MARTA  Y MARIA

 

 

  1. Las que escogieron la buena parte.
  2. “(Mateo 8:20) Jesús le dijo: Las zorras tienen cuevas, y las aves del cielo tienen nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.  (SRVA). Sin embargo había un lugar donde él podía hallar descanso y refrigerio. La casa de Marta, María y Lázaro. Betania estaba ubicada a unos cuatro kilómetros de Jerusalén.
  3. Encontramos a Marta y María en tres escenas destacadas de la Biblia:
    1. Una cena (Lucas 10:38-42)
    2. En un entierro (Juan 11:1-46)
    3. En un banquete ( Juan 12:1-9)
  4.  “(Lucas 10:38-42) Prosiguiendo ellos su camino, él entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual se sentó a los pies del Señor y escuchaba su palabra. Pero Marta estaba preocupada con muchos quehaceres, y acercándose dijo: Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado servir sola? Dile, pues, que me ayude. Pero respondiendo el Señor le dijo: Marta, Marta, te afanas y te preocupas por muchas cosas. Pero una sola cosa es necesaria. Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.  (SRVA)
    1. Cuanto más pensamos en Marta y María, tanto más se parecen a nosotros, porque en ellas vemos unos aspectos básicos en referencia al corazón y a la vida de toda mujer.

 

I:- ¿POR QUÉ REPRENDIÓ CRISTO A MARTA?

A.   No fue por su diligencia en cuidar el hogar.

1.    La mujer “ideal” de Proverbios 31, fue alabada por su voluntarioso y eficiente trabajo en casa.

2.    Dios ordenó que las mujeres sean cuidadosas de sus casa (Tito 2:5)

B.   Cristo no reprendió a Marta por preparar un buen guisado, él sabía que esto debía hacerse.

C.   Cristo reprendió a Marta por su excesivo énfasis en lo material:

1.    Todos nos movemos en dos ámbitos y tratamos con dos clases de valores:

a)    Lo material, y

b)   Lo espiritual.

2.    Tenemos responsabilidades en ambas cosas.

a)    Jesús reprendió a Marta porque ella atribuyó una importancia mayor e indebida a lo material, esto hacía que ella (Marta) estuviera, preocupada, afanada, nervioso y ansiosa.

b)   Cristo enseño sobre lo erróneo de vivir en un constante afán y ansiedad (Mateo 6:25-34), esta forma de vivir cansa y perturba el alma.

D.   Aprendamos de Marta y María a escoger la buena, la mejor parte.

 

II:- ¿TENÍA MARTA EN VERDAD UN PROBLEMA?

A.   Algunos tienen auténticos problemas:

1.    Marta de hecho no tenía un verdadero problema.

2.    El problema estaba en que ella pensaba que “tenía un problema” y ello no era verdad.

a)    Hay quienes creen que tienen problemas, y no es así.

b)    Unos se ahogan en un vaso de agua. ¡Que absurdo!. Su problema, o no existía o no era para tanto

B.   Casi todos nos hemos irritado alguna ves por la rutina del duro trabajo, por ello podemos comprender a Marta. Marta debió apenarse al comprender su error.

 

III:-  ¿DEBEN PROCUPARSE LOS CRISTIANOS POR TODO?

  1. Pablo dijo: “(Filipenses 4:6-11) Por nada estéis afanosos; más bien, presentad vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús. En cuanto a lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si hay algo que merece alabanza, en esto pensad. Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros. En gran manera me regocijé en el Señor porque al fin se ha renovado vuestra preocupación para conmigo. Siempre pensabais en mí, pero os faltaba la oportunidad. No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme con lo que tengo.  (SRVA)
    1. Pero Pablo mismo dice que se sentía estrechado (preocupado) por lo que estaba pasando en la iglesia del Señor. “(2 Corintios 11:24-28) Cinco veces he recibido de los judíos cuarenta azotes menos uno; tres veces he sido flagelado con varas; una vez he sido apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado en lo profundo del mar. Muchas veces he estado en viajes a pie, en peligros de ríos, en peligros de asaltantes, en peligros de los de mi nación, en peligros de los gentiles, en peligros en la ciudad, en peligros en el desierto, en peligros en el mar, en peligros entre falsos hermanos; en trabajo arduo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez. Y encima de todo, lo que se agolpa sobre mí cada día: la preocupación por todas las iglesias.  (SRVA)

 

  1. La enseñanza de Cristo:
    1. (“(Mateo 6:25-34) "Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? ¿Quién de vosotros podrá, por más que se afane, añadir a su estatura un codo? ¿Por qué os afanáis por el vestido? Mirad los lirios del campo, cómo crecen. Ellos no trabajan ni hilan; pero os digo que ni aun Salomón, con toda su gloria, fue vestido como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba del campo, que hoy está y mañana es echada en el horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? "Por tanto, no os afanéis diciendo: '¿Qué comeremos?' o '¿Qué beberemos?' o '¿Con qué nos cubriremos?' Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero vuestro Padre que está en los cielos sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.  (SRVA)
    2. ¿Vivió Jesús una vida de frivolidades?. La respuesta es un rotundo: NO
    3. ¿Nos prohíbe cuidar de nuestros bienes materiales?:  NO

a)    Jesús mismo se preocupó por las almas pecadoras y perdidas y lloró por ellas: “Lucas 19:41) Cuando llegó cerca, al ver la ciudad, lloró por ella”  (SRVA)

b)    Fue duramente afectado por la muerte de su amigo Lázaro. “(Juan 11:34-35) Y dijo: --¿Dónde le habéis puesto? Le dijeron: --Señor, ven y ve. Jesús lloró.  (SRVA)

    

  1. Estos ejemplos nos revelan que hay muchas cosas por las que hemos de preocuparnos en la vida como cristianos.
    1. Aquel que diga: “No tengo preocupación alguna”, solo revela que no entiende el verdadero significado de la vida.
    2. Cristo se preocupó por la condición del mundo.

 

IV:- LA BUENA PARTE

  1. Los valores eternos:
    1. Cristo, el Maestro divino, nos ha enseñado a valorar altamente las cosas (espirituales) eternas, y a mirar las cosas que son temporales como relativamente sin importancia e indignos de la ansiedad de los cristianos.

a)    El saber hacer esa distinción es una señal de madurez espiritual.

  1. Cristo había dicho que  María había escogido “la buena parte”, la cual no le sería quitada.
    1.  “(Mateo 6:33) Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.  (SRVA)
    2. Cuidemos lo verdaderamente valioso. Nuestra salvación.
  2. Las cosas de este mundo pueden ocultar ante nuestros ojos “la buena parte”.
    1. “(Marcos 4:19) pero las preocupaciones de este mundo, el engaño de las riquezas y la codicia de otras cosas se entrometen y ahogan la palabra, y queda sin fruto.  (SRVA)
    2. “(Lucas 21:34) Mirad por vosotros, que vuestros corazones no estén cargados de glotonería, de embriaguez y de las preocupaciones de esta vida, y que aquel día venga sobre vosotros de repente como una trampa;  (SRVA)
    3. Un hombre o mujer pueden preocuparse de tal modo por labrarse un porvenir que descuiden sus deberes espirituales. Siendo así “los afanes de este siglo” habrán ahogado “la buena parte”.

 

V:-  ¿ESTÁ USTED AFANADO Y TURBADO?

A.   Averiguando sus causas:

1.    ¿Está nuestra vida desubicada?

a)    Para que la vida se desenvuelva suavemente, debe estar centrada en los valores espirituales.

b)    “(Eclesiastés 12:13) La conclusión de todo el discurso oído es ésta: Teme a Dios y guarda sus mandamientos, pues esto es el todo del hombre.  (SRVA)

c)    Si el eje de la rueda está descentrado, ¿cuánto tiempo podrá rodar bien?

d)    Si los problemas se le amontonan por doquier, párese y piense ¿cuál es el centro de su vida?  ¿usted mismo?. Entonces está descentrado.

2.    ¿Ponemos mucho énfasis a lo material?

a)    Muchos hermanos han sido atrapados por el materialismo.

b)    Por escalar posiciones sociales creyendo que tomando importancia en el mundo serán dichoso.

c)    Recuerde: “(Lucas 12:15) Y les dijo: --Mirad, guardaos de toda codicia, porque la vida de uno no consiste en la abundancia de los bienes que posee.  (SRVA)

d)    La vida verdadera no consiste en “bienes materiales”, por numerosos y valiosos que sean. No se pueden resolver las crisis de la vida con bienes materiales.  Lea esto por favor: “Una casita bien llena, un campito bien cuidado, una mujercita bien dispuesta son grandes riquezas”.

3.    ¿Puede haber ansiedad por motivos físicos?

a)    Debido a la enfermedad y al cansancio, el mundo puede parecernos como un lugar adverso y tenebroso.

b)    Elías huía de Jezabel para salvar su vida. El  tener a esa mujer como enemiga constituía un verdadero problema; en el monte estaba tan cansado y desalentado que quiso morir (1 Reyes 19:1-8). Descansó y comió, mas no dominó el problema en su mente hasta que Dios le dio una misión (1 Reyes 19:15-16)

c)    En la vida de muchos cristianos habrá siempre aquellos que llamamos “enemigos gratuitos”. Podemos pasarnos la vida lamentándonos por esta situación, pero si los olvidamos y nos ponemos a trabajar, lo podemos superar.

4.    ¿Qué hay de su conciencia?

a)    ¿Preocupado por algo mal hecho?. No te exijas demasiado. Cuando se estudia leyes, en el área de derecho se dice que: “Hay un derecho de hecho, y un derecho de derecho”. Lo que se quiere decir es que hay un derecho exigido a cada ciudadano, pero la realidad de la sociedad es que vive muy falto de apego a la ley. Ocurre lo mismo con el cristiano, su ideal “llegar a ser como Cristo”, es tan alto y sublime que nuestra realidad de vida aquí es muy bajo. Ello no debe frustrarnos sino empujarnos a luchar más y más para llegar a...

b)    Recuerde, Dios perdona, olvida. Oremos (1 Juan 2:1,2)

c)     “(Santiago 5:16) Por tanto, confesaos unos a otros vuestros pecados, y orad unos por otros de manera que seáis sanados. La ferviente oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho.  (SRVA) Esto también ayuda, mas tenga cuidado a quién comunica su sentir, no todos tienen madurez para escuchar.

5.    El miedo es una causa corriente de frustración:

a)    Todos tenemos miedo. Algunos temores son destructivos y dañinos, pero otros son beneficiosos.

b)    Temer a Dios, con un temor reverente es bueno.

c)    Otros temen a la crítica de la sociedad. A la enfermedad. Los reveces financieros. Perder a un ser querido. El ser rechazados por la sociedad, etc.

d)    Recuerde: “(Hebreos 13:6) De manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi socorro, y no temeré. ¿Qué me hará el hombre?  (SRVA)

6.    ¿No podemos sujetar nuestros pensamientos?

a)    Los que en buena medida logran dominar sus lenguas, no se esfuerzan controlar sus pensamientos “(Proverbios 13:7) Hay quienes pretenden ser ricos, pero no tienen nada; y hay quienes pretenden ser pobres, pero tienen muchas riquezas.  (SRVA). Somos lo que pensamos.

b)    Llevemos nuestras preocupaciones al Señor por medio de la oración. Luego medite en todo aquello que bueno, de buen nombre... (Fil. 4:6-11)

c)    Una mujer cristiana dijo: Cuando me siento deprimida empiezo a cantar: “Hay un rayo de sol en mi vida hoy”. Al principio me siento como un poco hipócrita, pero luego mi aspecto se va mejorando gradualmente.

7.    ¿Acaso quiere llevar la carga solo?

a)    Los problemas son un asunto familiar. Me refiero a la familia de Dios. No olvidemos que tenemos un Padre Celestial que todo lo dispone para nuestro bien “(1 Pedro 5:7) Echando toda vuestra solicitud en él, porque él tiene cuidado de vosotros.  (SRV) ; “(Romanos 8:28) Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á bien, es á saber, á los que conforme al propósito son llamados.  (SRV); “(Salmos 37:23) Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y aprueba su camino.  (SRV). ¡Que hermosura de textos! ¿Verdad?.

 

UN POEMA

 

Cierto día madrugué

Y al trabajo diario me lancé;

Tenía yo tanto que hacer

Que me faltó tiempo para orar.

 

Se amontonaron las dificultades,

Y cada tarea se me hizo más pesada.

Me pregunté: ¿Por qué no me ayuda?,

Y El contestó: “Tú no me lo pediste”.

 

Quise ver gozo y belleza,

Pero el día amaneció triste y grisáceo.

Me pregunté: “¿Por qué Dios no me lo quiso mostrar?.

Me contestó: “Pero, ni siquiera lo buscaste”.

 

Intenté allegarme a Dios

Y puse todas mis llaves en la cerradura.

Y Dios me reprendió con amor:

“Hijo mío, ni siquiera llamaste.

 

Madrugué esta misma mañana

E ice una pausa antes de iniciar el día.

Tenía tanto que hacer

Que tuve que hacer tiempo para orar

¨

CONCLUSIÓN:

  1. ¿Hemos aprendido un poco a clasificar nuestras dificultades?. Cada dificultad puede clasificarse en una de tres categorías:
    1. Algunas pueden evitarse
    2. Otras pueden ser resueltas
    3. Las demás pueden ser aguantadas.
  2. Aplicando el remedio:
    1. ¿Puede remediarse la causa de mi ansiedad?. En caso afirmativo, ¿qué es lo que hago por ello?. En caso negativo, ¿me preocupo inútilmente por algo que  no puede ser modificado?.
    2. ¿Me preocupo por algún acontecimiento en el pasado que no puede ser cambiado o borrado?
    3. ¿Hago demasiado énfasis en las cosas materiales?  ¿O sobre lo que la gente piense  o pueda pensar en cuanto a lo que tengo o no tengo?
    4. ¿Entiendo yo que puedo controlar la ansiedad? ¿Hago un esfuerzo consiente para cambiar mi modo de pensar?
    5. ¿Me tengo lástima a mí mismo?. Siempre hay otros que están en peores situaciones.
    6. ¿Intento yo arrastrar mis preocupaciones, sin depender de Dios?
    7. ¿Hasta que punto me doy cuenta que las preocupaciones son inútiles?. Alguien dijo: “Las preocupaciones no restan tristeza al mañana; tan sólo nos resta fortaleza para hoy”.
    8. ¿Acaso he dicho o hecho algo que dañe mi paz espiritual?  Busque el perdón de Dios, y sepa perdonarse usted también.
    9. ¿Me ha herido alguien en mi orgullo?  ¿le doy acaso demasiada importancia al asunto?
    10. ¿Duermo lo suficiente? ¿Mi mal es por enfermedad o preocupación?
    11. ¿Tengo tantas cosas por terminar que tengo los nervios destrozados? Descanse apaciblemente en el Señor.
    12. ¿Tengo yo en realidad un problema, o son figuraciones mías?
    13. ¿Estoy asaltado por algún temor?.  Quizá nunca ocurra tal cosa ¿por qué preocuparse antes de tiempo, si es que ocurre?

                                                             

 

http://henrycis.net