Recomendaciones para los ricos

(1ª Timoteo 6:17-19)  Lección 21

 

   Esto fue lo que Pablo dijo: “Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto” (6:8). ¿Y qué de uno que tenga mucho más que sustento y abrigo? ¿Puede un rico entrar a los cielos? Esto es lo que Jesús dijo en Lucas 18:24-25: “Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios

los que tienen riquezas! Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el remo de Dios Cuando se le pregunto

¿Quien, pues, podrá ser salvo, esto fue lo que dijo Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”. No sabemos cuantos ricos van a ir al cielo, pero hay uno del cual sí sabemos —Abraham (Mateo 8:11, Génesis 13:1-2)

 

   La palabra de Dios le rinde tributo a los ricos al darles directrices divinas, con el fin de capacitarlos, tanto para tener riquezas, como para tener a Dios, viviendo un sabio y feliz estilo de vida Para lograr esta deseada mezcla, Pablo le aconsejo a los ricos acerca de lo que deben evitar y lo que deben hacer

 

QUE ES LO QUE NO DEBEN HACER (V 17)

   Pablo instó a los ricos a no ser “altivos”. El orgullo es el que le impide a uno usar sus riquezas para ayudarles a los que sufren pobreza y dolor A

los orgullosos no les preocupan las necesidades practicas de los demás (vea Lucas 16:19-25) La ilusión de la autosuficiencia puede también cegar a las personas ala verdad, cuando la tienen delante de sus ojos.

 

   La gente próspera afronta el peligro de poner sus esperanzas “en las riquezas, las cuales son inciertas” (Vea Eclesiastés 10:19; Salmos 52: 7;

62:10-11, Lucas 12:16-21, Marcos 10:17-22) Esto fue lo que Henrik Ibsen sabiamente aseveró: “El dinero puede ser la envoltura en la que vienen muchas cosas, pero no es el grano. Te trae el alimento, pero no el apetito; la medicina, pero no la salud; conocidos, pero no amigos; siervos, pero no lealtad; días de gozo, pero no paz ni felicidad”.

 

QUÉ ES LO QUE DEBEN HACER (vv. 17-19)

   En primer lugar, los ricos necesitan “[poner la esperanza] en el Dios vivo”. Hay muchas Escrituras, tales como Santiago 1:17, las cuales explican la razón. Dios es el Gran Dador y puede proveer para todas nuestras necesidades.

 

   En segundo lugar, los ricos deben procurar “[hacer] bien” (6:18). Pablo les dio directrices para hacer bien:

 

1.   Se especifica cuánto bien deben hacer. Los ricos han de ser “ricos en buenas obras”. El que cumpla este mandamiento debe ser capaz de hacer bien.

 

2.   Se especifica la actitud con la cual se ha de hacer bien. Los ricos deben ser “dadivosos”. El que es libre para repartir es uno que desea hacer bien.

 

3.   Es evidente el comportamiento acostumbrado de las personas generosas. Su dadivosidad es visible. La King James dice: “libre para comunicar”. No sólo tienen el espíritu de benevolencia, sino que también se entremezclan en medio de las personas donde las verdaderas necesidades se ven y son llenadas. No son como las compañías de seguros, las cuales lo aseguran a uno solamente si paga las primas y no les causan gastos y lo abandonan a uno cuando los cobros les llegan. En lugar de ello, los generosos son personas que formarán y conservarán la comunión, tanto en los buenos, como en los malos tiempos. Estas personas están continuamente haciendo el bien. Fin