Una introducción

Parte 2

 

En cualquier tipo de estudio, es sumamente importante conocer los significados de los nombres propioslos nombres de las personas, de los lugares y de las cosas que usó el escritor Este es el marco de referencia, alrededor del cual se construye la historia, o instrucción. Esto no tiene menos importancia en el estudio de la Biblia, que en el de cualquier otro campo. Antes de estudiar  Timoteo, echémosle una mirada a las personas, a los lugares, y a los conceptos que a menudo se mencionan en la epístola

LAS PERSONAS EN TIMOTEO

Pablo:

“… a Timoteo, verdadero hijo en la fe Gracia, misericordia y paz, de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor" (1:2).

 

Timoteo fue un estudiante, amigo y colaborador de gran estima, de Pablo, por quince o más años En las dos epístolas. Pablo se refirió a Timoteo, como a su "verdadero hijo en la fe" (1:2), como a su "hijo" (1:18;  Timoteo 2:1), y como a su "amado hijo" (2ª  Timoteo 1:2) El nombre de él aparece seis veces en Hechos   Primero se le menciona como "cierto discípulo", el cual estaba en Listra cuando Pablo y Silas llegaron allí durante su segundo viaje misionero (Hechos 16:1) Timoteo comenzó, a partir de ese momento, a viajar con Pablo y con Silas

 

Timoteo era Judío, hijo de madre judía, y era bien conocido que su padre era gentil. Por lo tanto, a él se le habría rehusado la libertad de trabajar entre los judíos, si no se hubiera circuncidado conforme al pacto hecho con Abraham (Génesis 17). Pablo hizo que al joven cristiano, de origen judío, se le circuncidarano por razones religiosas, sino étnicas. Cuando Pablo tuvo que salir de la región de Tesalónica y de Berea, Timoteo se quedó atrás con Silas, habiendo planeado estos dos, encontrarse con Pablo en Atenas, en un futuro cercano (Hechos 17:14-15). Como ellos no lograron llegar a Atenas, tal como se había planeado. Pablo se entristeció, sin embargo continuó hacia Corinto, donde los dos jóvenes por fin llegaron, para consuelo de Pablo, con noticias acerca del estado de las iglesias que estaban en Macedonia (Hechos 18:5). Más adelante, Timoteo fue enviado con Erasto desde Éfeso hacia Macedonia (Hechos 19:22). Después de esto él estuvo con Pablo en Grecia.

 

Cuando era inminente su salida por mar hacia Palestina, un complot en contra de Pablo fue descubierto. Por lo tanto, Timoteo fue enviado adelante, cruzando el Mar Egeo, a Troas, junto con otros. En ese lugar, el grupo se volvió a reunir con Pablo (Hecho 20:4-6).

     Pablo le hizo un gran cumplido a Timoteo en su epístola a la iglesia que estaba en Filipos. Esto fue lo que escribió: "... pues a ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros" (Fil. 2:20).

En las últimas semanastal vez, días de la vida de Pablo, su deseo más grande era ver a Timoteo llegar a Roma. El había de traer algunas de las pertenencias de Pablo y recibir instrucciones para el futuro (2ª  Timoteo 4:13).

 

Himeneo y Alejandro

"... de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar" (1:20).

Éstos eran falsos maestros que se encontraban en Éfeso. Pablo los entregó a Satanás. Fueron excomulgados para que "[aprendieran] a no blas­femar". A Himeneo también se le mencionas en  Timoteo 2:17-18, en relación con Filete, como uno que enseñaba que la resurrección ya había tenido lugar.

 

 

¡Qué gran siervo llegó a ser!

En Filipenses 2:19-23, Pablo elogió en gran manera al joven Timoteo. Entre los colaboradores de Pablo, ninguno fue como Timoteo.

1)         Buscó la manera de comprender a los demás: "... a ninguno tengo... que tan sinceramente se interese por vosotros".

2)          Buscó la suficiencia que viene de lo alto: "... porque todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús" (Esto también podía incluir un interés en hacer lo que Jesús desea que se haga).

3)         Buscó la manera de prestar servicio bajo el liderazgo de otros, prestó servicio junto con Pablo "como hijo a su padre". Esto por lo menos incluiría servicio (unido) obediente, servicio agradable, servicio que imitaba, y servicio amoroso. ¿Qué tal si todos los hermanos sirvieran juntos de esta forma?

4)         Buscó la manera de servir con un creciente ámbito de influencia: “... ha servido conmigo en el evangelio". Este tipo de servicio fue muy similar al de Pablo (Romanos 15:20, 21). No debe maravillar que el servicio y espíritu de Timoteo, lo hicieran acercarse a Pablo. Un evangelista así será una bendición dondequiera que vaya y a quienquiera que sirva. Que todos los predicadores busquen la manera de vivir y servir así”.  Dayton Keesee

Adán y Eva

"Porque Adán fue formado primero, después Eva" (2:13).

Adán fue creado antes que Eva. Por lo tanto, éste tenía prioridad en el liderazgo, y ella estaba bajo este liderazgo. Por lo general el propósito es que la mujer esté bajo el liderazgo y protección del hombre.

Poncio Pilato

"Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato" (6:13).

 

Éste era el procurador de Palestina durante el reinado de Tiberio. El oyó a Jesús confesar su deidad y condición de rey (Juan 18:35-37) y negar ser antagonista del gobierno civil. Pablo le llamó a esta confesión "la buena profesión", recomen­dándosela a los seguidores de Jesús.

LUGARES EN TIMOTEO

"Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñasen diferente doctrina" (1:3).

 

Éfeso

La ciudad en la que Timoteo recibió las dos epístolas de Pablo es Éfeso. Esta ciudad tenía gran importancia comercial. Aunque se encontraba a pocos kilómetros de la costa, ella servía como uno de los grandes puertos marítimos del mundo antiguo. Estaba localizada en la desembocadura del río Caistro en el Mar Egeo. El tráfico que se dirigía hacia el océano llegaba a la ciudad por medio de aquel río.

 

Eran tres grandes vías las que concurrían en Éfeso:

1)   la vía proveniente del Valle del Eufrates, atravesando Colosas y Laodicea,

2)   la vía prove­niente de Galacia, a través de Sardis, y

3)   la vía proveniente del Valle del Meandro hacia el sur.

 

   Éfeso también tenía gran importancia política. Era una ciudad romana "libre", lo cual significaba que no tenía fuerzas de ocupación estacionadas allí, y la ciudad, en gran medida, se gobernaba a sí misma. Era de tan grande estima que se le llegó a llamar "Suprema Metrópolis de Asia". Éfeso tenía sus propios magistrados, llamados los strategoi, y un consejo de ciudad elegido, el cual era el Boule. A una asamblea de ciudadanos se le refería como la ekklesiala cual es, incidentalmente, la palabra que se traduce como "iglesia" en el Nuevo Testamentó. No obstante, se le traduce como "asamblea", donde se refiere al grupo que fue despedido por el escribano de la ciudad, en el último versículo de Hechos 19.

 

Éfeso fue llamada una "ciudad tribunal", dando a entender que los casos legales importantes que habían sido referidos al gobernador, eran ventilados allí. También, los juegos Panjónicos se llevaban a cabo en Éfeso en el mes de mayo de cada año. Los oficiales provinciales (estatales), que eran conocidos como "Asiarcas" organizaban estos juegos y pagaban los gastos que demandaban.

 

La mayoría de la gente sabe que Éfeso tuvo gran importancia religiosa. Desde la antigüedad se había localizado allí un templo. No se conoce el construc­tor de ese templo. El segundo gran templo fue construido por las ciudades de Asia, asistidas por Creso, el sumamente rico rey de la región llamada Lidia. Este segundo templo fue incendiado la noche que nació Alejandro el Grande, cerca del 356 a.C. El tercer templo es del que conocemos a través de la Biblia. Fue dedicado a la diosa griega Artemisa, la cual era conocida como Diana por los romanos. Este templo es recordado en la historia secular como una de las siete maravillas del mundo antiguo.

 

Este templo de Artemisa habría sido impresio­nante, incluso, para la gente de hoy día, que está acostumbrada a los grandes edificios. Estaba sostenido por 127 pilares, los cuales eran, cada uno, un regalo dado por un rey. Treinta y seis de estos pilares estaban adornados con talladuras o recubiertos con metales y piedras preciosas. ¡La edificación en sí tenía unos 130 m de largo, 67 m. de ancho, y 19 m. de alto! Su techo estaba hecho de cedro, y las puertas, de ciprés. Estas maderas eran notables por su valor y resistencia al deterioro.

 

Dentro del magnífico templo, había una imagen, la cual los adoradores paganos creían que era de Artemisa. Se decía que había caído del cielo, y se le describía como de color negro, de manera que pudo haber sido un meteorito. Era una figura rechoncha, cubierta con formas globulares (¿burbujas en un meteorito?). Dado que Artemisa era una diosa de la fertilidad, la gente creía que estas "burbujas" eran muchos pechos. La imagen, según cuentan, tenía un bastón en una mano y un tridente en la otra, y su base estaba tallada con signos extraños y secretos.

 

No se peca de exceso al hacerse énfasis en la importancia que el Templo de Artemisa tenía para la vida de Éfeso. El templo era un lugar de adoración y de asilo (en otras palabras, los criminales que escapaban hacia el templo sin ser aprehendidos, no podían ser arrestados una vez adentro). Además, servía como lugar para la salvaguarda de valores,

en gran manera como lo hace un banco de la modernidad. Después de todo, si los dioses no eran capaces de proteger la propiedad de alguien, entonces ¿quién podía? En el caso de Éfeso, el templo era también un lugar de comercio. Como creían que eran causa de buena suerte, la gente compraba copias de las famosas "cartas efesias", las cuales estaban talladas en la base que sostenía la imagen de Artemisa.

 

Éfeso era una de las ciudades más supersticio­sas del mundo. El ocultismo estaba profun­damente arraigado allí, de tal manera que entre los ciudadanos se encontraban muchos practicantes de las artes ocultas (Hechos 19:18-20).

 

La obra de Timoteo era, sin duda, afectada, por el carácter de los efesios. Éstos eran conocidos por todo Asia como inconstantes, inmorales, y supersticiosos. El "filósofo llorón" Heráclito, un ciudadano de Éfeso, decía que él Jamás sonreía, por causa de la vileza de la ciudad. Decía que la moral del templo estaba por debajo de la de las bestias, y que los efesios sólo servían para ser ahogados.

 

La iglesia que estaba en Éfeso fue originada cuando Pablo, Aquila y Priscila, se detuvieron allí en su viaje hacia Palestina, viniendo desde Corinto, cerca del año 53 ó 54 d.C. Pablo refutaba a los judíos que estaban en la sinagoga allí (Hechos 18:18-21). Más adelante, la iglesia parece haber sido predominantemente gentil, más que judía.

 

Cuando Pablo regresó cinco años más tarde, se encontró con una docena de discípulos que no habían sido bautizados apropiadamente. Les enseñó acerca de lo que carecían y los sumergió a cada uno nuevamente (Hechos 19:1-5). En este viaje misionero (era el tercero) Pablo predicó en la sinagoga durante tres meses. Cuando cierta oposición fuerte surgió, pasó a enseñar en la escuela de Tiranno (Hechos 19:9-10).

 

La importancia que Pablo le dio a la obra que estaba en Éfeso es señalada por el largo tiempo que pasó allí. Además, él hizo la siguiente declaración cuando les escribió a los corintios desde Éfeso: "... se me ha abierto puerta grande y eficaz... (1ª  Corintios 16:9). La eficacia del evangelio en aquella ciudad la señala el hecho de que los creyentes que estaban en Éfeso quemaron libros de ocultismo por un valor de cincuenta mil piezas de plata (cerca de ocho mil dólares) en una sola ocasión (Hechos 19:18-20).

 

   Cuando Pablo fue a Jerusalén por última vez, cerca del año 58 d.C., él les pidió a los ancianos de la iglesia de Éfeso que se reunieran con él en Mileto, con el fin de poder advertirles acerca de los eventos del futuro y de despedirse de ellos. Había trabajado allí durante tres años, y estos líderes eran queridos para él. Ellos oraron y lloraron jun­tos antes de la salida de Pablo (Hechos 20:17-38).

 

Treinta años después de que la primera epístola le fue escrita a la iglesia que estaba en Éfeso, otra le fue dirigida a ésta como parte del Apocalipsis de Juan. Esta carta habló de lo que la iglesia había soportado en Éfeso y reveló que la entusiástica dedicación de la iglesia había declinado un poco (Apocalipsis 2:1-7).

Macedonia

Se menciona brevemente. Es la provincia desde la cual Pablo escribió la carta para Tito y la primera a Timoteo (1:3).

 

CONCEPTOS QUE SE MENCIONAN A MENUDO EN 1ª , 2ª  TIMOTEO Y TITO

La gracia

La gracia es un favor que se recibe sin tener los méritos requeridos, no merecido, no ganado, el cual Dios les muestra a los hombres y a las mujeres, tan sólo por su amor hacia ellos, posibilitando así la salvación de ellos. La gracia es mencionada a menudo en las cartas de Pablo a predicadores más jóvenes (1ª  Timoteo 1:2; 1:14; 6:21; 2ª  Timoteo 1:2; 1:9; 2:1; 4.22; Tito 1:4; 2:11; 3:7, 15). La salvación, que es por la gracia, ocupaba un lugar tan prominente en la mente de Pablo, que en estas cartas, él se refirió a Dios y a Cristo como "Salva­dor", más que en sus demás cartas combinadas (un total de diez referencias, seis de las cuales se encuentran en los tres capítulos de Tito).

Buenas obras

Pablo hizo trece referencias a las buenas obras en estas tres cartas; siete de ellas aparecen en las dos cartas a Timoteo (1ª  Timoteo 2:10; 5:10 [dos veces]; 5:25; 6:18; 2ª  Timoteo 2:21; 3:17). Aunque los cristianos no son salvos porque sean buenos o porque hayan hecho buenas obras, a ellos se les insta a buscar la bondad y a ser partícipes de las buenas obras y a no descuidar tal reco­mendación. El actuar así es seguir el ejemplo de Jesús. Pablo a menudo usó el adjetivo "buen" o "buena", en relación con otros conceptos de las cartaspor ejemplo, "buena conciencia" (1ª  Timoteo 1:5,19; Hebreos 13.18), "buena milicia" (1ª  Timoteo 1:18; 6:12; 2ª  Timoteo 4:7), "buen ministro" (1ª  Timoteo 4:6), y "buena profesión" (1ª  Timoteo  6:12-13).

Rey y Reino

Tal vez, al ver la forma como César había extendido su autoridad sobre todo aspecto de la vida del ciudadano, fue por eso que Pablo se refirió a Jesús a menudo y poderosamente como "Rey" y "Rey de reyes" (1ª  Timoteo 1:17; 6.15) y se refirió al "reino" de éste (2ª  Timoteo 4:1,18) como la meta y valor más importante de la vida. Jamás atacó a las autoridades civiles (vea Tito 3:1); de hecho, instó a que se orara en favor de ellas (1ª  Timoteo 2:1-2). Por otro lado, separó lo secular de lo espiritual, con el fin de que los cristianos comprendieran que Cristo por sí solo ha de gobernar dentro y por encima de ellos.

Juventud

Pablo quería que estos dos jóvenes, que él había entrenado, entendieran la forma como la obra de ellos sería vista debido a su juventud. Corrían cierto peligro de no ser tomados tan en serio como sí lo sería un obrero de mayor edad (1ª  Timoteo 4:12). La forma como ellos manejaran un menosprecio tal sería crucial. Pablo les instruyó a vivir y a hablar de tal forma que su porte demandaría respeto, aun por parte de sus críticos más hostiles (2ª  Timoteo 4:1-5; Tito 2:15).

Cristología

Es imposible que queden dudas acerca de la cristología de Pablo en estas cartas. Cristo es el único Dios. Es el único y bendito potentado. Él es el Rey de reyes. Él es el Señor de señores. Él es el Señor (1ª  Timoteo 1:17; 6:14-16; 2ª  Timoteo 4:17-18). ¡Esto debe ser suficiente para contrarrestar la enseñanza de aquellos que niegan la identidad de Cristo con "Jehová" Dios! Esto es desesperada y trágicamente erróneo. Cristo por sí solo es el Señor.                                   

Fin.