LA VIDA CRISTIANA

(11 Corintios 5:17)

 

 

I:  ¿QUÉ ES LA VIDA CRISTIANA?

1.    La vida cristiana es la nueva vida en Cristo. El cristiano sabe que ahora debe vivir para su Señor y agradarle en todo. Toda su actuación será siempre la actuación de un cristiano. Jesucristo ocupa ahora  el lugar central de su vida.

2.   Textos: Fil. 1:21; Gálatas 2:20

 

II:  ¿CUÁL ES EL IDEAL SUPREMO DE LA VIDA CRISTIANA?

1.    El ideal supremo de la vida cristiana es llegar a ser cada vez más semejante al Señor Jesucristo. El es nuestro ejemplo supremo, y el perfeccionamiento de nuestra salvación es que lleguemos a ser como él es. El cristiano procura imitar concientemente a Jesús.

2.   Textos:  1 Juan 3:2; Fil. 2:5; 3:12

 

III:  ¿CUÁLES SON LOS DEBERES PRINCIPALES DE LA VIDA CRISTIANA?

1.    La vigilancia y la perseverancia. Vigilar es no dormirse espiritualmente, sino estar alerta a los peligros y a las tentaciones que rodean continuamente al cristiano. En la mayoría de los casos, los cristianos caen por falta de vigilancia. El cristiano también debe perseverar en el bien y en su fidelidad al Señor.  Esto requiere de un esfuerzo inteligente. Hay algunos que empiezan en el camino de la fe, pero luego se apartan.  Algunos son fieles cristianos por muchos años, pero luego poco a poco, o aún repentinamente , desisten y se vuelven negativos cayendo así de la gracia de Dios. Lo importante es que día tras día, no importa que pase, el cristiano siga igual, y aún mejor, creciendo en el Señor.

2.   Textos:  Mateo 26:41; 1 Pedro 5:8,9; Gál. 6:9; Mat. 24:13; Lucas 9:62.

 

IV:  ¿CUÁL ES EL GRAN INCENTIVO PARA VIVIR LA VIDA CRISTIANA?

1.    La promesa y la esperanza de la segunda venida de Jesucristo. Sabemos que el Señor volverá para levantar a su pueblo amado y redimido. No nos veremos frustrados en nuestros esfuerzos. No estamos trabajando en vano. Vivimos, pues, para alcanzar una meta. Nuestra actitud como la de las cinco vírgenes sensatas o prudentes, debe ser la de esperar la venida del Esposo. Cristo llegará y nos levantará.

2.   Textos:  Mateo 24:42; 25:4,7; 1 Juan 3:2; Tito 2:13; 1 Tes. 4:16-18)

 

V:  ¿CÓMO DEBE CONSIDERAR EL CRISTIANO SU PROPIO CUERPO?

1.    Antes que un hombre se convierta a Cristo, su cuerpo es por lo general un instrumento de pecado, pero ahora en su nueva vida, el cuerpo debe ser un instrumento de justicia y santidad. El cristiano debe glorificar a Dios por medio de su cuerpo, porque este es el templo del Espíritu Santo y debe presentarlo en sacrificio vivo. En otras palabras, el cristiano ya no debe hacer con su cuerpo o por medio de el lo que quiera, sino lo que es correcto, edificante, y que de un buen testimonio del poder transformador del Evangelio.

2.   Textos:  Romanos 6:19,22; 12:1-2; 1 Corintios 6:12

 

VI:  ¿QUÉ ES LA VIDA CRISTIANA EN ESENCIA?

1.    La vida cristiana en esencia es “una negación”, lucha y disciplina. El “yo” tiene que morir y una cruz debe ocupar su lugar, o sea Cristo mismo. Pero perseverar en esto supone lucha. Cada día, en verdad, el cristiano es un soldado de Jesucristo, siempre librando una batalla a muerte contra Satanás. Nuestro anhelo constante debe ser vivir la vida que a vida eterna nos conduce. Lo normal en el cristiano es “ir en pos de Cristo”. Cristo es el guía, el Maestro, el Jefe. Es nuestro deber seguirle.

2.   Textos: Mateo 16:24-26; 1 Cor. 9:25-27; Gálatas 2:20; Efesios 6:12)

 

VII:  ¿CONTRA CUALES PECADOS DEBE EL CRISTIANO VIVIR ALERTA?

1.    El cristiano debe estar prevenido contra la pereza espiritual y enfriamiento general de su vida espiritual. Hay lo que llamamos “cristianos fríos” (tibios). Esta clase de cristianos mas bien estorban a la obra del Señor. La frialdad es una actitud de indiferencia hacia las cosas del Señor. El mayor obstáculo a la obra del Evangelio en el mundo no son los enemigos propiamente dicho, sino los mismos creyentes cuando no hacen nada positivo en pro de la causa, y más bien dan un mal testimonio. La carnalidad es el pecado de tales personas. Usted no sea un cristiano carnal, sino un cristiano espiritual.

2.   Textos:  Romanos 12:11; 1 Cor. 2:14,15; 3:1-3

 

VIII:  ¿CUÁL ES EL MINISTERIO DEL ESPIRITU SANTO EN EL CRISTIANO?

1.    El trabajo del Espíritu santo en la vida del cristiano consiste en ir formando paulatinamente la imagen de Cristo en el creyente. El Espíritu Santo ha revelado la total voluntad de Dios. Santifica y fortalece. Ayuda al creyente a entender mejor las Escrituras, santifica, aparta para que seamos vasos de honra para el servicio del Señor. Nos da poder para resistir al enemigo común de nuestras almas que es el diablo. El Espíritu Santo redarguye de pecado por medio de las Escrituras, lo impulsa a volver al camino de la obediencia por la exhortación de su palabra.

2.   Textos: Juan 16:7-11; Romanos 8:13-16; Efesios 4:30;  11 Corintios 3:18)

 

IX:  ¿QUÉ PRÁCTICAS CRISTIANAS AYUDAN  A VIVIR UNA VIDA FLORECIENTE?

1.    Leer, estudiar la Biblia y meditar en ella constantemente, vivir una vida de oración y asistir regularmente a los cultos de la iglesia. A través de la Biblia Dios habla al creyente; cuando el cristiano ora, él le habla a Dios. La vida cristiana es entonces un diálogo permanente entre el cristiano y Dios. La oración es el fuego que da calor, la Biblia la despensa que da alimento. Necesitamos la comida para estar fuertes, necesitamos el calor para mantenernos fervientes. Es una buena costumbre orara a Dios antes de comer, al acostarse para dormir y al levantarse en la mañana. La oración de fe es una arma poderosa. Nunca estamos más cerca del Señor que cuando le buscamos de rodillas en oración.  Asistir a los cultos es muy necesario. La vida secular de cada día muchas veces nos abruma sobremanera y nos seca espiritualmente, pero al asistir a la casa de oración con todos los santos, somos renovamos espiritualmente. En su casa(lugar de reunión) Dios siempre tiene un mensaje para nosotros.  Usted hermano, que inicia el camino de la fe, le invito a que no descuide ninguna de estas recomendaciones, y sentirá como crece espiritualmente. Primero hay que crecer para después poder dar.  La vida cristiana es una preciosa aventura de fe. Entre en ella con decisión y gozo. Sepa que el Señor estará siempre a su lado para inspirarle y ayudarle a que sea un varón o mujer conforme al deseo de Dios. Adelante, pues, sin volver para atrás ni un ápice. Dios le bendiga

2.   Textos: Mat. 4:4; Lucas 24:32,45; Juan 5:39; 17:17; Efesios 6:18; 1 Tes. 5:17; Sant. 5:13,15,16.

 

CONCLUSIÓN:

 

A.  Que mi Dios todopoderoso te cuide, te guarde, te aliente con su mano divina.

B.   Que el amado Jesucristo, sea por siempre tu fiel y comprensivo amigo de las mil luchas por este mundo

C.   Que el Espíritu Santo te guíe por sendas de paz y transforme tu vida gloriosamente hasta llegar a ser como  Jesús el Hijo de Dios.