RAQUEL Y LEA

(Génesis  29)

 

Introducción:

A.  Jacob huyó de se hermano Esaú.

B.  Fue rumbo a Harán en Msopotamia, llegando a las afueras donde estaban los posos de agua pregunto por Labán hermano de su mamá. Raquel, hija de Labán, en ese momento se acercaba al poso. Besó a su prima Raquel y lloro. Jacob estuvo en casa de Labán por un mes y luego acordó servirle por siete años, a cambio de recibir a Raquel por esposa.

C.  Así empieza, una de las más tiernas historias de amor de todos los tiempos. Siete años de trabajo parecieron pocos a Jacobo porque amaba a Raquel; el amor acorta el tiempo, alivia las cargas y llena el corazón cada día de alegría.

D.  Llegó el tan esperado día. Labán obrando con engaño entregó a Lea, la menos atractiva de sus hijas, para que se casara con Jacob (Génesis 29:21-30). Jacobo el que había engañado a su padre Isaac, era engañado por su propio tío.

E.  Labán permitió luego que Jacob se casara con Raquel a cambio de otros siete años de trabajo.

F.   Sin que ellas (Raquel y Lea) lo quisieran y sin que fuera culpa de ellas, se vieron envueltas en una situación extraña de hermana y concubina. En éste triangulo amoroso nadie era plenamente feliz. Esta no era una situación ideal.

 

I:- TANTO RAQUEL COMO LEA ERAN CULPABLES DE ENVIDIA

A.  Lea codiciaba el amor que Jacob tenía para Raquel. Raquel al ser estéril, tuvo envidia de su hermana por cuanto Dios la había bendecido con varios hijos.

B.  ¿Qué es la envidia?:

1.   Se define como un “sentimiento de desgracia o de dolor frente al éxito o la buena fortuna del otro”. Es como un cáncer que va royendo el corazón (Prov. 14:13)

2.   La envidia nace del egoísmo, y si no se arranca pronto puede florecer, manifestándose en palabras rencorosas o sarcásticas y hechos maliciosos.

3.   La envidia es insaciable:

a)   Aunque Raquel disfrutaba del amor de Jacob no le bastaba.

b)   Quería quitarle todo a Lea

c)   Leer (Génesis 30:14,15, 16) Las “mandrágoras” se dice curaban la esterilidad.

4.   La envidia revela un sentimiento de inferioridad:

a)   Cuando alguien se siente incómodo  frente a los éxitos de los demás, es prueba que el celado tiene algo de lo que el  envidioso carece.

5.   ¿Cómo puede curarse la envidia?:

a)   En primer lugar uno debe aceptar que el celo, la envidia, es pecado y que daña el alma (Gál. 5:21)

b)   Luego, debe llenar su corazón de amor para sus semejantes hasta el punto de regocijarse con los que se gozan (1 Cor. 13:4)

c)   Aceptar que el amor y la envidia no pueden cohabitar en el corazón. A medida que crece el amor a Dios y al prójimo, decrece la envidia hasta desaparecer.

d)   Aceptar que el éxito legítimo no viene como por arte de magia, sino que aquellos que tienen éxito es porque han trabajado duro, esto debe invitarnos a trabajar legítimamente para que cada uno alcance el éxito deseado.

 

II:- RAQUEL Y LEA VIVIERON EN CIRCUNSTANCIAS FUERA DE SU CONTROL

A.  Su matrimonio fue arreglado. Aunque la poligamia era vista con tolerancia, el corazón de una mujer sentía lo mismos respecto a su marido que el de la esposa de hoy.

B.  Hay cosas que no están nuestras manos evitar o solucionar:

a)   Lea, no era muy favorecida físicamente.

b)   Raquel,  era muy hermosa, pero era estéril.

c)   En la vida, creo que nadie lo tenemos todo.  Unos tenemos esto pero nos falta o deseamos aquellos y viceversa.  A veces el problema no es tanto el no tener sino incapacidad para saber vivir y ser felices con aquello que tenemos.

C.  Ellas, Lea y Raquel, sólo tenían dos alternativas:

a)   Aprender a ser felices a pesar de las circunstancias, o

b)   Seguir arrastrando una miserable existencia, llena de disgustos.

(1) Muy poca gente, si la hay, vive en circunstancias ideales. Tarde o temprano se enfrenta con lo que no puede controlar. Entonces debe resignarse y adaptarse o desaparecer en una lucha inexorable.

D.  He aquí unos consejos:

a)   Debemos aprender a confiar en un poder mayor que el nuestro.

b)   Aprender a ordenar nuestros problemas:

(1) Para saber cuales son los que pueden ser cambiados y los que son insalvables.

(2) Colaborar con lo inevitable. Cuando me levanto me asomo a la ventana  para mirar fuera. Cualquiera que sea el tiempo me digo: Esa es precisamente la clase de temperatura que necesito hoy.

(3) En vez de maldecir a la lluvia que cae, más vale abrir el paraguas. (Mateo 6:27)

c)   Aprendamos a vivir hoy para hoy:

(1) Mucha gente se pasa la vida haciendo planes para ser felices mañana. Mañana quizá no habrá

d)   Fijémonos en lo que tenemos, no en lo que nos falta:

(1) Pablo habla de un aguijón (11 Cor. 11:24-28)

(2) He aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación (Fil. 4:11)

 

III:- RAQUEL, A QUIEN JACOB AMÓ

A.  Era hermosa.

1.   Nunca tuvo que sentirse acomplejada por algún defecto físico.

2.   Gozaba del intenso amor de un hombre maravilloso. Esa era su mayor bendición.  El la amaba profundamente. Habló tiernamente de ella poco antes de morir.

B.  Aunque Raquel tenía tantos motivos para ser feliz y estar agradecida. Se dejó llevar por la obsesión con su imposibilidad de tener un hijo. Lo que dio pié al único desacuerdo entre Jacob y Raquel.

1.   Llena de resentimiento, dijo a su esposo: “Dame un hijo o me muero”. Como si Jacob fuera culpable.

2.   ¿Soy yo acaso Dios? Respondió Jacob.

C.  Raquel tenía sus debilidades:

1.   No sólo tuvo envidia de su hermana y reprochó dura e injustamente su desgracia a Jacob.

2.   Había engañado a su padre (Génesis 31:30-34)

D.  Finalmente, el Señor bendijo a Raquel, dándole hijos:

1.   José su primogénito.

2.   Murió Raquel en cumplimiento de su mayor anhelo; el nacimiento de su segundo hijo, Benjamín, le costó la vida (Génesis 35:16-20)

 

IV:- LEA, LA MUJER MAL RECIBIDA

A.  La vida Lea fue triste. Parece que a ciertas personas les toca siempre más desgracias que a las demás. Sin embargo podemos aprender de Lea.

1.   Estaba naturalmente limitada, no era muy guapa.

2.   Debió pasar horas amargas pensando en ello, y admirando la belleza encantadora de su hermana.

3.   Todos nacemos con alguna limitación. Debemos aprender a aceptar estas limitaciones.

B.  Durante toda su vida persiguió una meta  que nunca alcanzó.

1.   Lo que más anhelo, el amor de Jacob. Siempre estuvo consiente de que su marido amaba más a Raquel.

2.   Pensó que los hijos que vendrían unirían sus corazones, no fue así.

3.   Aprendió algo muy importante. Que los hijos vienen a fortalecer la unión pero cuando hay amor. Si el amor no existe la llegada de un hijo puede transformarse en una disputa.

a)   Esta lección las mujeres Mexicanas no lo quieren aprender. Piensan que pueden atrapar al hombre dándole muchos hijos. Sin amor es imposible.

C.  C.   Bueno es tener metas en la vida y de trabajar incansablemente con este fin, siempre que sea una meta razonable, justa, legítima.

1.   Hay metas inalcanzables.

2.   Otras ilegítimas

D.  D.   Cave la posibilidad de que Lea se compadeciera a sí misma.

1.    Todos los hacemos alguna vez

2.   Todos debemos aprender a valorarnos para poder ser felices.

a)   Lea tuvo seis hijos y una hija. ¡que bendición!

b)   Tenía motivos para ser feliz.

c)   Cristo vino de la tribu de Judá.

CONCLUSIÓN:

Muchos de los que hoy están tristes por alguna situación adversa, si ellos pudieran ver el futuro, sentirían consolación al ver que adelante hay luz, sendero, esperanza, gozo, dicha y felicidad, porque Dios vela por ti cada día. 

 

cisnerosme@yahoo.com.mx       http://henrycis.net