*   LA CONCIENCIA, ¿ES UNA GUIA SEGURA?<

 

INTRODUCCION:

A.     A menudo oímos expresiones como:  “Deje que su conciencia le guíe”. Existe una creencia común que en la religión, siempre y cuando uno viva siempre de acuerdo a los dictados de su conciencia, todo estará bien.

B.     La pregunta es: ¿Podemos dejar que nuestra conciencia nos guíe?  La respuesta es SI y NO.

 

I:- LA CONCIENCIA POR SÍ SÓLA NO ES GUIA SEGURA EN ASUNTOS RELIGIOSOS.

A.     La Biblia establece claramente que la conciencia no es una guía segura en religión. (Hechos 26:1b; 26:9; 2 Timoteo 1:3). Aunque la conciencia de Pablo siempre aprobó sus acciones, antes de que se convirtiera en cristiano hizo muchas cosas que no eran agradables ante Dios – incluyendo el de rechazar a Jesús, el perseguir a los cristianos y el matar a hombres y mujeres inocentes.  (Hechos 26:10-11).

B.     Pablo reconoció su error. (1 Timoteo 1:15; 1 Cor. 4.4) Esto es lo que Pablo dijo a los Corintos: “Aunque mi conciencia no me condena, ello no significa que estoy bien; sólo Dios puede decidir si estoy bien o no”.

C.    La gente puede estar honestamente errada y sinceramente equivocada (Prov. 14:12; 16:25). Es posible creer en una mentira, y aún así estar perdido (2 Tes. 2:10-12. Sólo la verdad salva. (Juan 8:32).

D.    En la vida práctica. En los viajes, cuantas veces creímos estar en la ruta correcta, y con pesar tuvimos que reconocer que estábamos equivocados. Negocios, la medicina, matrimonios. etc.

E.     ¿Por qué la conciencia no  puede ser una guía segura? La razón primordial es que la conciencia es limitada por el conocimiento del que dispone. Cada individuo viene equipado con una conciencia; lo que la conciencia de uno juzga correcto o erróneo depende de lo que  se le haya enseñado. Por ejemplo: Los que adoran ídolos sus conciencias no les condenan porque recibieron la enseñanza errada de que esto era correcto.

1.     Un ejemplo: Cuando los británicos tomaron la India como parte de su imperio, ellos pensaron que había costumbres por largo tiempo practicadas que debían ser quitadas. Una de ellas era la costumbre de quemar a la viuda del difunto en la pira funeraria. Los Británicos promulgaron una ley prohibiendo tal práctica. Un líder religioso hindú vino ante un oficial y objetó con las siguientes palabras: “Nuestras conciencias nos dicen que la viuda debe ser quemada”. El oficial respondió “¡ Y nuestras conciencias nos dicen que si usted lo hace, lo colgaremos!”.

F.     Nótese la definición de conciencias “fuerte” y “Débil” ( 1 Cor. 8-10; Rom. 14-15). Las personas con una conciencia fuerte (Romanos 15:1) era la que tenía el conocimiento correcto acerca del comer carne que había sido sacrificada a los ídolos.

1.     (1 Cor. 8:4,10-11) “... la conciencia de aquel que es débil ¿No será estimulado a comer lo sacrificado a los ídolos?.

2.     Por otro lado, el de conciencia “débil” (Romanos 15:1) no tenía el conocimiento. “No en todos hay este conocimiento... (1 Corintios 8:7).

3.     Alguien ha dicho que la conciencia se adhiere a la norma más alta que una persona conoce. El conocimiento maduro (o sea, un conocimiento de la palabra de Dios) le permite a uno discernir entre el bien y el mal (Hebreos 5:13-14).

4.     Por consiguiente, la pregunta importante no es ¿Qué es lo que mi conciencia me dice que es lo correcto?, sino, ¿Qué es lo que dice la palabra de Dios que es lo correcto? (2 Cor. 10:18). “La conciencia es una guía segura sólo en la medida en que ella es guiada por la palabra de Dios”.

 

II:- LA LAMPARA DEL CUERPO.

A.     (Mateo 6:22-23). Jesús usó la palabra “ojo” para referirse a la capacidad para discernir cuestiones espirituales. Si el cuerpo físico está vendado, el cuerpo está lleno de oscuridad. Así también, si la capacidad para discernir entre lo bueno y lo malo se destruye, entonces tal persona está condenado a la oscuridad espiritual.

B.     Cuando la persona ignora su conciencia, esta se corrompe ( (Tito 1:15). Se cauteriza (1Tim. 4:2). Compárela con una ventana tan sucia que ya no puede cumplir su propósito.

C.    A Través de la mala información y el mal uso, el sistema de juicio de la conciencia se puede trastornar. (Isaías 5:20; Fil. 3:19). Estas referencias al abuso de la conciencia preocupa y aclara que la conciencia no puede por sí misma ser una guía segura en religión.

 

III:- NO DEBEMOS IGNORAR LOS DICTADOS DE LA CONCIENCIA.

A.     Hemos notado que la conciencia por sí misma no es una guía segura en la religión, podríamos llegar a la conclusión de que la conciencia no es importante pero nada más lejos de la verdad. (Rom.14:14,23)

B.     La palabra “fe” aquí no se refiere a la fe que viene de la palabra de Dios (Rom. 10:17), sino, a lo que uno cree que es correcto y erróneo, al sistema de valores propios. Si una persona actúa contrariamente a lo que cree que es correcto o erróneo (en otras palabras, si viola su conciencia), Pablo dice que la persona peca y es condenada.

C.    ¿Por qué es pecado violar la conciencia? Porque cada vez que uno actúa en contra de su conciencia, uno hace que la misma pierda eficacia. Está destruyendo un salvaguarda dado por Dios.

1.     Si ignoramos las señales de advertencia de nuestro sistema nervioso en el sentido de apartarnos del fuego, no pasara mucho tiempo antes que nuestro sistema nervioso sea destruido ( y nosotros juntamente con el).

2.     Si un hombre acalla su conciencia, ella no estará allí cuando la necesite. ¿Qué tal si supiéramos que cada vez que pequemos, perdemos algo de la vista? ¿No alentaría esto a muchos a no pecar? Jesús quiere que sepamos que, aunque no perdamos la vista física cada vez que violamos nuestras conciencias, sí perdemos la vista espiritual.

 

CONCLUSION:

A.     en asuntos de religión, la conciencia no es una guía segura a menos que ella esté plenamente instruida por la palabra de Dios.

B.     1 Pedro 3:21. El bautismo... una aspiración a una buena conciencia ante  Dios. Usted debe oír el evangelio .

C.    La palabra de Dios dice que usted debe creer (confiar) en Jesús (Juan 3:16), arrepentirse de sus pecados (Hechos 17:30), confesar la fe que hay en su corazón (Rom. 10:9-10,17), ser bautizado (sumergido en agua) para el perdón de sus pecados (Hech. 2:38) y después perseverar en fidelidad hasta la muerte (Apoc. 2:10). Si su conciencia es iluminada, ella reconocerá que estas enseñanzas son verdaderas. Si su conciencia es eficaz, le dirá que debe hacer estas cosas. Ahora usted necesita ejercitar su conciencia por medio de hacer lo que debe hacer. ¡Deje que su conciencia le diga SI a Dios – ahora mismo!.