“UNA SOLA CARNE”

Mateo 19:6

 

 

 

I. “No es bueno que el hombre esté salo; le haré ayude idónea para él” (Génesis. 2:18).

A.   No se trata únicamente de estar solo, sino de estar incompleto.

1.   El hombre está incompleto biológicamente, pues no puede reproducirse solo. (Génesis 1:27,28).

2.   Esta incompleto socialmente, pues estando solo, no puede servir en el sentido completo (Génesis 18:1-6; 2ª  Reyes 4:811; 1ª  Timoteo 3:2).

 

II. “Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre” (Génesis 2:18, 20, 22, 23).

A.   Dios hizo a la mujer para ser complemento del hombre (Génesis 2:2,22; Prov. 18:22; 19: 14).

1.   “… y serán una sola carne” (Génesis 2:24; Efesios 5:31).

2.   “Así que no son ya más dos, sino una sola carne” (Mateo 19:6; Marcos 10:7-8)

3.   “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos# (Efesios 5:28,29).

B.  Dios quiso que los dos fueran una sola carne, con el fin de.

1.   Criar a los hijos (Génesis 4:1, 2, 25; Rut 4:13-17; Lucas 1:8-14,57; 1ª  Timoteo 5:9-10).

a.    “Y vosotros, padres… criadlos en discipline y amonestación del Señor... (Efesios 6:1.).

b.   Las mujeres jóvenes deben “… ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa…” (Tito 2:4-5).

c.    “Quiero, pues que las viudas se casen, críen hijos, gobiernen su casa" (1ª  Timoteo 5:14).

2.   Honrar a Dios mediante el servicio.

a.    “… para que la palabra de Dios no sea blasfemada” (Tito 2:5).

b.   “Pero es necesario que el obispo sea marido de una sola mujer. hospedador… que gobierne bien su casa.  .“ (1ª  Timoteo 3:2-4; Tito 1: 6).

c.    “Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus cases” (1ª  Timoteo 3:12).

3.   Sobrellevar le tristeza y la adversidad y compartir el gozo y la prosperidad (Prov. 31:11,12, 23, 28—29; Hechos 18:2-3, 24-26).

C.  Los dos, ya como una sola carne son inter dependientes.

1.   “…cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido” (1ª  Corintios 7:2)

a.    “El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y así mismo la mujer con el marido” (1ª  Corintios 7:3).

b.   “No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento. . .“ (1ª Corintios 7: 4,5).

2.   “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor” (Efesios 5:22)