“HONROSO SEA EN TODOS EL MATRIMONIO”

 Hebreos 13:4

 

 

 

 

I. “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla…” (Génesis 1:28).

A.   “He aquí herencia de Jehová son los hijos cose de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, son los hijos habidos en la juventud” (Salmo 127:3-4).

B.  “Tu mujer ser como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; tus hijos como plan tas de olivo alrededor de tu mesa” (Salmo 128: 3).

C.  Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancille; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios” (Hebreos 13:4).

 

II. La formación de un hogar nos prepara pare un servicio más amplio en Cristo.

A.   Requisitos domésticos para un obispo:

1.   “Pero es necesario que el obispo sea... marido de una sola mujer…” (1ª  Timoteo 3:2).

2.   “…que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿Cómo cuidará de la iglesia de Dios?...” (1ª  Timoteo 3:4)

3.   Es necesario que “… tenga hijos creyentes que no sean acusados de disolución ni de rebeldía” (Tito 1:6).

B.  Requisitos domésticos para las diáconos: “Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y su casa” (1ª  Timoteo 3:12).

C.  Requisitos domésticos de la viuda enlistada: “Sea puesta en la lista solo la viuda que haya sido espose de un solo marido… si ha criado hijos…” (1ª  Timoteo 5:3, 9,10).

D.  “Quiero pues que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen su case; que no den al adversario ninguna ocasión de maledicencia” (1ª  Timoteo 5:11-14).

E.   El respeto y consideración que merece el hogar:

1.   “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a las viudas y a los huérfanos en sus tribulaciones…” (Santiago 1:27).

2.   “A ninguna viuda ni huérfano afligiréis” (Éxodo 22:22).

3.   Dios es “… el amparo del huérfano” (Salmo 10:14).

 

III. El matrimonio es una bendición.

A.   Vale mucho una buena esposa:

1.   “El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová” (Proverbios 18:22).

2.   “La casa y las riquezas son herencia de los padres; mas de Jehová la mujer prudente” (Proverbios 19:14).

B.  Dios ha dado el matrimonio para la satisfacción de ambos cónyuges:

1.   “… a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su mujer, y cada una tenga su marido. El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y así mismo la mujer con el marido” (1ª  Corintios 7:25).

2.   “Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo; pero si no tienen don de continencia, cásense…” (1ª Corintios 7:8-9).