Dios provee un plan

(Lección 5)

ES UN PLAN PARA TODOS LOS HOMBRES (vv. 3-4)

    Así como se pide que hagamos oración por todos los hombres, también el plan de Dios es para todos los hombres.  Su gracia alcanza para “que todos los hombres sean salvos”.  Jesús murió por todos los hombres (2ª  Cor. 5:14-15), nos envió a todos los hombres (Marcos 16:15-16; Mateo 28:18- 20) y puso el evangelio a disposición de todos los hombres (Judas  3).  Por medio de ese evangelio todos los hombres serán juzgados (Romanos 14:10-12; 2ª  Cor. 5:10)

 

Cuando las almas son salvas del pecado, ello hace desaparecer el pasado (Hechos 2:38; 22:16). El plan de Dios es que todos los hombres “vengan al conocimiento de la verdad”.  (2:4) Son demasiados los que han descuidado ese aspecto tan vital, como lo es el de preparar y ayudarles a madurar a los hermanos una vez que se bautizan en Cristo (vea Mateo 28:18-20,1ª  Pedro 1:22-2:2).  Pablo no quiso que los hermanos se quedaran en la ignorancia (1ª  Corintios 10:1;12:1).  Pablo les enseñó acerca de lo que eran capaces de recibir (1ª  Corintios 3:2, Juan 16:12-13; Hebreos5:11-14). (Si no hay más evangelistas que se preparen para hacery luego hagan este vital trabado de ayudarles a madurar a los miembros, serán comunes los miembros débiles, y continuaremos teniendo congregaciones inmaduras!.

UN PLAN QUE SE MANIFIESTA A TRAVÉS DE UNA FUENTE (v. 5)

    El plan divino de salvación, el cual proviene de un Dios que es uno solo, y es impartido a través de un solo mediador, ofrece un rescate para todos. La fuente de este gran programa es un solo Dios. La divinidad de este Dios debe ser reconocida para que pueda haber unidad entre los hombres. Jehová no es Dios solamente de los judíos, sino también de los gentiles (Romanos 3:29-30). ¿Por qué debería el hombre querer otro?.  Éste es eterno (Salmo 90:1-2; 1ª  Juan 1:1-3), todopoderoso, y todosapiente (Job 42:1-2, 1ª  Timoteo 6:15; Salmos 66:5-7). Dios es amor (1ª  Juan 4:8). Deberíamos regocijarnos de que podemos relacionarnos con este Dios, el cual es uno solo.

Es sobre todos       ------------------------  Su Poder

Es por todos          ------------------------  Su Providencia  (Efes. 4:6; 

                                                             Cor. 2:14)

Es en todos           ------------------------- Su Presencia

UN PLAN QUE CUENTA CON UN SALVADOR (v. 6)

    El Salvador con el que cuenta este plan es “un solo mediador”. Puede que haya muchos intercesores (vea Timoteo 2:1-2; Romanos 8:26-27), pero sólo hay un mediador. Éste es un hombre, no una mujer Hay quienes procuran poner a María, su madre, en esa posición. Sin embargo, es de notar que María reconoció a Dios como el Señor que él es, y se regocijó en él llamándolo “Dios mi Salvador” (Lucas 1:46-47). En Juan 2:5 vemos que ella instó a los hombres a “[hacer] todo lo que [Jesús les] dijere”. Debemos hacer lo mismo que ella y atender a lo que ella dijo en esta ocasión María jamás deberá ser vista como la que reemplaza a este solo mediador que hay entre Dios y el hombre. Nuestra redención es posible porque este único mediador, o abogado, llegó a ser el rescate (el precio que se pagó; vea 1 Juan 2:1-2) por todos. ¡Qué gran paradoja!.  El que no cometió pecado llevó en su cuerpo el pecado de todos (1ª  Pedro 2:21-24) ¡Cuán injusto fue para él servir de rescate, pero cuan gloriosa es para nosotros la redención (1ª  Pedro 1:18-21, Hebreos 4:15-16; 7:25-27; Efesios 1:3-7)!.  Como resultado, debemos tener corazones agradecidos, y alabar por siempre al que es la fuente y el Salvador que nos ha puesto donde nos conviene estar (Apocalipsis 5:9-14,7.9-12).

UN PLAN QUE FUE DECLARADO POR PABLO, UN EVANGELISTA (v. 7)

Pablo fue constituido para desempeñar el papel de “predicador” dentro de este plan Su papel como predicador le fue asignado, principal­mente, con el fin de que anunciara o declarara el mensaje de otro que es Dios.

    Pablo también fue constituido “apóstol” Esto significa que no sólo llevaba órdenes, sino que también tenía la autoridad de representar al que le dio tales órdenes y lo envió (note Juan 13:20;17:8,18-21, Mateo 10:40)

   Pablo fue, además, constituido “maestro” Si a estos tres papeles, para los cuales fue constituido Pablo, se les viera en la forma como difieren entre sí, tendríamos que el predicador sería el heraldo, o el que anunciaría el mensaje, el apóstol, el que les daría certeza a los oyentes, con autoridad divina, acerca de la importancia de tal mensaje, y el maes­troexperto en su oficio de enseñar el que capacitaría a los estudiantes para que estos se cercioraran de la información compartida u órdenes dadas El predicador es el que capta la atención de los oyentes, el apóstol imprime en ellos la seriedad de la materia, y el maestro aclararía el contenido del mensaje (vea Hechos 8:29-39, Romanos 10:13-15) No hay duda de que Pablo era capaz de hacer todo esto Él les daría instrucciones a los demás acerca de cómo debían andar (“en fe”, 2:7,1:4-5,19, 2ª  Corintios 5:7), y de por dónde debían andar (“en verdad”, Juan 14:6;  Pedro 2:21-22, Salmos 119:105)

    En este capítulo se han introducido siete áreas estratégicas, las cuales los evangelistas necesitan tener enfocadas:

1)   la oración,

2)   el estar conscientes de todos los hombres,

3)   el reconocimiento del plan de Dios,

4)   la posición de Cristo (único mediador),

5)   el propósito y proclamación de Pablo,

6)   el proceder humano (“nuestra fe”, Juan 5:4), y

7)   el camino por donde se debe andar (Juan 5:39-40, 2ª  Juan 9). Fin.