esto, están desligados de Cristo y caídos de la gracia de Dios (Gál. 5:3, 4). Así que, uno que manda que guardemos el sábado debe mandar también la circuncisión, el sacrificio de animales y lo demás de la ley de Moisés. Pero la muerte de  Jesús ha quitado toda la obligación y propósito de guardar la antigua ley. Su cruz es la frontera entre la Era Judaica y la Era Cristiana. No obstante, el Antiguo Testamento todavía tiene valor como la palabra de Dios y se debe estudiar para ejemplo y admonición (Rom. 15:4; 1 Cor. 10:11).

 

LA LEY DEL NUEVO TESTAMENTO

   Aunque no estamos obligados a guardar la ley de Moisés en la Era Cristiana, esto no nos da la libertad de robar, matar ni cometer el adulterio. Estos principios de la moralidad se enseñan aún más explícitamente en el Nuevo Testamento (Mat. 5:21, 22, 27, 28; Gál. 5:19-21). En efecto, todos los diez mandamientos menos el del sábado han sido incorporados en el Nuevo Pacto.

   La iglesia del primer siglo, bajo la dirección de los apóstoles y el Espíritu Santo, se reunía para la adoración e instrucción el primer día de la semana; o sea el día domingo, no el sábado, el séptimo día (Hech. 20:7; 1 Cor. 16:1, 2).

   Así es que nosotros que vivimos en la Era Cristiana debemos dar nuestra lealtad y obediencia a Cristo y a su voluntad que se revela en el Nuevo Testamento. El escritor del libro de Hebreos nos advierte que la desobediencia premeditada o voluntaria al Nuevo Pacto de Cristo será castigada más severamente que la desobediencia de la antigua ley (Heb. 10:26-31). Cristo es "el autor de eterna salvación a todos los que le obedecen (Heb. 5:9). '"La ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo" (Juan 1:17). Por esto, tenemos que seguir al Nuevo  Testamento para conocer y hacer la voluntad de Dios para nosotros hoy en día.

Cristo reveló su Nuevo Pacto por medio de la enseñanza de los apóstoles. El prometió enviarles el Espíritu Santo para recordarles todo lo que El les había dicho en la tierra y para guiarlos a toda la verdad (Juan 14:26; 16:13).

   Cincuenta días después de la muerte de Jesús, el día de la fiesta judía de "Pentecostés", el Espíritu Santo descendió sobre los apóstoles y ellos comenzaron a predicar la voluntad de Cristo (Luc. 24:45-49; Hech. 1:8; 21-47). Las personas que obedecieron los mandamientos de Cristo recibieron el perdón de todos sus pecados y fueron añadidas a la iglesia, o el reino de Cristo (Hech. 2:47; Col. 1:13), y de esta forma la iglesia se extendió por toda la tierra.

La iglesia ha de perdurar por toda la Era Cristiana (Efe. 3:21). Esta época ha durado por un período de más de 1.900 años y continuará hasta que Cristo venga por segunda vez (Heb. 9:24-28).

 

Cuestionario

Nota: es necesario contestar 17 preguntas correctamente para poder pasar a la próxima lección.

Subraye la o las respuestas que crea son correctas:

       1.   La Biblia es una biblioteca de ¿cuántos libros?   a) 27    b) 39 –  c)  66

2.      La Biblia es un solo libro porque: a) La escribió un solo hombre.  b) La tradujo una sola persona. c)  Un solo ser divino.  d) Dios la inspiró, y porque tiene un tema central.

3.      Las dos principales divisiones literarias de la Biblia son:  a) Salmos y Evangelios.  b)  Profetas y Epístolas. c) Antiguo Testamento y  Nuevo Testamento.

4.      La palabra "testamento" quiere decir:  a) Convenio, pacto o voluntad.  b) Libro

     encuadernado.  c) Libro de ideas religiosas.

5.  ¿Cuántos libros tiene el Antiguo Testamento?   a) 27--  c) 39--  d) 66.

6.      ¿Para con quiénes contiene el Antiguo Testamento el convenio de Dios?: a) La nación judía.  b) La iglesia del Señor.  c) Todas las naciones.

7.      El libro de Génesis contiene: a) Los Diez Mandamientos.  b) La vida de Cristo.  c) El principio del mundo, del hombre y del pueblo escogido de Dios. d) Los judíos.

8.      Los doce libros de historia en el Antiguo Testamento relatan la historia de los judíos: a) Durante la época de Moisés.  b) Desde que entraron en Canaán hasta su cautividad y regreso a Palestina.  c) Desde Moisés hasta Jesús.

9.      Los profetas mayores y menores profetizaron de:  a) Moisés.  b) Jesús. c) Pedro.

10.  ¿Cuántos libros tiene el Nuevo Testamento?:    a) 27.   b) 39.    c) 66.

11.  El Nuevo Testamento fue escrito:   a) Para la nación judía.  b) Sólo para los romanos.  c) Para todas las naciones del mundo.

12.  Los cuatro evangelios primeramente muestran: a) La vida de Cristo.
      b) Las enseñanzas de los apóstoles.  C) La historia de la iglesia.

13.  ¿Qué libro del Nuevo Testamento nos dice del desarrollo de la iglesia primitiva y cómo la gente fue salva y añadida a la iglesia?:  a) 1 Corintios.  B) Efesios.  c) Hechos de los Apóstoles.

14.  Las epístolas de Pablo y las demás epístolas presentan en primer lugar:  a) La vida de los apóstoles.  b) La vida de Cristo.   c) Instrucciones para el trabajo, la organización y la vida de la iglesia.

15.  Las tres eras principales de la Biblia son:  a) La Antigua, la Nueva y la Futura.
b) La Patriarcal, la Judaica y la Cristiana.  c) La Egipcia, la Palestina y la Romana.

16.  El período desde la creación hasta Moisés:  a) La Era Patriarcal. b) La Era Abraham.  c) La Era Judaica

17.  El libro del Antiguo Testamento que cubre toda la Era Patriarcal: a) 1 Reyes. b) Génesis .  c) Jueces.

18.  El patriarca a quien Dios dijo primeramente: "Serán benditas en ti todas las  familias de la tierra." :   a) Judá.  b) Jacob.  c) Abraham.

19.  Los 1.500 años desde Moisés hasta la muerte de Jesús: a) La Era Cambriana.      b) La Era Judaica.  c) La Era Cristiana.

20.  El patriarca quien era padre de los 12 hijos de Israel:  a) Jacob.  b) David. c) Moisés

21.  La nación de la cual Cristo descendió:  a) La nación Palestina.    b) La nación judía.    c) La nación de Canaán.

22.  La tribu judía de quien Jesús descendió:   a) Judá.   b) Leví.    c) Moisés.

23.  Un rey judío de quien Jesús descendió:  a) Absalón.    b) David.   c) Nabucodonosor.

24.  El grupo de hombres que especialmente señalaron la venida de Cristo. a) los ángeles.    b) Los profetas.     C) Los hijos de Leví.    d) Los sacerdotes.

25.  La razón por la cual Nadab y Abiú fueron castigados con fuego del cielo (Levítico 10:1, 2): a) Ofrecieron fuego extraño.   b) cometieron adulterio.   c) robaron el oro del tabernáculo.

26.  La promesa de Dios a Abraham de que todas las naciones serían bendecidas por medio de él, fue cumplida en:  a) María, la madre de Jesús.    b) Pedro, el apóstol.    c) Jesucristo.

27.  Jeremías profetizó que en los últimos días Dios reemplazaría al Antiguo Testamento con: Un pacto más viejo.    Un nuevo pacto.    Un pacto inferior.

28.  Dios comenzó la nueva era por medio de:  a) Juan el bautista.    b) Jesucristo.     c) El apóstol Pedro.

29.  La profecía acerca del Nuevo Pacto hecho por Jeremías fue cumplida:  a) En el Nuevo Testamento de Cristo.  b) En los Diez Mandamientos.  c) En la continuación del Antiguo Testamento.

30.  Comparada con la ley del Nuevo Testamento, la ley del Antiguo Testamento fue:  a) Superior.   b) De igual obligación para nosotros hoy.  c) Una ley limitada y una sombra temporera.

31.  Uno de los propósitos principales de la ley del Antiguo Testamento fue:      a) Confundir a aquellos que lo leen.  b) Actuar como ley perpetua para todas las naciones. c) Traer al pueblo a Cristo.

32.  Para que el Nuevo Testamento de Cristo llegara a tener efecto, El tuvo que:  a) Sólo haber nacido. b) Morir.  c) Solamente enseñar.

33.  Cuando Cristo murió en la cruz, el Antiguo Pacto (o ley) de los mandamientos expresados en ordenanzas fue:  a) Clavado en la cruz en su totalidad y quitado como pacto obligatorio.  b) Parcialmente clavado en la cruz.  c) Siempre guardado como pacto obligatorio.

34.  En nuestros días los cristianos:  a) Deben guardar el sábado, las nuevas lunas, etc.      b) Obedecen a Cristo cuando ellos observan el sábado, las nuevas lunas, etc. c) No están obligados, ni deben guardar el sábado, las nuevas lunas, etc.

35.   ¿Cuáles de los Diez Mandamientos están incluidos en la ley del Nuevo Testamento?:  a) Todos menos la ley del sábado.    b) Ninguno.    c)Todos.

36.  La iglesia del primer siglo se congregaba para adorar a Dios:  a) Los sábados, (el séptimo día de la semana). b) Los domingos, (el primer día de la semana).

37.  La voluntad o ley de Cristo para los cristianos se encuentra en:  a) Los Diez Mandamientos. c) El Antiguo Testamento. c) El Nuevo Testamento.

38.  Aquellos que deliberadamente violan la ley de Cristo tendrán que ser  castigados:  a) Nunca. b) Más fuertemente que los transgresores de la ley antigua.      c) Menos que los transgresores de la ley antigua.

39.  La Era Cristiana durará hasta que:  a) Todos sean cristianos.  b) Todos estén listos.   c) Cristo venga otra vez.

 

 

NOTA: Recuerde enviarme el cuestionario para su calificación.  Henrycis52@yahoo.com