“COMO LUMINPRES EN EL MUNDO”

Filipenses 2:15

 

 

 

 

I. “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder” (Mateo 5:14).

A.   “Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa”. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:15-16).

B.  “Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra da vida…” (Filipenses 2:12-16).

C.  “Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz… comprobando lo que es agradable al Señor” (Efesios 5:8-10).

1.   Dios nos ha llamado “… de las tinieblas a su luz admirable” (1ª  Pedro 2:9).

2.   “Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos dele noche ni de las tinieblas…” Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo” (1ª  Tas. 5:4-10).

II. “…santificad a Dios el Señor en vuestros Corazones… (1ª  Pedro. 3:13-15)

A.   “… estad siempre preparados para presenta defensa con mansedumbre y reverencie ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros cormo de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo” (1ª  Pedro 3: 15,16).

B.  “Absteneos de toda especie de mal” (1ª  Tesalonicenses 5:22).

1.   “Amados, yo os ruego… que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma…” (1ª  Pedro 2:11).

2.   “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo” (1ª  Juan 2:15).

 

III. “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca” (Filipenses 4:4-5).

A.   “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego...” (Fil. 4:6).

B.  “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios…” (1ª  Tes. 5:16-18).

 

IV. “Tampoco queremos, hermanos, que… os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza” (1ª  Tesalonicenses 4:13).

A.   “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús e los que durmieron en él… Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” (1ª  Tesalonicenses 4:13-18).

B.  “Sorbida es la muerta en victoria… Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1ª  Corintios 15:50-57).

C.  “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados…” (Colosenses 3:l-4).